Financiación.- Mas propone fijar una última fecha límite y dar la negociación por cerrada si no hay acuerdo

No suscribirá un pacto anticrisis con Montilla si éste no recoge sus propuestas BARCELONA, 21 (EUROPA PRESS) El presidente de CiU, Artur Mas, abogó hoy por fijar una última fecha límite para que el Govern y el Gobierno central lleguen a un acuerdo sobre el nuevo modelo financiación y, de no ser así, "dar la negociación por terminada". En una entrevista a El Periódico recogida por Europa Press, consideró que la última cifra propuesta por el Ejecutivo central y que rechazó el Govern, 1.200 millones, es "inaceptable, ridícula y ofensiva" y consideró que "no es admisible alargar la negociación". Señaló que CiU y PSC podrían ir juntos en la negociación de la financiación si el partido socialista catalán "estuviera dispuesto a abandonar la disciplina del PSOE" y aseguró que los socialistas no firman el acuerdo porque el PSC "persigue a cualquier precio la supervivencia del tripartito" y "la única forma de garantizar la continuidad del tripartito es no firmar". Mas explicó que para que los socialistas catalanes y su formación lleguen a un acuerdo contra la crisis es necesario que el Govern acepte sus propuestas anticrisis, que pasan por reducir temporalmente los impuestos, bajar el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) de menos de 25.000 euros y el impuesto de sociedades, así como reducir un 10 por ciento los sueldos de los consellers y los altos cargos, entre otras. "Sólo puede haber un acuerdo PSC-CiU si los socialistas asumen los puntos básicos de nuestro programa", afirmó. Mas reconoció que las diferencias entre ambos "son muchas" y que, si no se alcanza dicho acuerdo, los nacionalistas no harán "oposición destructiva". VE DIFÍCIL UNA RELACIÓN ESTABLE CON EL PSOE Sobre la relación con los socialistas españoles aseguró que es "muy difícil" tener una relación estable con el PSOE si en Cataluña tienen que hacer "continuamente oposición al PSC" y añadió que una de las condiciones básicas para esa eventual relación pasa por conseguir un buen modelo de financiación, que se cumpla el Estatut, también en cuanto a inversiones, y llegar a un acuerdo en el plan contra la crisis. "Si todas esas condiciones se cumpliesen podríamos pensar en ello, pero hoy no se cumple ninguna", resumió. Reconoció que CiU ha recibido mensajes del PSOE, aunque él personalmente no, y señaló que actualmente tanto España como Cataluña "tienen gobiernos débiles". "Ni podemos ni queremos ser pareja estable del PSOE. Zapatero no ha entendido nada. Si quiere aliados, debe respetarlos, seducirlos; no puede maltratarlos. El PSOE pretende poder maltratar a los partidos nacionalistas en sus territorios y a la vez que estos le salven en Madrid", defendió. Añadió que tampoco ve "posibilidad alguna de recomponer relaciones con el PP" y aseguró que el objetivo de cara a la próxima legislatura es tener "un gobierno fuerte, un gobierno de CiU". "Lo que se ha acabado ya es apoyar gratis al PSOE por miedo al PP", espetó. Mas se mostró confiado en que CiU ganará las próximas elecciones y que gobernará, aunque aseguró que en el día a día actuarán con modestia. "Tenemos que trabajar con constancia y modestia, sin euforia prematura, al estilo de Guardiola", dijo.