El décimo Gobierno andaluz toma posesión con el reto de salir de la crisis

  • Sevilla, 24 abr (EFE).- El nuevo Gobierno andaluz, el décimo de esta comunidad desde las primeras elecciones autonómicas y segundo de esta legislatura, ha tomado hoy posesión de sus cargos y se ha puesto el reto de trabajar para salir de la crisis, en un día en el que se han conocido que Andalucía roza el millón de parados.

Sevilla, 24 abr (EFE).- El nuevo Gobierno andaluz, el décimo de esta comunidad desde las primeras elecciones autonómicas y segundo de esta legislatura, ha tomado hoy posesión de sus cargos y se ha puesto el reto de trabajar para salir de la crisis, en un día en el que se han conocido que Andalucía roza el millón de parados.

En un acto presidido por el jefe del Ejecutivo, José Antonio Griñán, y celebrado en el Monasterio de Santa María de la Cuevas de Sevilla, las nueve consejeras y los seis consejeros han prometido su cargo, tras lo cual se ha reunido el Consejo de Gobierno en el que se han producido los primeros nombramientos del Ejecutivo.

Uno de los consejeros más solicitados en la toma de posesión ha sido la ex alcaldesa de Córdoba Rosa Aguilar, nueva titular de Obras Públicas y Transportes, que se convirtió en la sorpresa mejor guardada de este nuevo gabinete, tanto para el PSOE como para IU, formación en la que ha provocado una convulsión política.

También la nueva consejera de Educación, Mar Moreno, que retorna al Gobierno andaluz, ha sido una de las grandes protagonistas del acto de la toma de posesión de los consejeros.

En el nuevo Gobierno también destaca el nombramiento de Luis Pizarro, vicesecretario regional del PSOE como consejero de Gobernación, y de la ex viceconsejera de Economía y Hacienda, Carmen Martínez Aguayo, titular de ese departamento que en los últimos años ha desempeñado el ahora presidente andaluz.

Junto a Griñán, que ha suprimido las dos vicepresidencias que había en el Gobierno andaluz, otros nueve integrantes repiten o cambian de Consejería con respecto al último equipo de Manuel Chaves, mientras que seis son nuevos en el Ejecutivo.

El Gobierno andaluz, en una declaración institucional, ha apostado por mantener el diálogo para potenciar con el valor del acuerdo su política económica y social, y pretender abrir una "senda" de consenso en políticas como la descentralización administrativa, la educación y el desarrollo del Estatuto.

La constitución del nuevo gabinete abre una "nueva etapa" en la que el Gobierno quiere transmitir ilusión, confianza y voluntad de trabajo para afrontar los problemas de todos los andaluces, singularmente el desempleo, y dar respuesta al proyecto refrendado en las elecciones del pasado año, agrega el documento.

De la misma forma, ha aprobado el nombramiento en la Consejería de la Presidencia, de Manuel Pérez Yruela como portavoz del Ejecutivo; Antonio Lozano Peña como viceconsejero de Presidencia, y la directora del Gabinete de la Presidencia, Rosa María Castillejo.

A la salida de su toma de posesión, los consejeros que componen el Gobierno andaluz han puesto de manifiesto hoy su satisfacción por servir a los andaluces y han mostrado su disposición a luchar contra la crisis tras la toma de posesión de sus cargos.

El acto ha coincidido con la publicación del dato de la Encuesta de Población Activa (EPA) que señala que el número de parados en Andalucía aumentó en 93.800 personas en el primer trimestre del año respecto al trimestre anterior (11,03 por ciento) hasta elevar el número a 944.100, la cifra más alta desde que se tienen datos oficiales, lo que sitúa la tasa de paro en el 24,04 por ciento.

Ante estas cifras, el consejero de Empleo, Antonio Fernández, ha lamentado que sean "malos y esperados", aunque ha destacado que Andalucía sea una de las autonomías donde "menos ha crecido el desempleo", y pese a que deben ser valorados "en el actual contexto económico de desaceleración, no invitan al triunfalismo".

Ha señalado que en los primeros meses de 2009 los datos muestran que "hemos parado en cuanto a las pérdidas de empleo", de forma que, en relación con el trimestre anterior se ha reducido la intensidad registrada en 2008 de pérdida de actividad y el crecimiento en el número de parados.