PSOE denuncia que Príncipe Pío funciona desde la "alegalidad" mientras que la Junta dice que las licencias llegarán en semanas

MADRID, 24 (EUROPA PRESS) El Grupo Municipal Socialista denunció hoy que los 113 locales de Príncipe Pío funcionan "desde la alegalidad" al estar en marcha sin el debido informe de evaluación ambiental exigido para todos los Bienes de Interés Cultural, como lo es la antigua estación del ahora reconvertido en centro comercial, mientras que la Junta de Moncloa aseguró que todas las licencias estarán concedidas en "cuatro o cinco semanas". Y es que, cuatro años después de que el centro abriera al público, los 113 locales que operan en él cuentan con licencia, eso sí, por silencio administrativo del Ayuntamiento de Madrid, una situación que debería ser una excepcionalidad a la regla, como apuntó el portavoz socialista de Moncloa-Aravaca, Pedro Santín, en declaraciones a Europa Press. Los locales sí que solicitaron al Ayuntamiento las correspondientes licencias en su momento pero pasaron tres meses, los que establece la ordenanza municipal, sin obtener respuesta, motivo por el que se llegó al silencio administrativo positivo. Esta opción administrativa se concibe como un caso excepcional que establece la normativa vigente para garantizar los derechos de los solicitantes ante el órgano que tiene que conceder la aprobación, en este caso el Ayuntamiento de Madrid. De esta forma, como denuncia el socialista, se impide que los servicios técnicos municipales realicen inspección alguna para comprobar que cumplen con la normativa en materia de aislamiento acústico, emisión de ruidos, vibraciones o salidas de incendio. la Junta, siempre según el socialista, tampoco comprobó que los locales estuvieran provistos de los seguros de responsabilidad civil para casos de catástrofe, incendio o explosión. INFORME DE LA CIPAM Santín señala directamente al concejal-presidente de Moncloa-Aravaca, Álvaro Ballarín, de permitir que locales que necesiten un informe de evaluación ambiental "estén en funcionamiento sin él, teniendo en cuenta que buena parte de los locales del centro comercial, que están en un edificio protegido, necesitarían un informe previo de la CIPAM", el órgano que vela por el patrimonio histórico de la ciudad. El edil socialista afirmó que no se puede usar el silencio administrativo para conceder licencias "a locales que van a ejercer actividades calificadas que deben someterse a evaluación ambiental como discotecas, restaurantes o cafeterías porque es ilegal", motivo por el que exigirán responsabilidades además de la revisión de todas las licencias concedidas por silencio administrativo. También los socialistas reclamarán que se someta su concesión al requisito de que sean sometidas al trámite de evaluación ambiental por el área de Medio Ambiente del Ayuntamiento "para garantizar que todos los locales de Príncipe Pío cumplen con la normativa ambiental vigente". INFORME DE IMPACTO AMBIENTAL Por su parte, el concejal-presidente de Moncloa, Álvaro Ballarín, explicó a Europa Press que las licencias de los locales de Príncipe Pío se han enviado ya a la CIPAM, que ha señalado que nueve de estos expedientes tendrán que ser aprobados por este organismo al afectar estéticamente a zonas que dan al Campo del Moro. El resto serán tramitadas directamente por la Junta Municipal de Moncloa-Aravaca. "Consideramos que en cuatro o cinco semanas estarán todas las licencias concedidas", manifestó. El popular matizó, a diferencia de lo que sostiene el PSOE, que las licencias que afectan a los establecimientos del centro comercial "no están sujetas al informe de impacto ambiental". Sin embargo, el edil socialista aseveró que Ballarín "está permitiendo una ilegalidad en el funcionamiento actual del centro comercial" para después añadir que la Junta dio el visto bueno al cierre de dos salas de fiestas en Príncipe Pío-- Colonial Norte y Locuo-Locos por el Fútbol siguen cerrados hoy en día por fallos en el sistema de evacuación y de emergencias-- por la "mala actuación" tras lo sucedido en el Balcón de Rosales. "Esas dos salas de fiesta deberían estar cerradas pero es a la vez una arbitrariedad porque son tan ilegales como cualquier otra actividad que se da allí", manifestó Pedro Santín para resaltar la "negligencia y dejación de funciones" por parte de la Junta que preside Ballarín desde hace dos años. El centro comercial Príncipe Pío es fruto de un convenio de colaboración firmado entre el Ayuntamiento de Madrid y la empresa Príncipe Pío Gestión S.A., que fue quien financió las obras, adjudicada a la UTE Asfaltos y Construcciones Velasco y Puentes y Calzadas S.A. con un presupuesto de 3,39 millones de euros.