Gallardón asegura que la mujer es víctima del aborto y nunca será culpable

  • El ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, ha asegurado hoy que la reforma del aborto que ultima su departamento no establecerá para la mujer ningún reproche penal porque en esta materia ella siempre es la víctima y nunca la culpable.

Madrid, 17 dic.- El ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, ha asegurado hoy que la reforma del aborto que ultima su departamento no establecerá para la mujer ningún reproche penal porque en esta materia ella siempre es la víctima y nunca la culpable.

En el Pleno del Senado, Gallardón ha respondido así a la pregunta de la senadora de la Entesa Mónica Almiñana sobre los motivos del Ejecutivo para reformar la ley de interrupción voluntaria del embarazo, que según dijo el ministro la semana pasada se aprobará antes de que finalice el año.

El titular de Justicia, que ha comparecido en la Cámara alta después de que anteayer se rompiera dos costillas en un accidente doméstico, ha sostenido que el Ejecutivo reformará la ley por varias razones, entre ellas, la de aplicar la sentencia del Tribunal Constitucional de 1985, que despenalizaba el aborto en tres supuestos.

En este sentido, ha opinado que la actual ley, aprobada en 2010, vulnera la resolución del alto tribunal por cuanto no defiende los intereses "del concebido y no nacido".

Ha recordado que, además, es un compromiso electoral del PP y, como en otras ocasiones, ha considerado un "fallo" que la norma actual permita a las menores abortar sin el permiso de los padres o tutores.

Gallardón ha abundado en que la ley de 1985 penalizaba con cárcel a las mujeres que abortaban y la actual contempla la pena de multa, mientras que la reforma del PP "jamás" establecerá un reproche penal a la mujer porque ésta siempre es la víctima y "nunca será culpable" en una cuestión como el aborto.

Ha subrayado que son los principios los que llevan al Gobierno defender el derecho a la vida.

Almiñana ha acusado al ministro de ser un "experto en tergiversar la realidad" y le ha preguntado la "legitimidad" por la que el Ejecutivo ha aplicado recortes en sanidad, educación, derechos y libertades, sin estar contemplados en el programa electoral del PP.

Para la senadora, la reforma no es necesaria, porque la mayoría de la ciudadanía está favor de la ley actual, y ha sostenido que el Gobierno lo hace para contentar al electorado más conservador.

Ha estimado que las mujeres en la actualidad no son culpables ni víctimas, son libres y tienen derecho a decidir sobre su maternidad, lo que cambiará con la reforma de la norma.