La Policía Nacional detiene al ex alcalde de Lorca, Miguel Navarro, relacionado con el caso Limusa

MURCIA, 26 (EUROPA PRESS)

Agentes de la de la Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta (UDEV) de la Policía Nacional detuvieron a primera hora de la mañana de hoy al ex alcalde socialista de Lorca (Murcia), Miguel Navarro, relacionado con el caso Limusa; una operación que coordina el Juzgado de Instrucción número 4 de Lorca, y en la que se investigan delitos contra la hacienda pública y malversación, según informaron a Europa Press fuentes policiales.

Los agentes procedieron a la detención del ex regidor lorquino sobre las 8.00 horas en su domicilio particular. Navarro fue alcalde del Lorca durante 13 años, desde 1993 hasta julio de 2006, cuando anunció su dimisión. Además, ostentó el cargo de presidente de la Asamblea regional desde 1987 a noviembre de 1993, cuando fue sustituido por José Plana para ocuparse de la Alcaldía de Lorca.

Asimismo, ha sido detenido el ex edil del Equipo de Gobierno que el propio Navarro tuvo en su momento, Jesús Molina Martínez, quien está relacionado con el caso Limusa desde el principio. Según las fuentes, "probablemente es uno de los que autorizaron efectos de los que se utilizaron de forma ilegítima".

Las detenciones tuvieron lugar esta mañana en Lorca y ambos han sido llevados a la Comisaría de Lorca, donde se van a instruir las diligencias. Posteriormente, pasarán a disposición judicial.

De momento, la Policía Nacional no ha efectuado ningún registro, aunque no se descarta todavía que se puedan producir más adelante, mientras que, en principio, no hay ninguna otra detención prevista.

Asimismo, el caso, que permanece en secreto de sumario, condujo hace dos meses a prisión provisional al ex director de la empresa municipal de limpieza 'Limusa' de Lorca, Francisco Gil, a quien se le imputa un delito contra la hacienda pública y malversación.

Ayer fueron detenidos el también en relación con esta operación el ex concejal socialista, Miguel Miras; el dentista, Urbano Alejo; el notario, Sebastián Fernández Rabal, quien ya fue detenido el pasado 5 de mayo por un presunto delito de cohecho; el agente de seguros, Ángel Trinidad Martínez; y el que fue interventor del Ayuntamiento de Lorca en el momento en el que se produjeron los hechos investigados, Francisco Poyatos, quien actualmente ejercía como interventor en el Consistorio de Cartagena.

Todos ellos quedaron ayer en libertad sin fianza y con cargos tras declarar ante el juez de instrucción que se encontraba de guardia, salvo Poyatos, quien aún está a la espera de pasar disposición judicial.