Touriño y Feijóo abordan hoy en Monte Pío el traspaso, del que el PP espera un "mínimo de información" para poder gobernar

El presidente en funciones garantiza que el proceso se desarrollará con "eficiencia, transparencia y al servicio de Galicia"

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 3 (EUROPA PRESS)

El presidente de la Xunta en funciones, Emilio Pérez Touriño, recibirá hoy en su residencia oficial de Monte Pío al que será su sucesor, Alberto Núñez Feijóo, y en este primer encuentro entre ambos para abordar el traspaso de poderes el popular espera recibir un "mínimo de información" para que su gobierno pueda empezar a trabajar "desde el primer día".

Mientras que Feijóo espera que Touriño le dé "la información que entienda que debe de dar", el socialista garantizó que el traspaso de poderes se desarrollará con "eficiencia, transparencia y al servicio de Galicia" y aseveró que se desarrollará "de acuerdo con el procedimiento y en las fechas previstas".

"Procederemos con normalidad", apostilló, pese a que Feijóo reprochó al Gobierno saliente que haya tardado desde las pasadas autonómicas del 1 de marzo hasta hoy para iniciar la transferencia de información al futuro Ejecutivo. Respecto a estas críticas, Touriño sostuvo que su actuación está siendo "sutil y exquisita", y la calificó de "diligente".

La cita entre Touriño y Feijóo se produce un día después del primer encuentro entre los representantes designados por la Xunta en funciones --el conselleiro de Presidencia en funciones, José Luis Méndez Romeu; y el secretario xeral de Presidencia, Gumersindo Guinarte-- y por el PPdeG --los diputados Pedro Puy y Agustín Hernández-- para abordar el traspaso de poderes.

PRIMER ENCUENTRO DE LA COMISIÓN

Este primer encuentro, que duró apenas once minutos y que se repetirá la próxima semana, fue "cordial" y sirvió para que los populares solicitase al Ejecutivo en funciones información sobre los temas que cree más urgentes, entre los que priorizan la economía dada la actual situación de crisis.

El documento entregado por los populares resume en cinco puntos la información que solicitan al Gobierno saliente, aunque el PP matizó a través de un comunicado que esto "no va en prejuicio de cualquier otra cuestión que el gobierno en funciones considere necesario incluir".

Concretamente, la ejecución presupuestaria "con la fecha más reciente posible" de cada consellería y del resto de organismos autonómicos es parte de los datos que el Gobierno entrante requirió al saliente, al que también solicitó información sobre la situación de tesorería, la emisión de deuda pública, o de movimientos extrapresupuestarios.

Asimismo, el PP requiere datos sobre la situación del personal de la Administración gallega así como sobre las relaciones institucionales y exteriores relacionadas con la Presidencia y la Vicepresidencia de la Xunta.

ASUNTOS DE "PARTICULAR URGENCIA"

En último lugar, quiere saber cuáles son los asuntos en curso y el estado de cuestiones específicas "de particular urgencia", entre las que citan las negociaciones sobre la financiación autonómica, el dispositivo antiincendios, el plan de ordenación del litoral, el sector lácteo, el concurso eólico y las ayudas del Igape.

Fuentes del bipartito explicaron a Europa Press que tanto Romeu como Guinarte "tomaron nota" de las peticiones formuladas por los dos representantes del PP y quedaron en convocar otro encuentro cuando estén "en disposición" de entregar la documentación solicitada por los populares, en cualquier caso la próxima semana.

En el encuentro de ayer, que tuvo lugar en dependencias de la Consellería de Presidencia, la comisión que organizará el traspaso de poderes también revisó el calendario, aunque sin fijar una fecha límite para culminar el proceso, a la espera de que la Mesa del Parlamento fije hoy el debate de investidura del presidente de la Xunta, que está previsto para los días posteriores a la Semana Santa.

PRECEDENTES

En el precedente más inmediato, el traspaso de poderes de la era de Manuel Fraga al bipartito estuvo pendiente hasta después del escrutinio del voto emigrante, que se inició el 27 de junio de 2005, una semana después de la fecha de las elecciones, ya que hubo que esperar a los resultados de ese recuento para confirmar que el PP se quedaba, con 37 escaños, a uno de la mayoría absoluta.

El 29 de junio de 2005, Fraga dio órdenes a su gabinete de acelerar la transferencia de la Xunta a PSdeG y BNG, pero hasta el 22 de julio, Fraga y Touriño no se reunieron para organizar el traspaso de poderes, cuando acordaron designar sendas comisiones, una por parte del Gobierno saliente y otra del entrante, para ejecutar el traspaso de poderes.

El propio Núñez Feijóo, por aquellas fechas vicepresidente primero de la Xunta, junto con Xosé Manuel Barreiro, y el conselleiro de Presidencia, Jaime Pita, fueron designados para integrar la comisión del gobierno saliente que negoció el traspaso de potestades.

Por parte del bipartito, Romeu fue uno de los designados para las negociaciones, en las que también participaron el nacionalista Alfredo Suárez Canal, después conselleiro de Medio Rural; y el socialista Ismael Rego, portavoz del PSdeG en la Cámara la pasada legislatura.