Consell.- El Govern aprueba el decreto del catalán en la sanidad y asegura que éste tiene una alta aceptación

PALMA DE MALLORCA, 27 (EUROPA PRESS) El Consell de Govern aprobó hoy el decreto del catalán en el ámbito sanitario, que tendrá aplicación en la próxima convocatoria de oferta pública de empleo del Servicio de Salud de Baleares, mediante la cual la Conselleria sacará a oposición más de 4.000 plazas vacantes para las diferentes categorías, la primera que realiza el Ejecutivo desde el año 2002. Así lo indicó el conseller de Salud y Consumo, Vicenç Thomàs, en rueda de prensa posterior a la reunión de cada viernes del Consell de Govern, en la que enfatizó que los médicos dispondrán de dos años para acreditar el conocimiento del catalán y garantizó que el Govern contratará a "los mejores profesionales". Thomàs respondía así a las críticas emitidas desde diversos frentes que rechazan la "imposición" del catalán en la sanidad, y que provocará que médicos y enfermeros se manifiesten el próximo 1 de abril. Tras señalar que respeta este acto, el conseller defendió la apuesta del Govern por normalizar el catalán en la sanidad pública y aseguró que esta regulación en el sector sanitario tiene un grado de aceptación "bastante alto" entre los profesionales, por lo que, recalcó, "hay que diferenciar el conjunto del sector de las organizaciones convocantes de la marcha y sus dirigentes". DECRETO DE "PUERTAS ABIERTAS" Thomàs calificó el decreto como una normativa de "puertas abiertas" y señaló que cualquier persona que tenga un puesto de trabajo en otros servicios de salud del Estado podrán optar a las convocatorias de ocupación de Baleares puesto que no se les exigirá conocimientos ni acreditación previa de la lengua, al habilitar un periodo de dos años para adquirir conocimientos. Asimismo, sostuvo que "excepcionalmente", cuando no hubiese suficientes profesionales en la comunidad, las convocatorias de selección y movilidad que afecten a determinadas categorías de personal podrían eximir los requisitos de catalán exigidos por el Decreto. El conseller negó que se trate de un Decreto que obligue a presentar un certificado de conocimiento de catalán en las categorías de médicos y enfermeros para trabajar en la Administración ya que se ofrece un periodo de dos años, a contar desde la fecha en que ocupen la plaza. Asimismo, el documento también obliga al Servicio de Salud de Baleares a promover la realización de cursos que permitan adquirir el conocimiento de la lengua catalana a todo el personal sanitario. Por otra parte, el decreto prevé soluciones alternativas en el caso de que la plantilla no pueda acreditar el nivel correspondiente para facilitar el acceso a un proceso selectivo de contratación. Así pues, el Decreto establece que el personal de la categoría A1, A2 y C1 -médicos, enfermeros, técnicos de laboratorio, higienistas dentales, administrativos, entre otros- deberán tener el nivel B. Mientras, las categorías pertenecientes a los grupos C2 o E o agrupaciones profesionales -auxiliares de enfermería, auxiliares administrativos, o celadores, por ejemplo- bastará que tengan el nivel A de catalán. Thomàs destacó que con esta normativa los profesionales que ya trabajan en Baleares en una situación de interinidad, que posteriormente tendrán un puesto de trabajo más estable debido a la oferta pública de ocupación, podrán mantener su empleo. Finalmente, en referencia al médico que anunció que se marcharía de la comunidad si se le exigían conocimientos de catalán, Thomàs manifestó que no deseaba realizar "ninguna valoración específica" aunque remarcó que lleva 18 años residiendo en Baleares y habla cuatro idiomas "por lo que no debería tener ningún problema", aseguró el conseller, para conocer el catalán. Por su parte, la portavoz del Govern, Joana Barceló, señaló que el Decreto está "ligado a hacer posible" esta oferta pública de ocupación y remarcó la necesidad de tener una "mayor cobertura" de profesionales. El Decreto se trata de una normativa que recoge las realidades jurídicas de las islas que regulan el conocimiento de la lengua catalana como la Ley 3/1986, de 29 de abril, de normalización lingüística.