El Gobierno de Navarra y el central sellan los protocolos generales para la construcción del TAV en Navarra

La inversión prevista rondará los 1.500 millones de euros y se creará más de 4.000 puestos de trabajo directos

PAMPLONA, 16 (EUROPA PRESS)

El presidente del Gobierno de Navarra, Miguel Sanz, y el ministro de Fomento, José Blanco, firmaron esta mañana los protocolos generales de colaboración entre ambas administraciones para la construcción del corredor ferroviario de alta velocidad Pamplona-Zaragoza, así como la nueva estación de alta velocidad de la capital navarra y la eliminación del bucle ferroviario de la Comarca de Pamplona.

Ambos dirigentes mostraron su satisfacción por la firma del convenio de colaboración, que José Blanco calificó como una "avance histórico para el impulso de las infraestructuras en Navarra, que conlleva importantes consecuencias en la mejora de las comunicaciones y en el desarrollo económico de esta tierra". Al acto, que se celebró en el Salón del Trono del Palacio de Navarra, asistieron las principales autoridades de la Comunidad foral, además de representantes de las fuerzas políticas parlamentarias.

La inversión para realizar este corredor ferroviario hasta Pamplona y la nueva estación superará los 1.500 millones de euros, 1.000 millones para la construcción del corredor Pamplona-límite de Aragón; 400 millones para la urbanización del actual bucle ferroviario de la Comarca de Pamplona, y otros 100 millones para la construcción de la nueva estación de alta velocidad de la capital navarra.

La licitación de trabajos se acometerá de inmediato y las obras constructivas serán una realidad en el primer semestre de 2011. Se calcula que con la puesta en marcha de este proyecto se crearán más de 4.000 puestos de trabajo directos en la Comunidad foral.

"GRAN SATISFACCIÓN"

El ministro de Fomento, José Blanco, trasladó su "gran satisfacción" por estar en Navarra y firmar unos acuerdos "en los que llevamos trabajando largo tiempo". "Ha costado mucho llegar hasta aquí y no lo digo como un mérito, sino para poner en valor la importancia de este acuerdo para el futuro de Navarra", aseveró.

Según dijo, no concibe otra forma de gobernar que no sea "concertando con todos aquellos que tienen la responsabilidad de administrar los intereses públicos, cualquiera que sea su territorio, su ámbito institucional o su color político". Por este motivo, destacó que el diálogo y la concertación entre la administración central y la foral ha sido "lo que ha traído la alta velocidad a Navarra".

"El Gobierno de España cumple con Navarra, y la Comunidad foral cumple con el Gobierno central, se acabaron las dudas, a partir de hoy nos situamos en la certeza de la incorporación de Navarra a la red de alta velocidad española, lo que supone un avance histórico para el impulso de las infraestructuras en la Comunidad y que conlleva importantes consecuencias en la mejora de las comunicaciones y en el desarrollo económico de esta tierra", sentenció.

José Blanco recalcó que la red de alta velocidad representa en el siglo XXI "un nuevo modelo de transporte, técnicamente eficaz y económicamente eficiente", que además acarrea "importantes beneficios sociales y sobretodo, importantes beneficios medioambientales". En esta línea, señaló que también tiene "una gran repercusión directa en la actividad económica y en la creación de empleo tan necesaria en estos momentos de dificultad". "Es un modelo más seguro, accesible y confortable, un modelo limpio y sostenible que contribuye de forma determinante a la reducción de emisiones de CO2 y por tanto, de manera decisiva, a la lucha contra el cambio climático, a pesar de que unos cuantos se empeñen en hacernos creer que disfrutar de todas estas ventajas es la mayor aberración que nos puede ocurrir", añadió.

DESBLOQUEO DEL ACUERDO

Por su parte, el presidente del Ejecutivo foral, Miguel Sanz, agradeció al titular de fomento del Gobierno central sus "esfuerzos" por desbloquear el acuerdo para la construcción del TAV que "llevaba atascado desde hace mucho tiempo". Además, agradeció la intervención de José Luis Rodríguez Zapatero y de la vicepresidenta segunda y ministra de Economía, Elena Salgado, para conseguir que la construcción del corredor navarro de alta velocidad "sea una realidad".

Para Sanz, hoy es un día "importante" e "histórico" porque se ha firmado "un gran acuerdo político-institucional" desde el punto de vista económico, basado "en el consenso y la cooperación entre ambas administraciones", para la construcción de una infraestructura "imprescindible" que "nos lleva hacia el progreso y el desarrollo". "Nadie, absolutamente nadie, y menos quienes se amparan en el chantaje y la extorsión van a parar esta obra imprescindible para los navarros y el conjunto de los españoles", advirtió.

Según el presidente del Ejecutivo foral, la construcción de esta "gran" infraestructura es "determinante" para "garantizar el desarrollo económico de nuestra tierra y hacer que los productos que salen de nuestras empresas se coloquen en alta velocidad en los lugares de venta". En su opinión, "va a ser determinante para la economía al generar empleo en una situación de crisis económica complicada, y va a posibilitar que en el futuro este empleo se estabilice alrededor de las grandes empresas que van a ganar en economía y competitividad".

PROTOCOLO GENERAL

En concreto, el protocolo para la construcción del corredor navarro de alta velocidad establece que la Administración de la Comunidad foral se responsabilizará de la redacción de los proyectos constructivos de plataforma de la línea de alta velocidad entre Castejón y la nueva estación de Pamplona. Por su parte, el Ministerio de Fomento se responsabilizará de la redacción de los proyectos constructivos de plataforma entre Zaragoza y Castejón.

Seguidamente, la licitación y ejecución de las obras de plataforma entre Castejón y la nueva estación de alta velocidad de Pamplona, será responsabilidad del Gobierno de Navarra, que asumirá su dirección facultativa, mientras que corresponderá al Ministerio de Fomento la ejecución de la superestructura (vía, electrificación, señalización, subestaciones, instalaciones de sistemas de seguridad y telecomunicaciones) de este tramo Pamplona-Castejón.

La totalidad de las obras del tramo entre Zaragoza y Castejón (plataforma y superestructura) serán responsabilidad del Ministerio de Fomento, según recoge el protocolo general suscrito hoy que también prevé el compromiso del Gobierno central para realizar estudios sobre alternativas del corredor ferroviario a su paso por Tudela, hasta consensuar con el Gobierno de Navarra y las entidades locales afectadas una solución que satisfaga a todos.

El Gobierno de Navarra anticipará el coste de las obras en suelo navarro y no descontará ese coste de la aportación navarra fijada por el Convenio Económico Navarra-Estado hasta dentro de dos años. El Ejecutivo foral abonará el gasto financiero del préstamo preciso para esta inversión, pero la deuda pública contraída corresponderá al Estado, lo que no hipoteca la capacidad de endeudamiento de la Comunidad foral de cara a otras futuras inversiones.

Asimismo, ambas administraciones firmaron hoy un segundo protocolo general para la redacción de los proyectos de construcción y financiación de las obras de la nueva red ferroviaria de la Comarca de Pamplona y la nueva estación de la ciudad, a las que el Ministerio de Fomento destinará más de 110 millones.

Además, pactaron el impulso a la autovía A-15 (tramo Soria-Tudela) y el acuerdo sobre la A-21 en los tramos contiguos al límite entre la Comunidad foral y la Comunidad Autónoma de Aragón.