"De pie en tierra vasca...", la promesa laica de Patxi López

  • Gernika (Vizcaya), 7 may (EFE).- "De pie en tierra vasca, bajo el árbol de Gernika, ante vosotros representantes de la ciudadanía vasca, en recuerdo de los antepasados, prometo desde el respeto a la ley desempeñar fielmente mi cargo de lehendakari".

Gernika (Vizcaya), 7 may (EFE).- "De pie en tierra vasca, bajo el árbol de Gernika, ante vosotros representantes de la ciudadanía vasca, en recuerdo de los antepasados, prometo desde el respeto a la ley desempeñar fielmente mi cargo de lehendakari".

Con esas palabras ha prometido hoy su cargo el nuevo lehendakari, Patxi López, que ha optado por eliminar de la ceremonia todos los elementos religiosos usados por sus predecesores del PNV, desde las referencias a Dios hasta la presencia de la Biblia y el crucifijo.

Hasta ahora todos los lehendakaris habían usado la fórmula que utilizó el primero de ellos, José Antonio Agirre, el 7 de octubre de 1936.

"Ante Dios humillado, en pie sobre la tierra vasca, en recuerdo de los antepasados, bajo el árbol de Gernika, ante vosotros, representantes del pueblo, juro desempeñar fielmente mi cargo".

Es decir, que la fórmula empleada por López cambia el juramento por la promesa, suprime la frase "ante Dios humillado", modifica la referencia de "representantes del pueblo" por la de "representantes de la ciudadanía" e introduce una alusión, antes inexistente, al "respeto a la Ley".

Además de otros cambios, López ha renunciado al discurso que solían pronunciar los lehendakaris tras el juramento y ha leído en cambio varias estrofas de los poemas "Nada sucede dos veces", de la Premio Nobel polaca Wiskawa Szymborska, y "Maitza", del vizcaíno Kirmen Uribe, que se publicó en The New Yorker y que Mikel Urdangarín convirtió en canción.

En el caso de "Maiatza" ha seleccionado las primeras estrofas, de las que ha suprimido dos versos, para recitar, en la versión original en euskera:

"Mira, ha entrado mayo,

Ha extendido su párpado azul sobre el puerto.

Ven, y hablaremos de las cosas de siempre,

Del valor de ser amable,

De la necesidad de arreglárselas con las dudas,

De cómo llenar los huecos que tenemos dentro.

Ven, siente en tu rostro la mañana,

Cuando estamos tristes, todo parece oscuro;

Cuando estamos fuertes, el mundo se desmigaja.

Cada uno de nosotros guarda algo desconocido de las vidas ajenas".

Los versos de este poema, dedicado al cineasta Rainer Fassbinder, suprimidos por López son:

"Ven, hace tiempo que no sé de ti,

Se te ve tembloroso, como esos gatitos que ahogamos siendo niños"

En el caso de "Nada sucede dos veces" ha leído tres de las estrofas del poema:

"Nada sucede dos veces

y es lo que determina

que nazcamos sin destreza

y muramos sin rutina.

Ningún día se repite

ni dos noches son iguales

ni dos besos parecidos

ni dos citas similares.

Entre sonrisas y abrazos

verás que la paz se fragua

aunque seamos distintos

cual son dos gotas de agua".