Ibarretxe mantendrá un estatus y recibirá una indemnización

  • Vitoria, 6 may (EFE).- Juan José Ibarretxe, que hasta mañana será lehendakari en funciones, mantendrá un estatus como ex presidente y recibirá una indemnización económica por cese, como los consejeros y altos cargos del Gobierno Vasco.

Vitoria, 6 may (EFE).- Juan José Ibarretxe, que hasta mañana será lehendakari en funciones, mantendrá un estatus como ex presidente y recibirá una indemnización económica por cese, como los consejeros y altos cargos del Gobierno Vasco.

El Estatuto de Autonomía, La Ley de Retribuciones de Altos Cargos de 1988 y el decreto de 1999 que regula el estatuto del ex lehendakari definen la situación en la que, como sus predecesores, quedará Ibarretxe.

Además de mantener el título de lehendakari y el tratamiento de Excelentísimo, los ex lehendakaris tienen derecho a disponer de una Secretaría de apoyo, una oficina y un automóvil de representación, con conductor.

Disponer de la Secretaría de apoyo queda en suspenso a los dos años del cese, o cuando el ex lehendakari realice actividades retribuidas de carácter público o privado, salvo las compatibles para los miembros del Gobierno.

En cuanto a la indemnización por cese, el lehendakari, los consejeros y los altos cargos de la Administración recibirán, en un único pago, una cantidad equivalente a una mensualidad de retribución.

En el caso del lehendakari, recibirá algo más de ocho mil euros, mil más que la vicelehendakari o 1.500 más que sus consejeros.

Aparte, los que se encuentren en situación de desempleo al dejar el Gobierno percibirán una prestación económica temporal, durante al menos tres meses y como máximo hasta un año, equivalente al cuarenta por ciento de una mensualidad de su sueldo.

El País Vasco no es la única comunidad autónoma que tiene regulado el estatus de sus ex presidentes, ya que comunidades como Cataluña, Galicia, Comunidad Valenciana, Navarra o La Rioja, también lo recogen en su normativa.

Además, los ex altos cargos de la Administración central, desde el presidente del Gobierno a secretarios de Estado, perciben durante un máximo de dos años una indemnización del ochenta por ciento de su sueldo.

Los ex presidentes del Gobierno tienen reconocida una dotación vitalicia para gastos de oficina, dos funcionarios a su disposición, coche, chófer y seguridad.