Un hombre muere apuñalado presuntamente por su mujer en Leganés (Madrid)

  • Madrid, 28 may (EFE).- Un hombre ha fallecido esta madrugada en su piso de la avenida Juan Carlos I, de Leganés (Madrid), donde presuntamente fue apuñalado por su esposa, que ha sido detenida, aunque ella asegura que él llegó a la casa malherido tras sufrir un atraco, ha informado a EFE la Jefatura Superior de Policía.

Un hombre muere apuñalado presuntamente por su mujer en Leganés (Madrid)

Un hombre muere apuñalado presuntamente por su mujer en Leganés (Madrid)

Madrid, 28 may (EFE).- Un hombre ha fallecido esta madrugada en su piso de la avenida Juan Carlos I, de Leganés (Madrid), donde presuntamente fue apuñalado por su esposa, que ha sido detenida, aunque ella asegura que él llegó a la casa malherido tras sufrir un atraco, ha informado a EFE la Jefatura Superior de Policía.

El suceso ocurrió a la una de la madrugada de ayer cuando un compañero de la víctima, Manuel Dunca A.M., de 32 años, y peruano como él avisó al 091 porque su amigo sangraba abundantemente, al parecer, por una puñalada en el pecho.

Una unidad de la policía local de Leganés se trasladó hasta la casa, que compartían el fallecido y su esposa, también peruana Sara Elísabeth V.S., de 28 años, y otra pareja -el hombre que avisó a la policía y su compañera-, todos ellos con estancia legal en España.

A la llegada de los efectivos, Manuel Duncan A. M. se encontraba tirado en el suelo de la cocina, en decúbito supino, con una puñalada a la altura del pectoral izquierdo de trayectoria descendente hacia el corazón que, al parecer y según certificaron los médicos del Summa que acudieron al suceso, fue mortal.

Junto al fallecido se encontraba su esposa, que aparentemente trataba de reanimarle, con la ropa manchada de sangre. Sara Elísabeth dijo a los policías que su esposo no había pasado la noche anterior en la casa y que hacía unos minutos había llamado al telefonillo del portal diciéndole que había sufrido un atraco y que estaba herido.

Según los agentes de la Brigada del Grupo VI de Homicidios de la Policía Judicial de Madrid, que se hicieron cargo de las investigaciones, ni en el ascensor, ni en las escaleras ni en la calle había restos de sangre y sí los había abundantes en la cocina y en la ropa de la mujer, quien se contradijo en varias ocasiones.

Los compañeros de piso, que dijeron estar dormidos, aseguraron a los agentes que se limitaron a ayudar a la mujer cuando ésta se lo pidió y prestarán declaración como testigos.

No así la mujer, quien ha sido detenida como presunta autora del homicidio y que prestará declaración en las próximas horas.