La Asamblea de Madrid llevará a los tribunales los disturbios de ayer

  • Madrid, 8 may (EFE).- La Asamblea de Madrid denunciará ante los tribunales los disturbios ocurridos ayer dentro y fuera de su sede, ya que el PP cree que los trabajadores que la apedrearon y los diputados del PSOE e IU que les apoyaron pudieron cometer delitos de "perturbación del orden público" e "injurias a las instituciones".

Madrid, 8 may (EFE).- La Asamblea de Madrid denunciará ante los tribunales los disturbios ocurridos ayer dentro y fuera de su sede, ya que el PP cree que los trabajadores que la apedrearon y los diputados del PSOE e IU que les apoyaron pudieron cometer delitos de "perturbación del orden público" e "injurias a las instituciones".

La denuncia la interpondrá la Presidencia de la Asamblea, "para poner los hechos en conocimiento de la Justicia, por si pudieran ser constitutivos de delitos tipificados en los artículos 494 y 497 del Código Penal", han explicado fuentes de la Cámara.

La Presidencia remitirá también a la Delegación del Gobierno y al Ministerio del Interior sendos escritos para que "pidan responsabilidades, en su caso, (a los organizadores de la manifestación) por saltarse las prescripciones por las que se les autorizó a manifestarse" frente al Parlamento regional.

Además, la Mesa de la Asamblea "estudiará" si el pleno puede "sancionar" reglamentariamente al parlamentario socialista José Quintana por "insultos" a la presidenta de la Cámara, Elvira Rodríguez, lo que supone que Quintana podría ser "suspendido temporalmente en sus derechos y deberes por incumplimiento de los deberes de los diputados".

La vicepresidenta de la Asamblea, Cristina Cifuentes (PP), ha anunciado hoy estas medidas a los portavoces parlamentarios, en una reunión extraordinaria de la Junta de Portavoces, que ha analizado -en ausencia de la presidenta, Elvira Rodríguez- durante casi dos horas los incidentes de ayer, a petición del grupo popular.

Durante el pleno de ayer, varias decenas de trabajadores de Iveco-Pegaso, Arcelor Mittal y BP Solar, afectados por expedientes de regulación de empleo (ERE), fueron expulsados de la Cámara por proferir gritos contra la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre.

Los diputados de la oposición se pudieron de parte de los trabajadores, a los que dedicaron un aplauso mientras eran desalojados; y el socialista Quintana fue expulsado también tras enfrentarse verbalmente a la presidenta de la Asamblea por haberles echado.

En ese momento, los diputados del PSOE e IU abandonaron sus escaños y salieron a la calle para expresar su apoyo al millar de trabajadores que permanecían concentrados y que, poco después, rompieron el cordón policial hasta llegar a la puerta del Parlamento, donde arrojaron piedras, tuercas y cubitos de hielo.

"En los juzgados nos veremos, si así lo desea la Presidencia de la Cámara", ha advertido hoy la portavoz de IU, Inés Sabanés, tras afirmar que su grupo "asume que aplaudió en el hemiciclo después de los conflictos y que acompañó a los trabajadores en la calle".

Sabanés ha asegurado que los populares "no van a conseguir amordazarles", ni van a darles "lecciones de lo que se puede hacer en un Parlamento, con la que está cayendo en esta Asamblea".

La portavoz del PSOE, Maru Menéndez, ha calificado de "disparate" que la Presidencia de la Cámara opte por la vía judicial, y se ha mostrado convencida de que el PP está "instalado en una huida hacia adelante para tapar con cualquier cosa que la corrupción les alcanza y que alcanza directamente al núcleo de la presidenta Esperanza Aguirre".

Por su parte, el portavoz del PP, David Prez, ha responsabilizado al PSOE e IU de las "alteraciones del orden gravísimas y sin precedentes que se produjeron ayer" y ha acusado a los socialistas de querer "dinamitar la normalidad parlamentaria".

Pérez ha hecho hincapié en que "hubo que cerrar la Asamblea para evitar una entrada de consecuencias impredecibles" y en que los manifestantes "arrojaron objetos contundentes y corearon consignas violentas".