BARCELONA. COLAU CONVOCA UN PRIMER HOMENAJE PARA MOSTRAR "QUE NO TENEMOS MIEDO"

MADRID/BARCELONA|
La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, convocó este jueves un primer acto de homenaje a las víctimas del atentado en la ciudad, mañana a mediodía en el mismo lugar de los hechos, para dejar claro "que no tenemos miedo" y que la capital catalana seguirá viviendo "abierta al mundo". Colau compareció ante los medios de comunicación junto al presidente de la Generalitat de Cataluña, Carles Puigdemont, tras la reunión del gabinete de crisis que analizó la información disponible del atentado perpetrado en La Rambla. En nombre propio y el de toda la ciudad expresó un "sentido duelo" a las familias de las víctimas y a las decenas de heridos, así como todo el apoyo de las administraciones a los profesionales "que se han volcado desde el primer momento". Subrayó la coordinación entre todos esos profesionales implicados con una "respuesta muy rápida" que a esa hora seguía "a pie de calle", y agradeció sobre todo la solidaridad mostrada con Barcelona por "centenares" de ayuntamientos de Cataluña, del resto de España y de Europa, así como por líderes "de otras administraciones". Esa solidaridad "es muy útil", aseguró, porque "no nos sentimos impotentes". "Nos hace sentir fuertes, que somos una ciudad muy fuerte en su diversidad y en sus valores", aseguró, ya que Barcelona ha sido siempre y seguirá siendo "una ciudad de paz, de diálogo y de demcoracia, una ciudad valiente, abierta al mundo, orgullosa de su diversidad, cosmopolita". "Los cobardes que han intentado sembrar el terror y el miedo no se van a salir con la suya", aseguró, y para demostrarlo convocó un primer minuto de silencio el viernes a mediodía en la Plaza de Cataluña. Habrás más actos de ese tipo, precisó, pero es "muy importante" salir inmediatamente a la calle y dejar claro "que realmente no tenemos miedo y que estamos unidos frente a la barbarie para defender la paz y la democracia". Agradeció que otros ayuntamientos e instituciones se sumen a ese primer minuto de silencio en otros lugares porque de esa forma los barceloneses se sentirán "muy acompañados".