Tres detenidas por robar en un piso de Chamartín y otras tres por intentarlo en Salamanca aprovechando las fiestas

MADRID, 10 (EUROPA PRESS)

La Policía Nacional ha detenido a cinco mujeres, dos de ellas por el presunto robo en una vivienda del distrito de Salamanca y a otras tres por una tentativa similar en un piso del distrito de Chamartín, aprovechando la ausencia de muchos madrileños de sus domicilios durante las vacaciones de Semana Santa.

Según informó hoy a Europa Press un portavoz de la Jefatura Superior de la Policía de Madrid, estos arrestos son los primeros frutos del dispositivo especial para prevenir robos en domicilios durante la Semana Santa puesto en marcha por el departamento que dirige Carlos Rubio.

Así, en torno a las 14.30 horas de ayer, Jueves Santo, los agentes del Grupo de Policía Judicial de la comisaría de Chamartín que patrullaban por el distrito de Salamanca observaron a tres adolescentes que salían corriendo de un portal situado de la calle General Díaz Porlier. Tras una estrecha vigilancia, vieron cómo se introducían en un edificio de la calle Ayala utilizando un plástico para abrir la puerta, que una de las jóvenes sacó de entre sus ropas.

Los policías entraron detrás de ellas en el inmueble, que tiene dos escaleras. Uno de los agentes subió por la derecha comprobando las puertas de todos los rellanos hasta que detectó, en el tercer piso, cómo dos de las tres detenidas estaba manipulando la cerradura con un destornillador y un fleje de plástico.

Entretanto, la tercera sospechosa estaba tapando con su dedo la mirilla de la puerta de al lado, para evitar así ser observada por la vecina. Al llegar el agente, que se identifica como tal, las adolescentes arrojaron al suelo el destornillador y el plástico. Cuando llegó su compañero, confirmó que la puerta del domicilio presenta varias muescas a la altura de la cerradura, por lo que detuvieron a las sospechosas.

En el cacheo que les practicaron detectaron que llevaban entre sus ropas unas tijeras, otro fleje de plástico trasparente, que portaba en el pecho, así como 140 euros, que una de ellas escondía en la cintura del pantalón.

Al manifestar dos de las arrestadas que eran menores, de 15 y 16 años, fueron puestas a disposición del Grupo Especializado en Tratamiento de Menores (Grume), que las remitirá a la Fiscalía de Menores. La tercera, que dice llamarse Marcella y tener 22 años, pasará a disposición del juzgado de guardia una vez que preste declaración ante la Policía. Todas iban indocumentadas, por lo que se deberá comprobar la filiación, edad y nacionalidad real de las apresadas.

PILLADAS CON EL DINERO Y HUIDA CON LAS JOYAS

También ayer, en torno a las 20.25 horas, los agentes que patrullaban por el distrito de Chamartín realizando labores de prevención especial para evitar robos por Semana Santa vieron a tres mujeres salir precipitadamente y de forma vigilante a dos mujeres de un portal de la calle Panamá, lo que alertó a los funcionarios.

A la altura de las confluencias entre las calles Doctor Fleming y profesor Waksman las mujeres se percataron de la presencia policial, momento en el que los agentes les dieron el alto para identificarlas. Entonces, las jóvenes trataron de darse a la fuga, por lo que entraron en un forcejeo con los agentes que acabó con la detención de dos de ellas. Una tercera huyó por la calle Alberto Alcocer y consiguió escapar.

En el registro de sus ropas les intervinieron un sobre con 2.065 euros un trozo de plástico de botella, con el que previsiblemente abrirían los domicilios, un teléfono móvil, un recibo de un banco y un sobre con la inscripción de una empresa con domicilio en la calle Panamá.

A esa dirección se trasladan los policías, donde comprobaron que la puerta del domicilio se econtraba fractura, supuestamente por una fuerte patada. Además, observaron había varias habitaciones abiertas y desordenadas. Tras contactar con sus propietarios, éstos echaron en falta un sobre con dinero y algunas joyas. Todo hace suponer que la mujer que escapó portaba estos objetos preciosos.

Así, las dos detenidas, que dijeron tener 33 y 34 años y que iban indocumentadas, pasarán a disposición judicial en las próximas horas, tras prestar declaraciones ante la Policía.