El cambio climático y guerras hundirían las ayudas, dice Oxfam

LONDRES (Reuters) - Las agencias de ayuda humanitaria de todo el mundo se verán sobrepasadas por un aumento en el número de personas afectadas por desastres ligados al cambio climático para 2015, a menos que la cantidad y calidad de la asistencia mejore, indicó el martes un informe.

"No hay nada inevitable sobre un futuro en el que un mayor número de personas mueren y que genera desamparados por los desastres naturales y los conflictos", dijo el informe del grupo internacional de ayuda humanitaria Oxfam.

"En un futuro de cambio climático, peligros crecientes y proliferación de desastres, el mundo aún puede mitigar las amenazas y reducir la vulnerabilidad de la gente a ellos", señaló.

Se prevé que las crisis climáticas afectarán a más de 375 millones de personas cada año para 2015, un aumento respecto a los 250 millones de la actualidad, al tiempo que el calentamiento global provoca condiciones más extremas, como sequías e inundaciones, afirmó el informe.

La cifra no incluye a personas afectadas por otros desastres, como terremotos y conflictos.

Para lidiar con la necesidad sin precedentes de asistencia, los gastos en ayuda humanitaria deberán incrementarse en al menos un 25 por ciento al año, desde cerca de 14.000 millones de dólares (unos 10.700 millones de euros) en 2006, aseveró Oxfam.

El informe también instó a las naciones ricas a ofrecer ayuda de manera más justa, en lugar de hacerlo de acuerdo a sus intereses políticos y de seguridad.

"El sistema humanitario es una lotería a gran escala", dijo en un comunicado la presidenta ejecutiva de Oxfam en Reino Unido, Barbara Stocking.

"La respuesta es a menudo inconstante, demasiado poca, demasiado tarde y no lo suficientemente buena. Debería haber una reforma fundamental del sistema para que aquellos con necesidades sean la primera y máxima prioridad", declaró.

La agencia advirtió que el cambio climático amenazaba su trabajo en la superación de la pobreza y solicitó a las naciones ricas que se comprometan con las negociaciones de Naciones Unidas para recortar las emisiones de gases de efecto invernadero, evitando un aumento de la temperatura mundial en dos grados centígrados.

También pidió una suma de al menos 50.000 millones de dólares al año para ayudar a los países pobres a adaptarse a un inevitable cambio climático.