Dos saharauis heridos, uno de ellos grave, por una mina anti-persona en el muro militar marroquí

  • Rabuni (Argelia),10 abr (EFE).- Dos jóvenes saharauis de 16 y 21 años han resultado heridos hoy, uno de ellos de gravedad, al pisar una mina anti-persona mientras participaban en una cadena humana para exigir el derribo del muro militar marroquí que divide el Sahara Occidental.

Dos saharauis heridos, uno de ellos grave, por una mina anti-persona en el muro militar marroquí

Dos saharauis heridos, uno de ellos grave, por una mina anti-persona en el muro militar marroquí

Rabuni (Argelia),10 abr (EFE).- Dos jóvenes saharauis de 16 y 21 años han resultado heridos hoy, uno de ellos de gravedad, al pisar una mina anti-persona mientras participaban en una cadena humana para exigir el derribo del muro militar marroquí que divide el Sahara Occidental.

El acto de protesta, en el que participaban 2.500 personas, principalmente españoles -ninguno de ellos ha resultado herido- y saharauis, se desarrolló, en un principio, de forma pacífica.

Los manifestantes marcharon a medio kilómetro del punto del muro conocido como el "recodo", próximo al vértice fronterizo de Argelia y Mauritania.

En el "recodo" un centenar de manifestantes saltó la zona de seguridad de la concentración y algunos de ellos llegaron a adentrase en la alambrada que rodea el muro, incluso arrancaron parte de la misma.

Uno de saharauis pisó una mina anti- persona que produjo una explosión e hirió de gravedad a Brahim Husein Ladeid ,de 16 años, que perdió la pierna derecha a la altura de la rodilla y tuvo que ser traslado hasta el Hospital Central del Campo de Refugiados de Rabuni (Argelia)

A consecuencia de la detonación, otro joven saharaui Salem Mohamed Larusi, de 21 años, ha resultado herido y la metralla podría causarle la pérdida de la vista, según han informado fuentes del Frente Polisario.

El presidente de la Coordinadora Española de Asociaciones en Solidaridad con el pueblo saharaui, Francisco Taboada, ha declarado a Efe que ningún miembro de la Misión de la ONU para el Sahara Occidental (MINURSO) ha estado presente en este acto.

Los militares marroquíes, encaramados en el muro, no han realizado ningún tipo de acción y han permanecido impasibles ante los hechos.

Por su parte, el Delegado Saharaui para España, Bucharaya Beyun, ha declarado que ningún país miembro de la comunidad internacional se ha puesto en contacto con las autoridades saharauis para tratar sobre este hecho.

El incidente se han producido durante la cadena humana que 2.500 personas han realizado frente al muro militar marroquí que divide el Sahara Occidental, para exigir su derribo, denunciar la ocupación marroquí y pedir la celebración de un referéndum de autodeterminación.

Durante toda esta Semana Santa, 2.500 españoles se han desplazado en 17 vuelos chárter para convivir con el pueblo saharaui alojándose en sus jaimas y participar en distintos actos de solidaridad, que han culminado con la formación de esta cadena humana.

Los participantes se desplazaron desde los campos de refugiados de Tinduf en camiones y todoterrenos dispuestos por el Frente Polisario, que también se encargó del avituallamiento, formando una larga caravana que circuló por la planicie desértica y pedregosa de la zona.

El muro de arena, piedra y alambre de espino -uno de los más largos del mundo con 2.800 kilómetros- está plagado de minas anti-persona, atraviesa la antigua colonia española prácticamente de Norte a Sur, y separa a sus habitantes.

Los marroquíes controlan los dos tercios occidentales del territorio y la franja superior del Norte, mientras que el Frente Polisario domina el lado oriental, fronterizo con Argelia y Mauritania.

En 1991 se acordó un alto el fuego después de 16 años de guerra supervisado por la ONU, que apoyó un referéndum de autodeterminación y envío una misión al Sahara para su celebración, pero Marruecos ha rechazado hasta ahora la realización de la consulta alegando desacuerdos con la composición del censo de votantes.

Esta reivindicación, que pretende ser un toque de atención a la comunidad internacional sobre este conflicto, llega en un momento de especial importancia tras la designación de un nuevo enviado del secretario general de la ONU para el Sahara Occidental.

El embajador norteamericano Christopher Ross ha asegurado que trabajará para alcanzar una solución negociada, sin condiciones previas, y que podría suponer la apertura de una quinta ronda de contactos entre Marruecos y los independentistas saharauis.