DIRECTO Debate de los Presupuestos en el Congreso de los Diputados

La batalla por la secretaría general del PP, detrás de la filtración del Yak-42


  • Desde el entorno de Cospedal se mira tras la filtración a Soraya y a los sorayos que apuestan por Alfonso Alonso para la secretaría general.

  • Rajoy guarda silencio sobre la continuidad de la ministra. Maíllo ha ganado punto en los últimos meses.

Rajoy evita aclarar si Cospedal seguirá como 'número dos' del PP y dice que queda "mucho tiempo" para el congreso

Rajoy evita aclarar si Cospedal seguirá como 'número dos' del PP y dice que queda "mucho tiempo" para el congreso MADRID | EUROPA PRESS

Primera semana del año y primer fuego en el Gobierno de Rajoy. El pasado 3 de enero, el consejo de ministros amaneció con el siguiente titular: "El Consejo de Estado responsabiliza a Defensa del accidente del Yak-42". La información, publicada por el diario El País, hacía referencia a un informe del organismo en el que se puede leer: "Hay, pues, anteriores a la fecha del siniestro, hechos que habrían permitido a la Administración ponderar el especial riesgo concurrente en el transporte de tropas en que se produjo el accidente. Dicho con otras palabras pudieron ser advertidas circunstancias que habrían llamado a la adopción por los órganos competentes de medidas que pudieran haber despejado el riesgo que se corría".

Es la primera vez que se reconoce la responsabilidad patrimonial del Estado en la mayor catástrofe de la historia moderna del Ejército español en tiempos de paz. Inmediatamente, el foco informativo se dirigió hacia el entonces titular de Defensa, Federico Trillo, y hacia la actual responsable del Ministerio, María Dolores de Cospedal. El primero ya ha hablado de una filtración "manipulada" y la segunda acudirá al Congreso a dar explicaciones y se reunirá con los familiares de los 62 militares fallecidos la próxima semana.

La pregunta que se hacen en el Gobierno y en el Partido Popular es: ¿de dónde procede la filtración del informe del Yak-42? La noticia ha abierto telediarios y ha provocado el primer quebradero de cabeza a un Ejecutivo de vacaciones de Año Nuevo.

Fuentes del Partido Popular hablan de dos posibilidades: que la filtración provenga de un consejero socialista (María Teresa Fernández de la Vega forma parte del organismo). Sin embargo, esta posibilidad es descartada por algunos porque los dictámenes del Consejo de Estado son secretos y porque se ha filtrado en enero cuando está fechado en octubre.

Las sospechas en el PP apuntan más bien hacia fuego amigo en el partido. Personas del entorno de Cospedal ponen sus ojos en Moncloa. En concreto, en la vicepresidencia del Gobierno y en Soraya Sáenz de Santamaría. Son comentarios y conjeturas, eso sí, sin ninguna prueba convincente.

La batalla por la secretaría general ya está en marcha

Este mes de enero en la batalla por la secretaría general del Partido Popular, puesto clave que se decidirá en el Congreso de febrero. Hay varios movimientos en marcha que ya han provocado los primeros roces entre algunos miembros del Gobierno.

La división ya no es entre los llamados "sorayos", cercanos a la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría, y los ministros del G-8, amigos personales, algunos de ellos, de Mariano Rajoy. Ahora la batalla está entre los "sorayos" y el entorno de María Dolores de Cospedal.

El motivo del enfrentamiento se remonta al pasado mes de noviembre, cuando la ministra de Defensa tomó posesión del cargo. Allí, en una charla con los periodistas que cubren la actualidad del Partido Popular, aseguró que no tenía intención de abandonar la secretaría general, incluso después del Congreso Nacional que se celebrará en febrero.

Estos "sorayos" son partidarios de que Cospedal abandone la secretaría general por cuestión también de tiempo. Ocupa ahora un ministerio considerado de Estado que no permite dedicar el tiempo oportuno al día a día del partido.

La afectada, por su parte, quiere continuar en Génova como secretaria general. La decisión final está en manos de Rajoy, que decidirá en febrero si continuar con el actual esquema de dirección en el PP o proceder a algún cambio.

Se filtran los nombres de Maíllo y Alonso

No ha gustado en Génova que se filtrara hace unos días la posibilidad de que se situara a Fernando Martínez Maíllo, actual vicesecretario de Organización, o Alfonso Alonso, presidente del PP vasco, como relevos de Cospedal en el Congreso Nacional que se celebrará en Madrid en febrero. El exministro de Sanidad estaría apadrinado por los sorayos.

También se ha filtrado la posibilidad de que Rajoy nombre un coordinador general, como en épocas de José María Aznar. Entonces, con Francisco Álvarez Cascos como secretario general, se nombró a Ángel Acebes como coordinador general. Es una opción, pero Rajoy, de momento, no ha pensado en este tema, aseguran desde su entorno.

La sintonía entre Rajoy y Cospedal es alta, como se demuestra en el hecho de que el presidente del Gobierno decidiera que fuera ella quien llamara a alguno de los nuevos ministros para comunicarle que el jefe del Ejecutivo quería verle en Moncloa. Además, Rajoy ha dicho en una entrevista en el Faro de Vigo que "acredita méritos para desempeñar con éxito cualquier tarea y más de una también"

Cascos, Arenas, José Blanco y Alfonso Guerra ya compatibilizaron Gobierno y partido

Si Rajoy confirma en febrero a María Dolores de Cospedal en la secretaría general del PP no hará nada que no hayan hecho antes PP y PSOE.

José María Aznar contó antes con Francisco Álvarez Cascos y con Javier Arenas en el Gobierno y en Génova. En concreto, el ahora líder de Foro Asturias compatibilizó la secretaría general del PP y la vicepresidencia primera del Gobierno entre el 6 de mayo de 1996 y el 30 de enero de 1999.

Javier Arenas, por su parte, compatibilizó la secretaría general y el Ministerio de Administraciones Públicas entre el 10 de julio de 2002 y el 3 de septiembre de 2003.

En el PSOE también ha habido tres casos de cargos del Gobierno y del partido de manea simultánea. José Blanco, por ejemplo, compatibilizó la vicesecretaría general socialista y el Ministerio de Fomento entre el 7 de abril de 2009 y el 22 de diciembre de 2011. Desde julio de 2011 también fue ministro Portavoz. 

Alfonso Guerra ocupó la vicesecretaría general del PSOE y la vicepresidencia del Gobierno entre el 1 de diciembre de 1982 y el 12 de enero de 1991. Y, por último, Manuel Chaves compatibilizó la presidencia del PSOE y el cargo de vicepresidente tercero del Gobierno entre el 7 de abril de 2009 y el 22 de diciembre de 2011.