Sestao (Bizkaia) amplía el aparcamiento disuasorio de la trasera del cementerio hasta las 800 plazas

BILBAO, 21 (EUROPA PRESS)

El aparcamiento disuasorio acondicionado en la trasera del cementerio de Sestao (Bizkaia) ampliará su número de plazas hasta llegar a unas 800, tras concluir las obras iniciadas esta semana por la localidad vizcaína y en las que se invertirán más de 50.000 euros.

Este estacionamiento es uno de los habilitados por el Ayuntamiento sestaotarra para evitar "mayores problemas" a los conductores mientras duren "las numerosas obras que están en marcha en el municipio y mientras salen adelante los diferentes proyectos para la construcción de aparcamientos subterráneos".

El concejal de Obras y Servicios, Félix Gonzalo, explicó que se han acondicionado "todas las zonas disponibles para poder aparcar" mientras "Sestao está en obras", y añadió que se sigue analizando "permanentemente" otras posibles alternativas.

El municipio fabril tendrá en marcha este mes ocho grandes obras que conllevan cortes de calles y "menos lugares" para aparcar los vehículos. El Ayuntamiento ha intentado paliar este problema con la creación de aparcamientos provisionales en los patios de colegios, en el instituto, en el solar de la Casa Grande de Simondrogas o en la trasera del cementerio.

"En un primer momento, se preparó para aparcar la zona del antiguo campo de rugby, pero las nuevas necesidades han hecho que se amplíe el espacio a toda la parte trasera del cementerio, justo hasta el límite con la bolera, que en ningún caso se va a ver afectada", explicó.

El terreno se acondiciona con piedras para evitar encharcamientos y facilitar el acceso de los usuarios, y también para permitir en el futuro la reconversión de esta zona en lugar de deporte y esparcimiento. También contará además con cuatro nuevas torretas de iluminación.

La tierra que se extrae de la zona para allanar el terreno se utiliza para rellenar el parque de La Piedrilla, en Álbiz, que presentaba diferencias de altura en algunas zonas.