Mestre se despide de la Delegación del Gobierno con división de opiniones

  • Madrid, 24 abr (EFE).- Soledad Mestre ha dejado hoy el cargo de delegada del Gobierno en Madrid, al que llegó hace casi tres años nombrada por el Gobierno de Zapatero, con el reconocimiento de los partidos y las críticas de los sindicatos policiales.

Madrid, 24 abr (EFE).- Soledad Mestre ha dejado hoy el cargo de delegada del Gobierno en Madrid, al que llegó hace casi tres años nombrada por el Gobierno de Zapatero, con el reconocimiento de los partidos y las críticas de los sindicatos policiales.

"Daré respuestas directas a problemas concretos y ahondaré en la colaboración con las Administraciones, contando con los ciudadanos, a los que ofrezco una política de puertas abiertas", fueron las primeras palabras de Mestre tras prometer el cargo el 23 de mayo de 2006.

En el balance de su gestión, el PP, a través de su portavoz en la Asamblea, David Pérez, ha destacado el "buen trabajo" de Mestre, aunque ha considerado, sin concretar, "aspectos mejorables" en su gestión.

No obstante, desde sus filas tan bien se han escuchado voces críticas como la de Ignacio González, vicepresidente del Gobierno regional, cuando dijo en enero pasado que era "sorprendente" y "surrealista" que Mestre "adelante que va a fracasar en su gestión" por la crisis económica y anuncie un año "difícil" en materia de seguridad, en lugar de evitar que eso ocurra.

La portavoz del PSM en la Asamblea, Maru Menéndez, ha dicho de ella que ha hecho un trabajo "muy importante".

"Mestre ha tenido luces y sombras, como no puede ser de otra manera en una comunidad como la de Madrid, con unas relaciones institucionales tan complicadas entre el Ayuntamiento de la capital, el Gobierno autonómico y el Gobierno central", según la portavoz de IU en la Cámara regional, Inés Sabanés, quien ha destacado la "voluntad de colaboración" de Mestre, aunque opina que "no siempre ha acertado".

En la misma línea se han expresado las asociaciones de guardias civiles AUGC y Unión, que han valorado el trato que les han dispensado.

En cambio, los sindicatos policiales SUP, CEP, UFP y SPP han suspendido la gestión de Mestre, a la que han calificado de "fracaso estrepitoso" (SUP), y de ser la delegada "más nefasta" que ha pasado por Madrid (CEP).

Su etapa al frente de la Delegación se ha visto salpicada por dos hechos que se han producido en el aeropuerto de Barajas: ETA volvió a matar, el 30 de diciembre de 2006, con la explosión de una furgoneta en el aparcamiento de la T-4; y un avión MD-82 de Spanair se estrelló el 20 de agosto de 2008 dejando 154 muertos.

La inmigración ilegal, la delincuencia, la lucha contra el crimen organizado y contra la violencia machista han sido sus ejes prioritarios.

Se ha vanagloriado de que Madrid es la cuarta ciudad más segura de Europa en índice de criminalidad de entre 40 capitales, por detrás de Berna, Berlín y Bruselas.

Ha incrementado el número de agentes y reducido la criminalidad más de un 3,5 por ciento.

En materia de inmigración ilegal, tuvo que admitir un "error operativo" al hacerse público una orden interna de una comisaría madrileña que fijaba cupos mínimos de detención de 'sin papeles'.

El Ministerio del Interior dictó una "instrucción terminante para que quedase claro que esos cupos no pueden establecerse".

Mestre, por su parte, se desmarcó del escándalo: "Jamás daría una instrucción, orden o circular de esas características".

En cuanto la violencia machista, pese a que la Delegación se ha volcado para luchar contra esta lacra, iniciando un seguimiento de todos los casos con riesgo extremo y abriendo una ventanilla para que las mujeres extranjeras no tengan miedo a denunciar pese a no tener papeles, Madrid sigue siendo la autonomía con más víctimas mortales por esta causa.

En los últimos meses, los robos con fuerza por el procedimiento del 'alunizaje' se han incrementado. Da igual que sea de día o de noche; en la capital o en la periferia; estrellando un coche en el escaparate o haciendo añicos las lunas a mazazos; y a las tiendas de lujo, concesionarios de coche y ópticas se han sumado también las sucursales bancarias.

Ni la Delegación ni la Jefatura Superior de Policía dan cifras sobre este asunto. Mestre se ha limitado a decir que se han detenido a más de 15 grupos de 'aluniceros' en los últimos meses y que han sido robos en los que no se han producido heridos.

Su última promesa: una comisaría para el nuevo barrio de Las Tablas, donde son muy frecuentes los 'alunizajes', pero no dijo para cuándo.

Lo anunció el último día del mes de marzo durante la presentación del balance de criminalidad en la región el año pasado, que descendió en tres puntos respecto a 2007.