La aprobación de las leyes de Régimen Local y financiación se retrasará para lograr máximo consenso, según Junta y FAMP

Se producirá un retraso en el registro de ambas leyes en el Parlamento, algo que los grupos acordaron que fuera el próximo mes de junio

SEVILLA, 7 (EUROPA PRESS)

La Junta y la Federación Andaluza de Municipios y Provincias (FAMP) garantizaron hoy que las leyes de Régimen Local y de participación de los ayuntamientos en los tributos de la comunidad estarán aprobadas antes de las elecciones municipales de 2011, mientras que, en aras a conseguir el consenso tanto a nivel municipal como de los partidos políticos, se producirá un retraso en el registro de ambas normas en el Parlamento, ya que los grupos alcanzaron un acuerdo para que estuvieran el próximo mes de junio.

El consejero de Gobernación, Luis Pizarro, que mantuvo hoy una reunión en Sevilla con el presidente de la Federación Andaluza de Municipios y Provincias (FAMP), Francisco Toscano, para abordar este asunto, explicó en rueda de prensa que, obviamente, existe ya un trabajo hecho y que el Gobierno estaría en condiciones de poner en marcha el procedimiento de desarrollo de ambas normas, con el objetivo de que estuvieran registradas en la Cámara en junio, si bien, a su juicio, se requiere tiempo para buscar esa necesaria "conciliación" entre los intereses de la administración y el órgano de representación municipal, así como para posibilitar el consenso a nivel de partidos, ya que esta normativa no debería aprobarse sólo con los votos del PSOE.

"Hay que intentar el compromiso de todos los partidos, de manera que merece la pena que hagamos este esfuerzo", sentenció Luis Pizarro, quien indicó que si las fuerzas políticas fueron capaces de ponerse de acuerdo en relación con el nuevo Estatuto de Autonomía, también se puede esperar que ocurra lo mismo en relación con dos leyes de gran trascendencia. "Eso es lo que esperan los ciudadanos del PSOE, del PP y de IULV-CA", apuntó.

Tras insistir en que no se va a empezar a trabajar, en modo alguno, "de cero", ya que hay mucho trabajo hecho durante el primer año de la Legislatura, Pizarro indicó que lo que se persigue principalmente es contar con dos leyes que no representen en exclusiva a los alcaldes del PSOE, sino que tienen que representar a los 770 municipios de Andalucía, sean del color político que sean, por lo que es necesario un "gran consenso tanto en el ámbito municipalista como en sede parlamentaria".

Pizarro indicó que tanto él como el presidente de la Junta, José Antonio Griñán, tienen el convencimiento de que estos asuntos requieren de mucho diálogo, negociación y acuerdos, algo que, según apuntó, han encontrado en la FAMP, al tiempo que quiso tender la mano a todos los alcaldes, sean del partido que sean, para acordar todo este proceso legal y se logre potenciar el papel del municipalismo y resolver la financiación de las corporaciones locales.

Luis Pizarro confió en que el "sentido de la responsabilidad y lealtad de los alcaldes del PP se imponga en el interior de ese partido y hagan ver a Javier Arenas que el camino para conseguir unas buenas leyes es a través del diálogo y no boicoteando actos del presidente de la Junta" o, como han hecho alcaldes de IU, con encierro en instituciones.

Por su parte, Francisco Toscano manifestó que él siempre pensó y lo dijo públicamente que el plazo de los partidos en el Parlamento para que ambas leyes estuvieran registradas en junio era "cortísimo", toda vez que se trata de normas complejas y únicas que deben ser potentes y contribuir de verdad a resolver un problema que tienen ahora los ayuntamientos, al tiempo que deben marcar "un precedente para todo el territorio nacional". A su entender, probablemente, sería fácil que las leyes estuvieran en el Parlamento en junio, pero si se pretende que haya un "pacto de estado y que sean consensuadas, hay que intentarlo".

Toscano manifestó que si en el mundo municipal se ha conseguido consensuar por unanimidad las posiciones que se querían plantear ante la Junta, existe la "esperanza de que ello también ocurra a nivel del Parlamento".

Asimismo, Francisco Toscano quiso dejar claro que el trabajo hecho con la anterior consejera de Gobernación, Clara Aguilera, ha sido muy importante, en línea con lo que la FAMP pretende, si bien a partir de hoy se inicia una etapa "más abierta y de mayor solidez por parte de la consejería ante los temas que demandamos los ayuntamientos". A su entender, siempre ha existido receptividad por parte de Gobernación, si bien ahora habrá una "mayor convicción y solidez del nuevo consejero hacia el mundo municipal", sobre todo, por el precedente del trabajo que realizó, como dirigente del PSOE, en relación con el nuevo Estatuto de Autonomía.

DESCENTRALIZACIÓN DE LA ADMINISTRACIÓN AUTONÓMICA

De otro lado, el consejero de Gobernación se refirió al objetivo sobre la descentralización política y administrativa de la administración de la Junta, apuntando que, a partir de ahora, se establecerá un método de trabajo que lleve a un diagnóstico, a partir del cual y antes de final de año se pueda empezar a trabajar y se aborde el marco jurídico en el que ha de desarrollarse esta reforma de la administración andaluza.

Agregó que los tres objetivos básicos son que la administración sean cada vez más ágil y eficaz; que sea más cercana a los ciudadanos, y que muchas de las decisiones y soluciones que se adoptan ahora en el ámbito de Sevilla se tomen en cada una de las provincias.