El primer lehendakari socialista promete que actuará "desde el respeto a la ley"

  • Gernika (Vizcaya), 7 may (EFE).- El lehendakari, Patxi López, ha prometido hoy el cargo en la Casa de Juntas de Gernika en un acto solemne donde el primer mandatario vasco socialista ha dicho que desempeñará su labor "desde el respeto a la ley", con "lealtad a la Corona, al Estatuto de Autonomía de Gernika y demás leyes vigentes".

Gernika (Vizcaya), 7 may (EFE).- El lehendakari, Patxi López, ha prometido hoy el cargo en la Casa de Juntas de Gernika en un acto solemne donde el primer mandatario vasco socialista ha dicho que desempeñará su labor "desde el respeto a la ley", con "lealtad a la Corona, al Estatuto de Autonomía de Gernika y demás leyes vigentes".

López ha querido dejar su impronta en un acto que ha generado una importante expectación mediática y que ha comenzado sobre las once de la mañana en la citada sede foral, al prometer su cargo sobre un ejemplar del Estatuto de Autonomía realizado al efecto, sin crucifijo y eliminando la cita "ante Dios humillado".

Hasta ahora todos sus antecesores -Carlos Garaikoetxea, José Antonio Ardanza y Juan José Ibarretxe- habían utilizado la cita que pronunció José Antonio de Agirre al jurar su cargo como primer presidente de un Gobierno vasco en 1936.

"Ante Dios humillado, en pie sobre la tierra vasca, en recuerdo de los antepasados, bajo el Árbol de Gernika, ante vosotros, representantes del pueblo, juro desempeñar fielmente mi cargo", eran las palabras que pronunciaban los lehendakaris del PNV, quienes realizaban el juramento sobre un ejemplar de la Biblia y con un crucifijo al lado.

Hoy, López ha variado ese guión y ha apostado por una simbología diferente al utilizar la fórmula de la promesa, eliminar las referencias religiosas y escoger el concepto de ciudadanía frente al de pueblo.

Así ha recitado: "de pie en tierra vasca, bajo el Árbol de Gernika, ante vosotros representantes de la ciudadanía vasca, en recuerdo de los antepasados, prometo desde el respeto a la ley desempeñar fielmente mi cargo de lehendakari".

Otro de los momentos más importantes de esta ceremonia -que es un pleno extraordinario de la Cámara vasca- ha tenido lugar en el interior de la sede foral cuando el lehendakari saliente le ha hecho entrega de la "makila" o bastón de mando, hecho de madera de níspero con un pomo de plata en cuya empuñadura está grabado el escudo del Gobierno vasco y que le identifica como presidente del Ejecutivo autónomo.

A continuación, López ha asumido su cargo prometiendo cumplir las obligaciones de su cargo con "lealtad a la Corona, al Estatuto de Autonomía de Gernika y demás leyes vigentes".

Los parlamentarios y numerosos invitados han saludado al nuevo lehendakari con aplausos, una reacción que no ha sido seguida por la bancada en la que se encontraban los parlamentarios peneuvistas, ni los miembros del gobierno vasco saliente.

El sello personal de López también ha quedado patente en los minutos que el protocolo reserva para su discurso, ya que ha optado por recitar dos poemas; "Maiatza" (mayo) del escritor vasco Kirmen Uribe -que ha leído en euskera- y "Nada es dos veces" de la escritora polaca Wislawa Szymborska, Premio Nobel de Literatura en 1996.

"No es tiempo de discursos, que tienen otro tiempo y otro lugar", ha justificado López antes de dar lectura a ambos poemas con los que ha querido resaltar la faceta social de las personas y la individualidad de los actos.

La ceremonia ha concluido con el himno del País Vasco, "Gora ta gora", que ha sido interpretado por la banda de la Ertzaintza y que ha dado paso al momento de felicitaciones, fotos y abrazos.

Una alegría que ha estado presente desde el inicio de este acto, cuando el lehendakari acompañado de su esposa, Begoña Gil, ha llegado a la Casa de Juntas entre la emoción contenida de más de un centenar de personas que le esperaban en el exterior y que les han abrazado y piropeado.

También ha sido muy aplaudida la llegada de la vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, quien ha estado acompañada del también vicepresidente Manuel Chaves y de la ministra de Ciencia e Innovación, Cristina Garmendia.

Entre los numerosos invitados figuraron la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, varios presidentes autonómicos, históricos dirigentes socialistas como Ramón Jaúregui o Txiki Benegas y representantes institucionales y del ámbito social y laboral vasco.