El PP advierte que no suscribirá un estatuto que ponga fecha de caducidad al trasvase

  • Madrid, 21 feb (EFE).- El PP advierte al PSOE de que no suscribirá la reforma del Estatuto de Autonomía de Castilla-La Mancha mientras se ponga fecha de caducidad al trasvase Tajo-Segura, independientemente de que ésta aparezca en el articulado del texto o en el preámbulo, e insiste en que en las condiciones actuales saldrá adelante sin consenso.

El PP advierte que no suscribirá un estatuto que ponga fecha de caducidad al trasvase

El PP advierte que no suscribirá un estatuto que ponga fecha de caducidad al trasvase

Madrid, 21 feb (EFE).- El PP advierte al PSOE de que no suscribirá la reforma del Estatuto de Autonomía de Castilla-La Mancha mientras se ponga fecha de caducidad al trasvase Tajo-Segura, independientemente de que ésta aparezca en el articulado del texto o en el preámbulo, e insiste en que en las condiciones actuales saldrá adelante sin consenso.

El proyecto de Estatuto, que fue aprobado por unanimidad en el Parlamento regional, establece en su disposición primera adicional el final del trasvase Tajo-Segura en el año 2015, lo que ha provocado el rechazo frontal de Murcia y de la Comunidad Valenciana y que la negociaciones se estancaran.

Ante esta situación, el PSOE sostiene que todavía es posible llegar a un acuerdo que permita sacar adelante el texto de forma consensuada, por lo que advierte al PP de que, si cree en esa posibilidad y en el texto, hay que tener voluntad de negociar y "trabajar por él".

En declaraciones a Efe, el diputado del PP por Toledo Arturo García-Tizón ha reprochado al PSOE su inusitado interés por incluir la fecha de caducidad del trasvase, hace hincapié en que éste se debe a que el presidente de Castilla-La Mancha, José María Barreda, ha hecho del estatuto su "bandera electoral" y en que, por eso, ahora, el objetivo de su partido es tratar de "salvarle la cara".

Así, ha recordado la intervención que protagonizó Barreda en el debate de toma en consideración del texto en el Congreso, en la que mostraba su disposición a llegar a un acuerdo sobre la reforma del Estatuto, pero advertía de que si ésta se devaluaba o modificaba sustancialmente pediría su retirada para seguir luchando.

Para el diputado del PP, fijar una fecha en el texto para poner fin al trasvase -a pesar de que aparezca en el preámbulo y, por tanto, no tenga carácter normativo- supone un "brindis al sol" que lo único que persigue es "confrontar y causar discordia" con otras comunidades autónomas.

Sin embargo, el diputado del PSOE Alejandro Alonso ha achacado esta postura de los populares -que sí apoyaron el proyecto de Estatuto en la Cámara regional- a "presiones territoriales" y, en concreto, de los presidentes de la Comunidad Valenciana y de Murcia, Francisco Camps y Ramón Luis Valcárcel, respectivamente.

"Una cosa es que haya discrepancias en los territorios y otra es que los territorios impongan la decisión", ha sentenciado e ironizado el dirigente socialista en declaraciones a Efe al ser preguntado por esta cuestión.

Alonso ha incidido en que el grupo socialista quiere llegar a un acuerdo y en que lo que hace falta ahora es que el partido que lidera Mariano Rajoy "acepte negociar" y que, para ello, "todos tenemos que aceptar que habrá que ceder algo".

El parlamentario del PP, por su parte, ha dicho que sería sorprendente que el nuevo Estatuto saliera adelante sin el consenso que requiere la aprobación de un texto de estas características, cuando supuestamente -ha proseguido- dicen los socialistas que la inclusión de la fecha en el preámbulo "no tiene ningún valor".

"Si no tiene importancia, por qué no se quita", se ha preguntado García-Tizón, quien ha ironizado y calificado de "broma" que a los socialistas sólo les importe que en el Estatuto aparezca la fecha de caducidad del trasvase y no muestren interés en el resto de competencias.

Los socialistas insisten en la importancia de que se incluya en el texto una referencia a la extinción del trasvase Tajo-Segura y a la disminución progresiva del caudal de agua, aspectos sobre los que los populares advierten de que no están dispuestos a ceder y prefieren que éstos se cambien por la palabra "revisión".