Marruecos y Polisario se acusan mutuamente ante el Consejo de Seguridad de la ONU

  • Naciones Unidas, 13 abr (EFE).- Marruecos y el Frente Polisario se acusaron mutuamente ante el presidente de turno del Consejo de Seguridad de la ONU, el mexicano Claude Heller, por los incidentes ocurridos el pasado 10 de abril en el disputado territorio del Sahara Occidental, se anunció hoy.

Marruecos y Polisario se acusan mutuamente ante el Consejo de Seguridad de la ONU

Marruecos y Polisario se acusan mutuamente ante el Consejo de Seguridad de la ONU

Naciones Unidas, 13 abr (EFE).- Marruecos y el Frente Polisario se acusaron mutuamente ante el presidente de turno del Consejo de Seguridad de la ONU, el mexicano Claude Heller, por los incidentes ocurridos el pasado 10 de abril en el disputado territorio del Sahara Occidental, se anunció hoy.

El representante del Polisario ante la ONU, Ahmed Bujari, mandó hoy una carta a Heller en la que denunció la explosión de una mina antipersonas en el muro que delimita el territorio del Sahara Occidental administrado por Rabat que causó varios heridos, entre ellos un joven que perdió un pie.

Un grupo de saharauis cruzó el pasado 10 de abril la alambrada que rodea el muro de arena de casi 2.800 kilómetros, durante una manifestación en la que participaron unas 2.500 personas.

El acto de protesta, en el que tomaron parte principalmente españoles y saharauis, transcurría de forma tranquila hasta que un centenar de manifestantes saltó la zona de seguridad de la concentración y algunos de ellos se adentraron en la alambrada que rodea el muro, arrancando parte de la misma.

Según la misiva de Bujari, Marruecos debería poner de manera urgente a disposición de la ONU y de organizaciones no gubernamentales como "Landmine Action" la información que tenga para detectar y desactivar ese tipo de armamento.

"De forma contraria a lo que Marruecos dice, no hubo una actividad o acción militar. Era una manifestación pacífica celebrada por saharauis y extranjeros que ni estaban armados ni equipados con aparatos para detectar minas y no dispararon un solo tiro", agregó.

Por su parte, el canciller marroquí, Taib Fasi Fihri, envió una misiva similar el pasado viernes, en la que instó al Consejo de Seguridad de la ONU a "asumir responsabilidades" respecto a lo que considera una "violación del alto el fuego" por el Frente Polisario.

Marruecos, en esa carta, pide a la ONU que tome las medidas "pertinentes" después de ese incidente, en el que dos jóvenes saharauis de 16 y 21 años resultaron heridos al pisar una mina antipersona después de traspasar la alambrada, cuando participaban en una cadena humana para exigir el derribo del muro militar marroquí.

En la carta del representante polisario ante la ONU se señala que los acuerdos firmados por ambas partes con la Misión de las Naciones Unidas para el Referéndum del Sahara Occidental (Minurso) "son claros y en varios informes al Secretario general (de la ONU) se ha señalado que Marruecos no los respeta".

Por su parte, la misiva del Gobierno de Rabat pide al organismo internacional "tomar las disposiciones necesarias para asentar su autoridad en la zona situada entre el dispositivo de defensa y los territorios argelino y mauritano".

También agrega que Marruecos "se reserva el derecho de tomar todas las medidas necesarias para poner fin a tales actuaciones, preservar su seguridad nacional y asegurar la tranquilidad de su población".

A esas cartas se une otra escrita por el presidente de la República Árabe Saharaui Democrática, Mohamed Abdelaziz, al secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, en la que le pide utilizar su influencia para conseguir la "demolición" de ese muro marroquí que divide el Sahara Occidental, informó la agencia saharaui SPS.

Desde que España abandonó en 1976 el Sahara Occidental, los marroquíes controlan los dos tercios occidentales del territorio y la franja superior del Norte, mientras que el Frente Polisario domina el lado oriental, fronterizo con Argelia y Mauritania.

En 1991 se acordó un alto el fuego después de 16 años de guerra supervisado por la ONU, que apoya un referéndum de autodeterminación y envío una misión al Sahara para su celebración, pero Marruecos ha rechazado hasta ahora la realización de la consulta alegando desacuerdos con la composición del censo de votantes.