El PP vuelve a presidir la Cámara gallega con llamadas al consenso, mientras PSOE y BNG anuncian una oposición "firme"

La mayor parte de los diputados populares juraron su cargo y la totalidad de socialistas y nacionalistas optaron por "prometo" SANTIAGO DE COMPOSTELA, 1 (EUROPA PRESS) El PP vuelve a ejercer desde hoy la Presidencia del Parlamento gallego, tras los casi cuatro años de bipartito entre socialistas y nacionalistas, con llamadas al "consenso" de las tres fuerzas parlamentarias, mientras que PSdeG y BNG avanzaron que realizarán una oposición "firme" e "intensa", aunque "constructiva", en los próximos cuatro años. Tras su proclamación como jefa del Legislativo, la diputada 'popular' Pilar Rojo apeló durante un breve discurso a la unidad de las tres fuerzas con representación en el hemiciclo para ser "capaces de sentir y recoger" las "necesidades e inquietudes" de los ciudadanos. La segunda mujer que preside la Cámara desde la promulgación de la autonomía gallega en 1981 reconoció que a los tres partidos les "separan cosas", pero matizó que les "une algo más importante". "La pasión y las enormes ganas de trabajar por Galicia", expuso, y apeló a esto para que al final de la VIII legislatura el pueblo gallego esté convencido de que los 75 diputados están "para servirlo", algo necesario "más que nunca si cabe" dada la actual situación de crisis. El actual contexto económico también estuvo presente en los discursos de la oposición en los pasillos del Pazo do Hórreo y, así, tanto el portavoz nacionalista, Carlos Aymerich, como el socialista, Xaquín Fernández Leiceaga, apostaron por que su labor parlamentaria sea "constructiva", pero también "firme" e "intensa". Pero además, el consenso y la capacidad de concertación de los grupos también será clave a lo largo de esta legislatura para sacar adelante cuestiones fundamentales que quedaron pendientes de la anterior, como la fracasada reforma del Estatuto de Autonomía o la propia modificación del Reglamento de la Cámara. CORDIALIDAD Con todo, la VIII Legislatura arrancó con la "mano tendida" de la oposición durante la elección de la Presidencia de la Cámara, en la que tanto PSdeG como BNG votaron en blanco. Otro "buen precedente", en palabras de Aymerich, fue el "acuerdo político" que propició la presencia de los tres grupos en la Mesa del Parlamento autonómico, al ceder los socialistas la vicesecretaría, que ocupará Anxo Quintana. El portavoz nacional del BNG, en funciones tras su dimisión hace quince días debido a los resultados del 1 de marzo que devolvieron la mayoría absoluta al PP, recala en este puesto de la Mesa del Parlamento, que le da derecho a un sobresueldo y a coche oficial. El presidente de la Xunta en funciones, Emilio Pérez Touriño, que también dimitió como secretario xeral del PSdeG a raíz de los resultados de estas elecciones autonómicas, tomó posesión hoy de su escaño, como él mismo había anunciado, aunque no ha aclarado cuánto tiempo permanecerá en la Cámara. Touriño protagonizó una de las fotos de la jornada al acercarse a su sucesor al frente del Ejecutivo gallego, Alberto Núñez Feijóo, con quien departió durante unos pocos segundos antes del inicio de la sesión, tras darse un apretón de manos. El aún jefe del Ejecutivo gallego también se acercó a la Mesa del Parlamento para felicitar a Pilar Rojo por su nombramiento. Precisamente, una de las primeras misiones que tendrá que afrontar la Mesa del Parlamento --que junto a Rojo integran los también 'populares' José Manuel Baltar, como vicepresidente primero; y José Manuel Balseiro, como secretario; y el socialista Ricardo Varela, como vicepresidente segundo; y el nacionalista Anxo Quintana, como vicesecretario--, será fijar la fecha del debate de investidura de Alberto Núñez Feijóo, los días después de Semana Santa. En todo caso, la constitución formal del Parlamento da el pistoletazo de salida para abrir el traspaso de poderes, que en un primer escalafón llevarán las comisiones nombradas por el Gobierno saliente y el entrante, antes de una reunión entre Touriño y Feijóo para la cual aún no hay fecha fijada. DENOMINACIÓN DEL HIMNO Una de las anécdotas de la jornada la protagonizó la nueva presidenta del Parlamento, que en un lapsus dio paso al "Himno nacional" de Galicia para concluir el acto, lo cual fue aprovechado por Carlos Aymerich para, en tono irónico, celebrar que el PP reconociese "implícitamente" a Galicia como "nación". Ello originó que Pilar Rojo emitiese, posteriormente, un comunicado en el cual aclara que "la única denominación válida" del Himno gallego es "Himno de Galicia" y lamenta que el BNG tratase de "manipular" su "lapsus". Al margen de este episodio, en el día de hoy la cordialidad protagonizó la sesión plenaria, en la que los diputados electos aparcaron sus diferencias políticas para saludarse con efusividad. Los tres grupos también coincidieron en lamentar que el socialista Modesto Pose no pudiese asistir a la sesión por enfermedad. Concretamente, el portavoz del PPdeG, Manuel Ruiz Rivas, pidió la palabra para ponerse "a disposición" de los grupos de la oposición por esta ausencia, aunque recordó que no afectaría a las votaciones, ya que el PP cuenta con un diputado más que la suma de socialistas y nacionalistas. ANÉCDOTAS El socialista Francisco Cerviño protagonizó otra de las notas de humor de la jornada, al expresar su "perplejidad" por ser presidente de la Mesa de Edad, cargo que ocupó por ser, con 68 años, el diputado mayor del hemiciclo. En el proceso de constitución del Parlamento, estuvo acompañado por las dos diputadas más jóvenes, Marta Valcárcel (PPdeG) y Silvia Belén Fraga (PSdeG), quienes, además, se estrenaban en el hemiciclo junto con otros 26 diputados más. Los nervios no traicionaron a las debutantes, pero sí al secretario de la Cámara, el popular José Manuel Balseiro, que olvidó citar a dos de sus compañeros de filas durante el juramento o promesa de los diputados, que como es tradicional se hizo por orden alfabético. De este modo, tanto Alfonso Rueda como Carlos Negreira tuvieron que aceptar su cargo en último lugar. Mientras que el presidente del PP de A Coruña optó por la fórmula "sí, prometo", el 'número dos' de este partido prefirió jurar su cargo, al igual que la mayoría de los parlamentarios populares, un total de 22. MÁS PROMESAS QUE JURAMENTOS Entre los que no pronunciaron el "sí, juro", está el propio líder de los populares gallegos o Pilar Rojo, que coincidieron con la totalidad de los diputados de PSdeG y BNG. En el caso de los nacionalistas pronunciaron su "sí, prometo" sobre un ejemplar de la obra de Castelao 'Sempre en Galiza' y un clavel rojo, como ya han convertido en tradición. Tras unas dos horas de sesión, motivadas por la casi hora y media de votaciones, Rojo dio por iniciada la VIII legislatura autonómica y, tras el pequeño lapsus de "Himno nacional", puso el broche final al acto de constitución de la Cámara. Entre los asistentes que abarrotaron la tribuna de invitados, se encontraban dos ex presidentes de la Cámara, José María García Leira y Dolores Villarino, así como diputados en legislaturas pasadas, dirigentes de los distintos partidos y familiares de los parlamentarios electos. CELEBRACIÓN AUSTERA Al término de la sesión, la cafetería de la Cámara fue escenario de los tradicionales corrillos, que en esta ocasión no fueron excesivamente numerosos. La austeridad marcó la celebración del inicio de la VIII Legislatura, en la que no hubo el pincho que a menudo se organizaba en los pasillos del Parlamento para este tipo de actos. Por eso, muchos pasaron los minutos posteriores en el patio interior de la Cámara para inmortalizar el momento con sus cámaras digitales. Otros aprovecharon para despedirse, entre ellos, José Manuel Castelao Bragaña, el único parlamentario emigrante de la historia que, tras ocupar un escaño en la pasada legislatura, fijará su residencia de nuevo en Argentina.