Trib.-Defensa del ex presidente Audiencia Las Palmas pide citar al ex presidente de TSJC, al fiscal jefe y a juez

La Sala de lo Penal del TSJC rechaza la solicitud al considerar que los testimonios son innecesarios LAS PALMAS DE GRAN CANARIA, 25 (EUROPA PRESS) La defensa del ex presidente de la Audiencia Provincial de Las Palmas, José Antonio Martín y Martín, --suspendido en el cargo por un presunto delito de negociaciones y actividades prohibidas a los funcionarios públicos-- ha reclamado hoy citar a declarar en calidad de testigos al ex presidente del Tribunal Superior de Justicia de Canarias (TSJC), Fernando de Lorenzo, al juez del Juzgado de Instrucción número 7 de la capital, Miguel Ángel Parramón, y al fiscal jefe de Canarias, Vicente Garrido, quien, precisamente, representa a la Fiscalía en el juicio que se celebra hasta mañana en la Sala de lo Penal del TSJC contra Martín y Martín y contra el empresario Wilebaldo Luis Yanes por el mismo presunto delito. La Sala de lo Penal del TSJC deliberó y rechazó la solicitud del abogado Nicolás González-Cuéllar en representación de Martín y Martín, a la que se adhirió también el abogado de Wilebaldo Luis Yanes, y a la que se opuso Vicente Garrido por considerar que son testimonios "innecesarios" en relación a los hechos que se juzgan. El abogado González-Cuéllar reclamó, así, las comparecencias del ex presidente del TSJC, del juez Parramón, y del fiscal jefe de Canarias a raíz de la declaración hoy del fiscal Antidroga, Javier García Cabañas, quien afirmó que Parramón le informó en 2005 de que existían unas escuchas policiales que implicaban a Martín --entonces también presidente de la Sección Primera de la Audiencia Provincial--, relacionadas con contactos con Luis Yanes a fin de conceder favores judiciales al narcotraficante Rafael Bornia a través de la amistad que unía a Luis Yanes y al hermano de éste Julio Bornia. Posteriormente, García Cabañas informó de ello a Vicente Garrido, según aseguró hoy. "CON SOSPECHAS DE UN ACTO ILEGAL" González-Cuéllar sostiene que la vista del 28 de julio de 2005 del recurso para tratar la libertad de Rafael Bornia se celebró "con sospechas de un acto ilegal", por lo que cuestiona por qué el presidente del TSJC, Fernando de Lorenzo, autorizó la celebración de dicha vista "en esas condiciones". Sin embargo, la Sala de lo Penal del TSJC argumenta que procesalmente la Audiencia actuó en uso de sus competencias al convocar la vista y que la "rumorología" no debía afectar en su celebración. Igualmente, sobre la declaración del fiscal jefe, del magistrado instructor, la Sala de lo Penal dijo que éstas eran "indiferentes para el resultado de los hechos". Reiteró que la Sección Primera de la Audiencia convocó "un acto puramente jurisdiccional", en el que el entonces presidente del TSJC "no puede influir en la convocatoria de la vista, no puede impedirla". "Era un acto convocado por una Sala perfectamente competente", subrayó. El abogado de Martín planteó su petición para ver qué sucedió cuando García Cabañas comunicó la existencia de las escuchas policiales al fiscal jefe del TSJC. El letrado calificó de "ilegalidad manifiesta" el hecho de celebrarse la vista si se tenía conocimiento de la rumorología de las escuchas policiales que implicaban a Martín, por lo que, en su opinión, "es esencial la declaración del ex presidente del TSJC por un derecho procesal básico" de su cliente. En el mismo sentido se manifestó el letrado de Wilebaldo Luis Yanes, que apuntó que "cuesta bastante creer o no es exagerado pensar que podía haber un conocimiento por parte de quien entonces era presidente del TSJC, por lo que podría conllevar la posible ilegalidad de la vista celebrada en su momento" y se preguntó "qué daño puede hacer a la justicia" que De Lorenzo declarase si Garrido le comentó los referidos rumores. Por su parte, Vicente Garrido hizo especial hincapié en que él no podría prestar declaración durante el juicio en base a la Ley de Enjuiciamiento Criminal ya que este acto estaría "contaminado", además de que encontró "inútil" la petición de citar al magistrado instructor de las diligencias y del que fuera presidente del TSJC. Respecto a esta última declaración, afirmó que es "total y absolutamente inútil para el juicio" y "no hay motivo alguno para que el Tribunal haga uso de esta prueba que es innecesaria, salvo que quieran hacer pasar a todos los magistrados por este Tribunal". "UN TEMA DE MODA EN MADRID" Por otro lado, también prestó declaración hoy como testigo el ex presidente del TSJC, José Mateo, que admitió que en el primer semestre de 2005 llegaron a él los rumores sobre una posible investigación a José Antonio Martín y Martín. "Eran rumores tan continuados e insistentes que me extrañó que no llegaran al interesado", apostilló, al tiempo que comentó que en aquella época estuvo "el tema de moda" en Madrid, donde compañeros le preguntaban por dicha cuestión, aunque, meses después, "pasó casi al olvido y ya casi nadie volvió a nombrarlo". Asimismo, prestó declaración hoy el ex fiscal general del Estado, magistrado en excedencia y abogado en ejercicio Eligio Hernández, que admitió que en 2005 dos vocales del Consejo General del Poder Judicial le preguntaron si había oído rumores de que se estaba investigando a José Antonio Martín y Martín, quien aspiraba a ser candidato a presidir el TSJC en aquella época. "Les dije que sí había rumores, pero no dije nada más y acabó ahí la conversación porque soy muy prudente", afirmó Hernández, que subrayó que él "jamás" indaga "rumores", que manifestó que eran "notorios y extensos". "UNA CONVERSACIÓN INTERESANTE" El ex comisario jefe de la Brigada Provincial de Policía Judicial, Ignacio Bádenas, recordó que el 4 de mayo de 2005 en el transcurso de la investigación del 'Caso Eólico', instruido por el juez Miguel Ángel Parramón, los agentes detectaron pinchazos telefónicos de Wilebaldo Luis Yanes con una "conversación interesante" en la que el empresario "parecía que quería hacer algunas gestiones sobre un presunto delito" y en las que estaría implicado José Antonio Martín. Así, el día 5 de mayo se montó un dispositivo especial de seguimiento después de que Luis Yanes contactó telefónicamente con José Antonio Martín confirmándole una cena previamente pactada con Julio Bornia para esa misma noche en un restaurante de Las Palmas de Gran Canaria. Un día después, el 6 de mayo, Bádenas informó personalmente a Parramón de que en la vigilancia se vio que José Antonio Martín fue recogido en un vehículo para ir al restaurante donde estuvo con Wilebaldo Luis Yanes, Julio Bornia y otras dos personas. Ante ello, el juez ordenó continuar la investigación por si aparte del 'caso eólico' Luis Yanes podía estar implicado en "otro tipo de actividades ilícitas con Julio Bornia para intentar sacar de prisión a su hermano" Rafael Bornia. Bádenas reconoció desconocer de qué se habló en la cena en el restaurante y añadió que "en la conversación del día 4 se infería que fueran a hacer una cosa extraña". También declararon dos policías nacionales que participaron en el dispositivo de seguimiento de Luis Yanes el 5 de mayo. "ESTABAN DISCUTIENDO" Por otro lado, también prestó declaración como testigo la entonces secretaria judicial provisional en la Sección Primera de la Audiencia Provincial, Mariola Hernández, que señaló que antes de la vista del 28 de julio de 2005 contra Rafael Bornia, Martín y Martín habló con el fiscal Antidroga sobre la libertad bajo fianza del acusado. Además, reconoció que le "llamó la atención" que durante la deliberación los tres magistrados de la Sección Primera "estaban discutiendo, algo que no era común". El juicio continuará mañana, a partir de las 09.00 horas, con la lectura de los informes por las partes.