Estatuto C-LM.- PSOE y PP demoran la ponencia del Congreso hasta después de Semana Santa para buscar una "fórmula feliz"

MADRID, 30 (EUROPA PRESS) El PSOE y el PP han acordado retrasar hasta después de Semana Santa, la penúltima semana de abril, la primera reunión de la Ponencia del Congreso encargada del Estatuto de Castilla-La Mancha, que iba a celebrarse este miércoles. Ambas partes se han dado este nuevo plazo como último intento para tratar de buscar una "fórmula feliz" que arregle sus discrepancias sobre el trasvase, y además se alejan de la polémica suscitada a raíz de la intervención del banco de España en la Caja de Castilla-La Mancha (CCM), se informó a Europa Press en fuentes parlamentarias. Los dos partidos mayoritarios mantienen las 'espadas en alto' en torno a la fecha de caducidad del trasvase Tajo-Segura que el texto fija en 2015 y, con este aplazamiento, se trata de "dar tiempo" a los negociadores para lograr "algún tipo de acercamiento" sobre agua. NADIE QUIERE SER EL PRIMERO EN LEVANTARSE Hasta hoy, ambos partidos se mantienen en las mismas posiciones enfrentadas que pusieron de manifiesto el pasado 11 de marzo, cuando se constituyó la ponencia, pero ninguno quiere ser el primero en tirar la toalla y se esforzarán por promover en las próximas semanas contactos informales con los que acercar posturas sobre la fecha del 2015, motivo por el que PP y PSOE decidieron presentar sus enmiendas al texto por separado tras la intensas negociaciones de navidad. El PSOE ya ha adelantado que lo que reflejan en sus enmiendas sobre el trasvase es lo "mínimo" que su partido puede aceptar y achaca la falta de acuerdo a las presiones en el PP desde la Comunidad Valenciana y Murcia. Sin embargo, el presidente de Castilla-La Mancha, José María Barreda, no da muestras de querer retirar el texto. Los socialistas proponen relegar la fecha de caducidad al preámbulo del texto estatutario, restándole eficacia normativa, mientras que los 'populares' sólo admiten, por el momento, "una revisión" de acuerdo con las normas comunitarias, teniendo en cuenta que en 2015 entrará en vigor la Directiva Marco del Agua. "LA CABEZA EN CCM" En la conveniencia de retrasar la convocatoria de la Ponencia ha jugado también la polémica suscitada a raíz de la intervención del Banco de España en la Caja de Castilla-La Mancha, pues los negociadores del estatuto admiten tener hoy "la cabeza en otro sitio". Se calcula que este nuevo intento de buscar la anhelada "fórmula feliz" podría ser el último. Aunque el presidente de la Comisión Constitucional, Alfonso Guerra, ha prometido flexibilidad en las convocatorias de la ponencia, lo cierto es que si las posiciones no avanzan, la reforma quedará aparcada sin elevarse a la comisión. A partir de ahí, todo estará supeditado a que se produzca un acuerdo entre las formaciones proponentes, PSOE y PP de Castilla-La Mancha, consenso que hoy parece improbable, o que directamente el Gobierno castellanomanchego, como en su día hizo el canario con su frustrada reforma, promueva la retirada del texto en las Cortes regionales.