La restricción de uso del agua de abasto en la capital grancanaria se mantendrá hasta que Emalsa restablezca su calidad

Ayuntamiento de la capital grancanaria ordena a Emalsa informar públicamente de la limitación de utilización del agua

LAS PALMAS DE GRAN CANARIA, 18 (EUROPA PRESS)

Las restricciones de uso del agua de abasto en Las Palmas de Gran Canaria (tanto para su ingestión directa como para su uso en la elaboración de alimentos) se mantendrán hasta que la empresa Emalsa responsable de su calidad comunique que ha restablecido los parámetros establecidos para su utilización, según informó hoy el Ayuntamiento capitalino, que ha ordenado a la compañía informar públicamente de la limitación de empleo del agua de abasto, determinada por la Consejería de Sanidad del Gobierno canario, por un exceso de boro en el líquido.

El Consistorio advierte en un comunicado de que la corporación local fue la que solicitó el pasado mes de febrero un informe al Ejecutivo regional sobre la gestión de la citada compañía.

De este modo sale al paso de la información difundida hoy por el Gobierno autonómico en el que asegura que está tramitando un expediente sancionador a Emalsa y sostiene que informó ya en marzo al Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria del "flagrante incumplimiento" de éste y de la compañía del contenido del incumplimiento de Emalsa en las obligaciones derivadas del Real Decreto 140/2003 por el que se establecen los criterios sanitarios de la calidad del agua de consumo humano, por no cargar en el SINAC (Sistema de Información Nacional de Agua de Consumo) los datos obligatorios.

En este sentido, el Ayuntamiento sostiene que en febrero de 2009 solicitó informe a la Consejería de Sanidad "sobre la gestión de la empresa mixta Emalsa en materia de abastecimiento, así como el grado de cumplimiento o incumplimiento de las obligaciones emanadas del Real Decreto 140/2003 y del Programa de Vigilancia del Agua de Consumo Humano de la Comunidad Autónoma de Canarias".

Además el Consistorio precisa que ha dado traslado a la empresa Emalsa como "responsable del incumplimiento" de los parámetros de calidad del agua de abasto en la ciudad, de las medidas de protección de la salud determinadas por Sanidad ante la superación del valor límite de boro en el agua: "Restricción de uso del agua suministrada que no podrá ser utilizada para beber, cocinar o preparar alimentos. Esta restricción incluye la utilización del agua en la industria alimentaria".

El Ayuntamiento ha dado indicaciones expresas a Emalsa para que proceda, según lo establecido en el Real Decreto 140/2003, a informar a la población de las restricciones sobre el agua de abasto determinadas por Sanidad.

Por último, el Consistorio recuerda que ha sido esta corporación quien se ha dirigido a la empresa Emalsa exigiendo la notificación, detalle y cumplimiento de los parámetros completos del Real Decreto sobre la calidad del agua de abasto en el municipio.