PSOE y vecinos del centro de Marbella piden al Ayuntamiento que no permita un tablao por la saturación de ruidos

MARBELLA (MÁLAGA), 20 (EUROPA PRESS)

El grupo municipal socialista y los vecinos del centro de Marbella (Málaga) solicitaron hoy al Ayuntamiento que no conceda una licencia de apertura a un tablao flamenco situado en la avenida del Mar, ya que incrementaría el nivel de ruido en un lugar saturado acústicamente.

El administrador de los edificios afectados, Germán González, en representación de 500 familias de la zona, solicitó al Consistorio marbellí que "tome conciencia" y evite la apertura de este bar con música en directo que permanecerá abierto hasta las cuatro de la madrugada.

González aseguró que más de un millar de personas que habitan en Avenida del Mar no pueden descansar durante la noche. "Cuando los jóvenes abandonan los establecimientos, comienzan a llamar al timbre, con insultos y si bajas, te puedes encontrar los portales llenos de orina y vómitos. No estamos dispuestos a soportar este problema por más tiempo".

La comunidad ya denunció que las obras del local no reunían las condiciones necesarias. "Ya comenzaron engañando pues solicitaron licencia para reforma de un salón de belleza y han hecho un tablao en 80 metros cuadrados con un aforo para 70 personas y sin salida de emergencia", explicó González.

Ante esta situación, el PSOE mantuvo hoy una reunión con los vecinos afectados y trasladarán esta petición al Ayuntamiento de Marbella, con el propósito de que el establecimiento no llegue a abrirse al público.

"El Consistorio debe ser mucho más rígido a la hora de conceder licencias de apertura de estos negocios que generan tantos conflictos. Le hemos pedido vía instancia que evite la apertura de este bar con música", aseguró en declaraciones a los periodistas el concejal socialista Javier de Luis.

El edil explicó que el Ayuntamiento tiene capacidad para impedir la apertura de este nuevo establecimiento basándose en la ordenanza municipal y en el mapa de ruidos que contempla la zona como saturada acústicamente, "por lo tanto se deben evitar nuevos negocios que incrementen los niveles de ruido" en el centro de Marbella, tanto en la Avenida del Mar como en Miguel Cano.

Este tablao flamenco se ubica a escasos metros del Buddha Bar, una discoteca que el Ayuntamiento clausuró el pasado sábado por incumplir la normativa de ruidos y de horario.

Ante esta situación, los vecinos no entienden cómo es posible que se cierre un bar por incumplir las ordenanzas y al mismo tiempo se permita la apertura de un nuevo establecimiento de las mismas características a escasos 50 metros.

"Esta clausura da la razón a las denuncias de los vecinos que durante mucho tiempo, pidieron al Ayuntamiento su cierre, ya que no cumplía la normativa y generaba una serie de efectos negativos que obligaba al Consistorio a haberlo cerrado no ahora, sino mucho antes", añadió de Luis.

El grupo municipal socialista y medio centenar de vecinos ya denunciaron al Consistorio marbellí ante la Fiscalía por incumplimiento de la ordenanza de ruidos. En este sentido, el edil del PSOE comentó que aportarán al fiscal el informe sobre la clausura del Buddha Bar que respalda su denuncia y solicitarán el cierre del mismo, hasta que no se asegure que no se incrementarán los niveles ruidos y los de inseguridad. EL AYUNTAMIENTO VELARÁ POR EL DESCANSO

Por su parte, la concejala de Industria del Consistorio de Marbella, Alicia Jiménez, señaló hoy que el Ayuntamiento "velará de forma rigurosa para que el descanso de los ciudadanos se concilie con la actividad empresarial".

La edil popular mostró su comprensión a los vecinos de la Avenida del Mar y apuntó que para el equipo de Gobierno "es prioritario garantizar su calidad de vida", por lo que insistió en que "tomaremos todas las medidas para que su tranquilidad no se vea alterada".

Asimismo, recordó en una nota de prensa que el Ayuntamiento siempre acata la legalidad en la tramitación de licencias. En cualquier caso, continuó, "seremos muy vigilantes con la actuación de los establecimientos para que respeten absolutamente el marco jurídico y no perjudiquen a los vecinos".