Estatuto C-LM.- García-Tizón (PP) acusa a Barreda de "hacer descarrilar" el texto y crear un agravio con otras regiones

Las enmiendas del PP hablan "claramente" de lo que se podía y debía hablar en materia de agua, según el diputado nacional Guarinos afirma que el PP ha conseguido en esta negociación que el trasvase Tajo-Segura pueda terminar antes de 2015 TOLEDO, 11 (EUROPA PRESS) El diputado nacional del PP Arturo García-Tizón afirmó hoy que la insistencia del presidente de Castilla-La Mancha, José María Barreda, de querer introducir en la propuesta de reforma del Estatuto de Autonomía la caducidad del trasvase Tajo-Segura en 2015 no tenía otro objetivo que "hacer descarrilar" el texto y crear un agravio con otras comunidades autónomas. Un día después de que PSOE y PP en el Congreso de los Diputados presentaran sus enmiendas por separado al no alcanzar un acuerdo durante estos meses, García-Tizón, junto a los parlamentarios regionales del PP Leandro Esteban y Ana Guarinos, resaltó que el PP "no ha roto ningún acuerdo" y dejó claro que con sus enmiendas "cabe más" que con los brindis al sol del PSOE. En este sentido, manifestó que los 'populares' desde el primer día "pese a la actitud amenazante y chulesca" del presidente de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, José María Barreda, "ha mantenido como norma fundamental que un Estatuto de estas características tendría que salir por acuerdo". "Cuando ellos hablan de la caducidad es falso que defiendan ésta porque se la llevan al preámbulo que saben y, se lo ha dicho su propio portavoz en el Grupo Parlamentario Socialista, que no tiene valor normativo alguno", apuntó. Asimismo, afirmó que "esa expresión no tenía más finalidad que imposibilitar que los castellano-manchegos tengan de verdad un Estatuto". A renglón seguido, culpó a Barreda de que PP y PSOE no hayan podido alcanzar un acuerdo. "Él no ha querido nunca un acuerdo sobre este Estatuto, lo demostró en su presentación ante las Cortes con una actitud absolutamente impropia de la Cámara, y que no tenía más intención que la de crear un gran cortina de humo y tener un papel de victimista". Según afirmó, "si ayer se presentaron las enmiendas, 80 del PP, fue únicamente por la negativa de Barreda a hacer desaparecer del texto palabras que no tienen ningún valor normativo, que son un brindis al sol, y que no tenían otra finalidad que la de crear agravios gratuitos hacia otras regiones, sin defender de verdad los intereses de Castilla-La Mancha". El diputado nacional del PP apuntó que es "falso de toda falsedad" que el presidente regional haya propuesto una reserva de 600 hectómetros cúbicos, precisando que la idea de establecer una reserva fue aportada por el PP a la mesa de la negociación, en la misma línea que se había hecho con el Estatuto de Aragón, evitando el menor daño posible a los castellano-manchegos". "Barreda --dijo-- se ha cansado la boca de decir que era una reserva en la cabecera del trasvase, que era una reserva de la cual no se dispondría nada más que para consumo humano". "¡Falso una vez más. Mentira!", exclamó, pues "eso no lo dice la disposición y la enmienda que han presentado. Por tanto, toda su finalidad ha sido reventar este Estatuto y hacer que éste no saliera". ENMIENDAS DEL PP Un simple examen de las enmiendas presentadas por el PP verá, según puntualizó el diputado nacional del PP, que "nuestra principal preocupación han sido dos cosas: que el Estatuto estuviera absolutamente perfecto desde el punto de vista de la constitucionalidad del mismo y que no se pudiera echar para atrás, y hablar claramente de lo que se podía y debía hablar en materia de agua". Reiteró que el PP ha puesto las disposiciones en rigurosa terminología para que los castellano-manchegos pudieran tener, incluso, un adelanto en la caducidad o en la fecha de extinción del trasvase, y por eso pidió a los socialistas que "no nos cuenten ninguna milonga". "Los únicos que han defendido a los castellano-manchegos ha sido el PP". A juicio de García-Tizón, el presidente de Castilla-La Mancha hará todo lo posible para que el Estatuto de Autonomía "reviente" o no tenga el consenso necesario de las fuerzas políticas. Sin embargo, pese a este discurso, el diputado nacional apuntó que su partido está dispuesto a alcanzar un acuerdo y a no crear ofensas y agravios innecesarios a otras comunidades autónomas. García-Tizón, que afirmó que hoy ha dejado de ser prudente y reconoció que "ha sido una lucha titánica a lo largo de este tiempo", admitió que el Grupo Parlamentario Socialista en el Congreso de los Diputados era proclive a las propuestas del PP ya que, según dijo, "veían que hacia falta una voz única de los partidos en este tema. Sin embargo el PSOE va a tener dos voces distintas". A preguntas de los medios, el diputado nacional manifestó que el acuerdo es difícil cuando hay posturas cerradas y que no atienden a la razón y cuando se ponen por delante intereses de partido. Además, reiteró que él quiere que los castellano-manchegos tengan un Estatuto de Autonomía que haya sido consensuado por los dos grupos mayoritarios. Además, se preguntó si Barreda, después de lo que ha sucedido, va a presentar su dimisión. En su opinión, "al presidente regional se le debería caer la cara de vergüenza de haber hecho lo que hizo en su día y decir ahora que es su proyecto". También reconoció que lo aprobado en su día en Castilla-La Mancha tenía problemas para su aceptación en materia de constitucionalidad. "Fue una propuesta unánime y entusiasta de las dos grandes formaciones políticas, sabiendo en todo momento, que era solamente una propuesta, porque no hay que olvidar que el Estatuto de Autonomía es una ley orgánica del Estado que se aprueba por las Cortes Generales y que vincula no solo a Castilla-La Mancha sino a todo el territorio nacional". Según dijo García-Tizón, "si todo el problema era el trasvase, Barreda podría haber instado una Proposición de Ley en las Cortes de Castilla-La Mancha proponiendo la caducidad del trasvase. No tenía que haber hecho todo este espectáculo en el Estatuto". "Sólo quería propaganda, brindis al sol, imagen, electoralismo, victimismo falso", exclamó el diputado nacional. Por su parte, Guarinos explicó que "la novedad que ha conseguido el PP en esta negociación es que el trasvase pueda terminar antes del 2015, siempre y cuando haya recursos hídricos, generados, lógicamente, que vayan a parar a la cuenca hidrográfica receptora, tanto por nuevas infraestructuras de aporte de agua, no descartando un nuevo trasvase, como el del Ebro". El diputado Leandro Esteban lamentó que desde que se aprobara el texto en las Cortes de Castilla-La Mancha, la estrategia del PSOE haya sido constantemente la del "insulto y la provocación" y la de echar al PP del acuerdo alcanzado en el Parlamento regional e insistió en que al PSOE nunca le ha interesado la consecución de agua para Castilla-La Mancha.