Ocaña asume la Alcaldía de Córdoba con "responsabilidad, orgullo e ilusión"

  • Córdoba, 7 may (EFE).- El pleno del Ayuntamiento de Córdoba ha nombrado hoy nuevo alcalde a Andrés Ocaña (IU), un cargo que desempeñará con "responsabilidad, orgullo e ilusión" y con el reto de ayudar a superar los efectos negativos de la crisis y apoyar la cultura para lograr la Capitalidad Europea en 2016.

Córdoba, 7 may (EFE).- El pleno del Ayuntamiento de Córdoba ha nombrado hoy nuevo alcalde a Andrés Ocaña (IU), un cargo que desempeñará con "responsabilidad, orgullo e ilusión" y con el reto de ayudar a superar los efectos negativos de la crisis y apoyar la cultura para lograr la Capitalidad Europea en 2016.

Ocaña ha recibido el bastón de mando de la ciudad de manos del alcalde en funciones de Córdoba, Rafael Blanco (PSOE), y ha tenido unas palabras de agradecimiento para su antecesora, Rosa Aguilar, actual consejera de Obras Públicas de la Junta de Andalucía.

En su discurso, Ocaña ha destacado que hoy "se abre una nueva etapa" en la ciudad, con nuevos retos y objetivos, pero siempre con la participación de los ciudadanos, ya que los proyectos "se realizarán para los cordobeses, pero también con ellos".

Andrés Ocaña, que se ha mostrado "consciente" de las circunstancias en que ha sido nombrado alcalde, ha adquirido el compromiso de "trabajar para dar respuesta a las ilusiones que han generado" esta nueva etapa y respetar las ideas diferentes de quienes "quieren lo mejor para la ciudad".

El alcalde, que se ha definido como una persona "próxima, dialogante y abierta permanentemente al consenso", ha agradecido el "esfuerzo y dedicación" de cada uno de sus compañeros, basado en un pacto de gobernabilidad que da "estabilidad" y "dará aún mayores frutos en los dos años" que restan de mandato municipal.

En esta línea, ha ofrecido diálogo con las demás administraciones, pues ha subrayado que liderará un gobierno "solidario, responsable y reivindicativo" con las otras instituciones, ya que el gobierno local será "siempre cumplidor con sus compromisos, pero exigentes" con los demás para desarrollar los proyectos de ciudad.

Entre éstos, Ocaña ha incidido, sobre todo, en la candidatura Córdoba para ser Capital Europea de la Cultura en 2016, que además de lograr el desarrollo de la cultura en la ciudad, servirá de apoyo al turismo cordobés, uno de los principales sectores económicos de la capital y que también se verá respaldado por el turismo de congresos.

La crisis también ha estado presente en el primer discurso de Andrés Ocaña como alcalde, en el que se ha comprometido a respaldar las políticas sociales y a ser "solidario" con los más afectados por la actual situación económica.

En este sentido, ha enumerado las iniciativas puestas en marcha por el gobierno local para mitigar los efectos de la crisis, como las bonificaciones fiscales, el aumento presupuestario del área de Bienestar Social o el apoyo al fomento empresarial con el segundo Pacto Local por el Empleo.

Ocaña ha reiterado que estas iniciativas se llevarán a cabo "sin un solo guiño a la galería", con el trabajo de todos los miembros del gobierno y basado en la "democracia participativa", un "principio esencial para que la ciudadanía asuma que el diálogo, la concertación y el esfuerzo común" que impulsarán a la ciudad para "alcanzar sus metas de desarrollo, solidaridad y cohesión social".

Sin embargo, el portavoz del PP en el Ayuntamiento, José Antonio Nieto, le ha instado a que inicie su "particular Perestroika" en Córdoba y su gobierno no suponga la "continuación de un periodo estéril" y de una década de "populismo y gobierno ineficaz, donde los intereses particulares primaron siempre sobre los de la ciudad".

Por su parte, el primer teniente de alcalde, Rafael Blanco (PSOE), ha defendido que hoy se abre "una nueva etapa con un mismo gobierno", que debe marcarse como prioridades para los próximos dos años el empleo, las políticas sociales, el desarrollo económico y la vivienda.

Andrés Ocaña ha estado respaldado en su acto de investidura por el coordinador general de IU, Cayo Lara, y el andaluz, Diego Valderas, así como por todos los alcaldes de Córdoba del periodo democrático, Julio Anguita, Herminio Trigo, Manuel Pérez y Rafael Merino, con la excepción de Rosa Aguilar.

Entre los centenares de asistentes también han estado los representantes de los sindicatos, empresarios, la universidad, la Federación de Peñas y de Vecinos, el presidente de la Diputación, Francisco Pulido, el subdelegado del Gobierno, Jesús María Ruiz y la delegada del Gobierno andaluz, Isabel Ambrosio.