Moratinos comienza una gira por Corea del Sur y Filipinas

  • Madrid, 22 mar (EFE).- El ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, comienza hoy una gira por Corea del Sur y Filipinas para estrechar lazos políticos, económicos y culturales con ambos países y reafirmar el interés de España en potenciar su relación con las principales potencias asiáticas.

Moratinos comienza una gira por Corea del Sur y Filipinas

Moratinos comienza una gira por Corea del Sur y Filipinas

Madrid, 22 mar (EFE).- El ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, comienza hoy una gira por Corea del Sur y Filipinas para estrechar lazos políticos, económicos y culturales con ambos países y reafirmar el interés de España en potenciar su relación con las principales potencias asiáticas.

Moratinos visitará en primer lugar Corea del Sur, país que presidirá el G-20 el próximo año, y de ahí se desplazará el martes a Filipinas para consolidar la amistad con la ex colonia española en todas las áreas de cooperación.

El ministro se interesará en Manila por la situación del preso español Francisco Larrañaga, pendiente de su trasladado a España para cumplir su condena una vez que se le conmutó la pena de muerte, a la que fue sentenciado en 2004 acusado del asesinato de dos mujeres filipinas, por la de la cadena perpetua.

Es la primera vez que Moratinos visita ambos países, que el Gobierno considera estratégicos para asentar la presencia de España en Asia y aprovechar las oportunidades económicas que presenta esta región.

Corea del Sur, la cuarta potencia asiática después de China, India y Japón, es considerado un "aliado natural" de España por la sintonía en cuestiones como la crisis financiera en el marco del G-20, la lucha contra el terrorismo, la reforma de la ONU o el diálogo intercultural.

La visita que hizo a España el presidente surcoreano, Roh Moo-hyun, en febrero de 2007, fue un punto de inflexión en la cooperación entre ambos países, que se verá reforzada al coincidir en 2010 el mandato del G-20 de Corea del Sur con la presidencia española de la UE.

Moratinos aprovechará su reunión con el primer ministro, Han Seung-soo, para exponerle el interés de las empresas españolas en penetrar en el mercado surcoreano, apenas explorado hasta ahora.

El intercambio comercial sólo ronda los 4.000 millones de euros, una cifra que el Gobierno considera escasa para el potencial de un país con poblaciones similares y un peso dentro de Asia similar al de España en Europa.

Otro aspecto vinculante es el interés creciente de Corea del Sur en la cultura e idioma españoles, lo que se concretará próximamente con la apertura de una sede del Instituto Cervantes.

En Filipinas, Moratinos se entrevistará con la presidenta, Gloria Macapagal, que también llevó a cabo una visita a España en 2007 que puso de manifiesto la "excelente amistad" que une a ambos países, "quizá la mejor que jamás haya habido" con la que fuera colonia española hasta 1898, según fuentes de Exteriores.

Moratinos agradecerá a Macapagal todo lo hecho para que Larrañaga evitara la pena de muerte y pudiera cumplir el resto de su condena en España en virtud del tratado firmado el pasado año.

Una vez que el Parlamento filipino ha aprobado el convenio, el traslado de Larrañaga está pendiente de cómo se aplica el reglamento del acuerdo, trámite que podría prolongarse todavía varias semanas, según las fuentes.

El ministro también manifestará la gratitud por la decisión de que el español vuelva a ser una asignatura de estudio obligatorio en las escuelas del país, después de que fuera eliminado del sistema educativo en 1987 durante la etapa de la presidenta Corazón Aquino.

El Gobierno considera esta medida una muestra más del compromiso de Filipinas en fortalecer una relación cuyo único punto débil es el económico, con un insignificante volumen de comercio.

La visita a Manila servirá además para expresar el compromiso de España con el fin de la violencia en Filipinas, donde los comunistas del Nuevo Ejército del Pueblo (NEP) y los musulmanes de Frente Moro de Liberación Islámica (FMLI) aún mantienen su actividad armada después de tres décadas.