Universitarios piden el apoyo del Cervantes para preservar el español en el Sahara

  • Tifariti (Sahara Occidental), 26 feb (EFE).- Universitarios españoles y latinoamericanos demandaron hoy el apoyo del Instituto Cervantes para ayudar en la preservación y la promoción del español como segunda lengua entre los saharauis, el único pueblo del mundo árabe que habla castellano de forma mayoritaria.

Universitarios piden el apoyo del Cervantes para preservar el español en el Sahara

Universitarios piden el apoyo del Cervantes para preservar el español en el Sahara

Tifariti (Sahara Occidental), 26 feb (EFE).- Universitarios españoles y latinoamericanos demandaron hoy el apoyo del Instituto Cervantes para ayudar en la preservación y la promoción del español como segunda lengua entre los saharauis, el único pueblo del mundo árabe que habla castellano de forma mayoritaria.

Las vías para preservar y fomentar el uso del español entre los saharauis fue hoy uno de los temas centrales de una conferencia internacional organizada en Tifariti, localidad en la zona del Sahara Occidental bajo control del Frente Polisario, a unos 400 kilómetros de los campamentos de refugiados y de la frontera argelina.

En los debates participaron representantes de 18 universidades, entre ellas la Autónoma de Madrid, la de Sevilla, y otras de Brasil, México, Cuba, el Reino Unido y Argelia.

"Hemos contactado con el Cervantes, cuyo estatus es de extrema importancia, y le hemos pedido colaboración para contribuir a la preservación del español en la sociedad saharaui", explicó a EFE Juan Carlos Gimeno, profesor de la Universidad Autónoma y uno de los principales organizadores de la conferencia.

Gimeno precisó que la petición está en curso y en fase de estudio y que no alberga dudas sobre la disponibilidad del Instituto para proporcionar una respuesta positiva.

El profesor destacó además que los universitarios y académicos españoles pueden "hacer grandes cosas" con sus competencias y recursos humanos para promover el español entre los saharauis, el único pueblo árabe que se expresa en castellano.

"Nosotros podemos hacer valer nuestra legitimidad institucional para establecer un diálogo con el Gobierno español con el fin de preservar el uso de nuestra lengua", dijo.

Sin embargo, durante la inauguración de la conferencia, el responsable político del Secretariado Nacional del Frente Polisario, Bachir Mustafá Essayed, acusó al Gobierno español de intentar "marginar e ignorar" las políticas de promoción del castellano entre la población saharaui.

Essayed agradeció el apoyo prestado por varias universidades españolas a los proyectos de promoción del castellano, pero lamentó la falta de ayuda oficial en este sentido.

"Es incomprensible que este pueblo sea privado de ejercer su voluntad de mantener y desarrollar esta lengua y tenga que salir a buscar a aprenderla en los rincones más recónditos del planeta", aseveró.

Los dirigentes del Polisario y las universidades lamentan que debido al no reconocimiento oficial por parte de España de la República Árabe Saharaui Democrática (RASD), que mañana celebra el 33 aniversario de su creación, el Instituto Cervantes y otros organismos culturales oficiales no se hayan implicado más en el fomento del castellano en los campos de refugiados.

Los saharauis hablan principalmente el "hasania", un dialecto del árabe, y la mayoría de ellos también el español como segunda lengua, especialmente las personas de una cierta edad y los cientos de jóvenes que realizaron sus estudios en Cuba becados por el Gobierno de La Habana.

Éstos últimos, conocidos como los "cubanauis" en los campos de refugiados, además de un marcado deje caribeño muy curioso para un habitante del desierto, suelen tener un gran conocimiento de la literatura española y latinoamericana.

Gracias a los programas de acogida de niños saharauis impulsados por organizaciones de solidaridad de la sociedad civil española, miles de niños saharauis han podido en los últimos años refrescar y mejorar su castellano con meses de estancia junto a familias españolas, especialmente durante el tórrido verano del Sahara.

Sin embargo, las carencias educativas de los campamentos y el hecho de encontrarse refugiados en un país como Argelia, cuya segunda lengua oficial es el francés, hacen peligrar la pervivencia del español entre las futuras generaciones saharauis.

Tras la escuela primaria, en la que aprenden básicamente a leer y escribir en "hasania", los refugiados se ven obligados, en el mejor de los casos, a continuar sus estudios de secundaria en un instituto argelino, lo que posteriormente les puede abrir las puertas para encontrar trabajo en este país magrebí.

Varias universidades españolas, especialmente la Autónoma de Madrid, en colaboración con los dirigentes saharauis, trabajan desde hace unos meses en proyectos para poder ofrecer clases de español y de estudio del idioma en los campamentos.

En Tifariti se estudia también estos días la creación de una Universidad Saharaui, aunque para ello deberá concretarse primero el plan de repoblación de los territorios del Sahara Occidental bajo su control, aprobado por el Polisario en su congreso de diciembre de 2007.