El oficialismo argentino espera un holgado apoyo en el Senado para adelantar los comicios

  • Buenos Aires, 25 mar (EFE).- El oficialismo argentino confía en alcanzar este jueves un holgado respaldo en el Senado para adelantar a junio próximo las elecciones legislativas, luego de que dos senadores opositores anunciaron hoy que apoyarán la iniciativa impulsada por el Gobierno.

El oficialismo argentino espera un holgado apoyo en el Senado para adelantar los comicios

El oficialismo argentino espera un holgado apoyo en el Senado para adelantar los comicios

Buenos Aires, 25 mar (EFE).- El oficialismo argentino confía en alcanzar este jueves un holgado respaldo en el Senado para adelantar a junio próximo las elecciones legislativas, luego de que dos senadores opositores anunciaron hoy que apoyarán la iniciativa impulsada por el Gobierno.

Los legisladores alineados al Ejecutivo de Cristina Fernández dicen contar con más de los 37 votos necesarios para que el Senado convalide la decisión de la Cámara de Diputados de anticipar al 28 de junio los comicios originalmente previstos para octubre.

La sorpresa la dieron este miércoles dos senadores de la opositora Alternativa para una República Igualitaria (ARI), creada por la dirigente Elisa Carrió, quienes dijeron que apoyarán el cambio del calendario electoral impulsado por la presidenta argentina, del peronista Frente para la Victoria.

"Creemos que no es conveniente alargar el período electoral y las discusiones de posicionamiento electoral", argumentó el senador José Martínez, quien junto a su colega María Rosa Díaz adelantaron que renunciarán a su afiliación al ARI.

Legisladores de la opositora Unión Cívica Radical (UCR), segunda fuerza parlamentaria, y del peronismo disidente mantendrán hoy una serie de reuniones con el difícil propósito de convencer a senadores oficialistas de que voten en contra de la iniciativa, que hace una semana recibió el visto bueno de la cámara baja.

Por su parte, los legisladores del oficialista Frente para la Victoria también sostendrán un encuentro este miércoles para delinear los últimos detalles con vistas a la sesión de mañana, en la que dan por descontado su triunfo.

Una eventual victoria del oficialismo en el Senado reforzaría el posicionamiento del Ejecutivo, que lanzó una arriesgada batalla frente a una oposición crispada, que busca capitalizar el descontento de sectores de la sociedad y la caída de la popularidad de Fernández (29%, según encuestas de febrero) para arrebatarle al Gobierno la mayoría parlamentaria en las próximas elecciones.

En los comicios legislativos de este año se renovará la mitad de los 257 escaños de la Cámara de Diputados y un tercio de los 72 del Senado, mientras que las provincias tienen la potestad de fijar las fechas de renovación de sus legislaturas.

Fernández, esposa y sucesora del ex presidente Néstor Kirchner (2003-2007), sorprendió a la oposición al anunciar la propuesta el pasado 13 de marzo, cuando advirtió que "sería suicida" para Argentina estar en una campaña electoral "permanente" en medio de la crisis financiera global.

La oposición y analistas políticos aseguran, sin embargo, que el Gobierno pretende evitar que los comicios, previstos inicialmente para octubre, se desarrollen cuando se prevé que el país puede afrontar duros coletazos de la crisis global.

La Cámara de Diputados aprobó el pasado miércoles la propuesta de Fernández con el voto de 136 legisladores, siete más que lo necesario, frente a 109 en contra, al cabo de diez horas de debates en los que abundaron fuertes discusiones.

En este sentido, once de las 22 provincias que no han renovado sus legislaturas han anunciado que adecuarán sus calendarios al cambio de la elección nacional, como propuso Fernández.