Zapatero basa los cambios en un cambio de ritmo en la lucha contra la crisis y para fortalecer la cohesión territorial

Señala la participación de Chaves y Salgado en financiación de CCAA y apunta hacia los cambios en Andalucía como motivo de las filtraciones

MADRID, 7 (EUROPA PRESS)

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, justificó hoy los cambios que ha llevado a cabo en el Gobierno en la necesidad de anticipar la recuperación económica y la creación de empleo, fortalecer la cohesión social y territorial de España y abordar todas las reformas y cambios que demanda la segunda década del siglo XXI. En su opinión, el nuevo gobierno es un "equipo fuerte, activo y con gran peso político".

Zapatero también respondió a varias preguntas en relación con las filtraciones que se han producido sobre la crisis de Gobierno y lo atribuyó a que algunos cambios suponían un "proceso que comportaba la participación de varias personas". "Todo el mundo sabe de lo que estoy hablando dijo", sin especificar, pero en clara referencia a los cambios que la remodelación implicaba en la Junta de Andalucía.

Zapatero expuso que Elena Salgado y Manuel Chaves tendrán también responsabilidades en la negociación de la financiación autonómica, aunque precisó que en ella participa "todo el Gobierno" y "directamente el presidente" de manera "muy especial". En este sentido, Zapatero dijo que la "colaboración en los aspectos técnicos de Economía y Hacienda es fundamental y también la colaboración de quien tiene la responsabilidad del dialogo con las CCAA, la cooperación territorial".

El jefe del Ejecutivo explicó que los cambios, que afectan a seis departamentos ministeriales e incluyen cinco nuevos ministros, responden a la convicción de que la evolución del contexto político y la situación económica "demandan un cambio de ritmo para afrontar con más impulso y fortaleza la etapa que ahora se inicia" y que tendrá, dijo, un momento singularmente "importante" en el primer semestre de 2010 con la presidencia de España de la UE.

DECISION COMPARTIDA CON SOLBES

Zapatero, que argumentó la elección de cada uno de los nuevos ministros, reconoció que la sustitución de Pedro Solbes al frente de Economía fue "fruto de una reflexión" y de una "decisión compartida", de la necesidad de imprimir un "cambio de ritmo, de acelerar y poner toda la energía que podamos en combatir la crisis económica".

Precisamente esta es la explicación que ofreció del por qué había elegido a Elena Salgado para pilotar la política económica: su eficacia en la gestión. En este sentido, explicó que ha sido ministra desde 2004 y "en todas las tareas he visto una extraordinaria eficacia en la gestión" y además, recalcó que, en una crisis económica es "determinante" que las medidas "sean eficaces, se lleven a la práctica con la máxima celeridad y lleguen al tejido económico".

Por ello, Zapatero recalcó que ha querido dar un "cambio de ritmo" en la puesta en práctica efectiva de las medidas económicas del Gobierno y "esa es la gran razón de la elección de Elena Salgado".

El jefe del Ejecutivo enmarcó también estos cambios en el hecho de que la lucha de la crisis ha entrado en una fase nueva, ya que la reciente reunión del G-20 marca un "punto de inflexión ante la crisis" y porque los líderes mundiales han sentado en Londres las bases de un nuevo orden económico internacional.

CHAVES TENDRA LA INTERLOCUCION CON LAS CCAA

El papel de Manuel Chaves como vicepresidente tercero y ministro de Cooperación Territorial, será el de coordinar la interlocución con las CCAA y los ayuntamientos y presidir la comisión delegada de cooperación territorial.

Según explicó Zapatero, Manuel Chaves cumple con los requisitos necesarios para conducir el diálogo territorial, "tan importante como el diálogo social", debido a su "comprensión profunda" y "profundo respeto" por el modelo de Estado de las Autonomías, así como por su "gran capacidad de interlocución política", necesaria para poder completar el desarrollo de los nuevos estatutos y su "constatada experiencia en todos los niveles de Gobierno".

"Nadie mejor para dirigir esta política de cooperación territorial que quien ha presidido la mayor comunidad autónoma de España durante casi 20 años", exclamó el presidente, tras destacar que si la "colaboración activa e intensa" entre el Gobierno, las comunidades autónomas y los ayuntamientos es una prioridad política, "hoy lo es mucho más".

Zapatero subrayó la importancia de que "todas las instituciones y todas las administraciones públicas en cualquier nivel" se incorporen a la lucha contra la crisis y encuentren formas de sumar y coordinar esfuerzos. "Cada administración tiene sus propias competencias y responsabilidades, pero los problemas son de todos y los objetivos también", remachó.

BLANCO: CLARA VISION DE CONJUNTO

Asimismo, Zapatero explicó que el nuevo ministro de Fomento, José Blanco, cuenta con "las mejores condiciones políticas y personales" para dirigir la política de infraestructuras, "el instrumento más poderoso para la cohesión económica de España".

Según el presidente, el 'número dos' de los socialistas reúne las características para acometer esta tarea en la "etapa" que ahora se inicia: "Una clara visión de conjunto, autoridad, sensibilidad política y capacidad para reconocer las necesidades reales de cada territorio, equilibrar decisiones y ordenar prioridades conforme al interés general", enumeró.

La no creación de un Ministerio de Deportes, como había prometido al equipo que ganó la Copa Davis, fue justificada por el presidente en que la "manera más útil y eficaz" de poner "en primer plano al deporte español" era que dependiera directamente del presidente del Gobierno.

El traslado a Educación de las Universidades se debe, según dijo, "a la personalidad el ministro", debido a las responsabilidades que ha ocupado y su personalidad dialogante, ya que tendrá por delante la adaptación del llamado proceso de Bolonia.

Del mismo modo, Zapatero consideró que González Sinde es idónea para afrontar las "enormes posibilidades" de la cultura y, de Trinidad Jiménez, destacó su "capacidad política" y su "sensibilidad social".

FILTRACIONES POR PARTICIPACION DE MUCHAS PERSONAS.

En cuanto a las filtraciones que el domingo anticiparon que Zapatero haría un cambio de gobierno e incluso algunos de sus nombres, el presidente apuntó que no es "infrecuente" que se produzcan y destacó que, en este caso, tienen una "explicación" y es que "lógicamente algunos de los cambios suponían un proceso que comportaba la participación de varias personas".

"Todo el mundo sabe de lo que estoy hablando", se limitó a decir el presidente, sin especificar, pero en clara referencia a los cambios que la remodelación implicaba en la Junta de Andalucía. En cualquier caso, aseguró que su decisión era anunciar los cambios hoy mismo y además, explicó que cuando se fue a la cumbre del G-20 ya tenía "bastante aproximados muchos de los cambios", aunque reconoció que algunas cosas las había pensado a lo largo de las cumbres en las que ha participado estos últimos días.

También subrayó que, con estas filtraciones, se constata que en España hay "muy buenos periodistas" y que el Gobierno tiene "una clara vocación por la transparencia" y remachó que, en cualquier caso, el conocimiento previo de su intención de remodelar su Gabinete no ha influido en su "extraordinariamente provechosa" semana de actividad en política exterior.

Al ser preguntado por si las filtraciones empañaron el día de su primera entrevista con el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, Zapatero aseguró que la reunión fue "muy bien" y que este "trabajo" tendrá "resultados que se van a ver con el tiempo".

Sobre la posibilidad de un encuentro con Mariano Rajoy, Zapatero señaló que han hablado por teléfono en relación al sistema financiero y que podrían verse "en cualquier momento" para abordar este asunto.