El Ayuntamiento asegura que la prueba a escoltas es sólo para conocer su nivel y que no será motivo de cese

Se está estudiando programar este tipo de exámenes de manera obligatoria cada año, y la primera prueba podría ser tras el verano MADRID, 30 (EUROPA PRESS) El coordinador general de Seguridad y Emergencias del Ayuntamiento de Madrid, Jesús Mora, aseguró hoy que la prueba física, psicotécnica y de tiro que tendrán que realizar los aproximadamente 200 agentes de la Unidad de Vigilancia y Protección del Consistorio, es decir, los escoltas de los concejales, no será vinculante para cesar a ninguno de los policías, y que su único objetivo es conocer su nivel a la hora de realizar su trabajo. En declaraciones a Europa Press, Mora indicó que "se trata de que todo el mundo sea consciente de su nivel, de si está en forma física". "Será una prueba objetiva relacionada con el puesto de trabajo de cada uno", continuó el responsable municipal, puntualizando que, en concreto, se hará un test de conocimientos básicos relacionados con el trabajo de escolta, "fundamentalmente sobre la normativa y cómo funcionar en determinadas situaciones que se puedan producir". Además, los agentes tendrán que hacer una prueba física con ejercicios de velocidad, resistencia y un poco de forma física, y también una prueba de tiro ya que, si bien los escoltas "hacen más prácticas de tiro que el resto de policías, no se sabe si mejoran o no". Es decir, que el Gobierno local busca tener una "puntuación objetiva" tanto para su conocimiento interno, como para el propio conocimiento de los agentes. "Así podrán mejorar los resultados, para estar al día en cosas propias del trabajo. Ése es el objetivo del curso: un reciclaje continuo para no dormirnos en los laureles, ponernos las pilas y que todo el mundo dé el cien por ciento de sus posibilidades y rendimiento", continuó Mora, indicando que este test se hará "a principios de abril", concretamente los días 1 y 2. A los que tengan bajas puntuaciones en esta 'prueba de nivel', el Ayuntamiento les dará la oportunidad de seguir cursos de reciclaje para que "se puedan preparar y tener un nivel similar al del resto, el nivel necesario para desempeñar bien su puesto de trabajo, que es una cosa muy seria". Entre otras cosas, estos cursos incluirán pruebas periódicas de conocimientos y ejercicios prácticos tácticos, como el modo en que se puede proteger a una autoridad entre varios agentes si hay algún incidente, o más personales, como por ejemplo la manera en que se hace una reducción de una posible agresión, cómo inmovilizar al agresor. PRUEBAS ELIMINATORIAS TRAS EL VERANO En cualquier caso y al margen de los resultados que obtengan los agentes estos días, el Ayuntamiento está estudiando introducir también pruebas periódicas, éstas ya sí vinculantes, probablemente cada año. "En cualquier otro cuerpo los escoltas hacen anualmente una prueba eliminatoria y, como el puesto es de libre designación, si no la superan se les cesa", explicó el coordinador general de Seguridad y Emergencias. Según él, este tipo de exámenes debería haberse instituido "hace 20 años, cuando se puso en marcha la unidad de escoltas". Sin embargo, habrá que esperar probablemente hasta después del verano y, en cualquier caso, antes de que finalice el año, para que se realice esta primera edición de los exámenes. Las críticas de los sindicatos policiales en este sentido vienen fundamentalmente de tres frentes: se les ha avisado con poco tiempo, para entrar en la unidad no tuvieron que hacer ninguna prueba física y además no está recogida en su Reglamento, y no se les ha pedido un certificado médico antes de hacer la prueba, por lo que se preguntan quién será responsable si alguno tiene problemas en el transcurso de la misma. Mora recordó a este respecto que "todos los agentes tuvieron que hacer un curso de escoltas, y este test es un resumen del curso". Además, subrayó que "también se les puede echar hoy mismo porque están en puestos de libre designación", pero ése no es el objetivo de la iniciativa. Y, por último, no debería plantearse ningún problema médico ni de salud ya que los agentes que harán la prueba "están trabajando sin problemas" y además "pasan un reconocimiento médico en el Ayuntamiento todos los años". "No se les va a pedir nada distinto de lo que se les exige normalmente para hacer su trabajo, que es un trabajo muy serio", concluyó Mora.