Finaliza la declaración de Pérez, que seguirá "respetando" el secreto de sumario

  • Valencia, 20 may (EFE).- El responsable en Valencia de la empresa Orange Market, Álvaro Pérez, ha abandonado el Palacio de Justicia tras declarar como imputado por un supuesto delito de cohecho relacionado con el "caso Gürtel" y ha dicho a los periodistas que seguirá "respetando" el secreto de sumario decretado por el juez.

Valencia, 20 may (EFE).- El responsable en Valencia de la empresa Orange Market, Álvaro Pérez, ha abandonado el Palacio de Justicia tras declarar como imputado por un supuesto delito de cohecho relacionado con el "caso Gürtel" y ha dicho a los periodistas que seguirá "respetando" el secreto de sumario decretado por el juez.

Pérez, conocido como "El bigotes", ha salido de la sede del Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana a las 12.35 horas tras haber sido citado a las doce para el interrogatorio del magistrado que instruye la causa abierta en la Sala de lo Civil y lo Penal, José Flors.

El empresario, que entró en el edificio judicial asegurando que llegaba tranquilo y emplazó a los periodistas al término de su declaración para atenderles, se ha limitado a manifestar: "Sigo respetando al Tribunal y sigo respetando el secreto de sumario".

A continuación se ha marchado en solitario, aunque acompañado por una nube de periodistas que intentaban lograr alguna declaración más del quinto y último imputado que ha declarado entre ayer y hoy por el "caso Gürtel".

Pese a que ya no quedaba nadie del medio millar de personas que ha "tomado" la acera y aledaños del Palacio de Justicia, Pérez ha sido increpado por un ciudadano mientras se marchaba con los gritos de "ladrón, ladrón" y "devuelve la pasta".

Según las investigaciones desarrolladas por el juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón antes de inhibirse en favor del TSJCV, el president de la Generalitat, Francisco Camps, adquirió trajes en diferentes tiendas por valor de 12.783 euros que fueron pagados por Orange Market, una de las empresas vinculadas a la trama supuestamente liderada por Francisco Correa.

El auto de inhibición señalaba que Camps recibió los trajes a cambio de otorgar adjudicaciones a esta sociedad entre 2005 y 2009 por valor de unos cuatro millones de euros.

Según concretaba ese auto de Garzón, Camps acudía a Madrid a instancias de Álvaro Pérez con el fin de adquirir ropa en las tiendas de Milano y Forever Young, en las que trabajaba el testigo José Tomás, quien está llamado a declarar mañana ante el magistrado instructor del TSJCV.