Grupos afines a Morales amenazan con cercar el Congreso si no pasa una ley

  • La Paz, 24 mar (EFE).- Sindicatos campesinos afines al presidente de Bolivia, Evo Morales, amenazaron hoy con cercar el Congreso para forzar la aprobación de la nueva ley electoral si el proyecto no es tramitado por la mayoría opositora del Senado.

La Paz, 24 mar (EFE).- Sindicatos campesinos afines al presidente de Bolivia, Evo Morales, amenazaron hoy con cercar el Congreso para forzar la aprobación de la nueva ley electoral si el proyecto no es tramitado por la mayoría opositora del Senado.

Dionisio Cabrera, dirigente de la Confederación Sindical Única de Trabajadores Campesinos de Bolivia (CSUTCB), insistió en la televisión Red Uno en que los senadores tienen diez días para aprobar la nueva ley electoral que prevé la Constitución.

"Si no aprueban, no nos queda otra situación que entrar en la vigilia", dijo Cabrera, quien además señaló que se trata de una decisión de sus bases adoptada la semana pasada en una asamblea en la ciudad amazónica de Trinidad, en el departamento de Beni.

La nueva Constitución boliviana, promulgada el pasado 7 de febrero, da al Congreso dos meses para que apruebe un nuevo código electoral que regule los comicios presidenciales y legislativos previstos para el próximo 6 de diciembre.

La mayoría del oficialista Movimiento al Socialismo (MAS), el partido de Morales, en la Cámara de Diputados elevó al Senado un proyecto de ley electoral que todavía está siendo discutido en la cámara alta, controlada por la oposición.

"Estamos decepcionados del Senado. Deberían aprobar los proyectos de ley que se les han presentado para que el Gobierno no tenga la necesidad de pensar en firmar decretos", lamentó Isaac Ávalos, principal dirigente de los campesinos del país, citado por al agencia estatal ABI.

El vicepresidente Álvaro García Linera, ante preguntas de los periodistas al respecto, no se pronunció hoy sobre la posibilidad de que sea cercado el Congreso y se limitó a pedir al Senado que tramite el proyecto de ley electoral lo más rápido posible.

Por su parte, el presidente del Senado, el opositor Óscar Ortiz, aseguró que la cámara que preside trabaja en función de los plazos otorgados por la nueva Constitución y es indiferente a la amenaza de cerco.

"Los plazos de los cercos no nos interesan. Nosotros vamos a trabajar en función del plazo que hay en la Constitución aprobada", dijo Ortiz al tiempo que anunció que en caso de no haber acuerdo con el oficialismo, el Senado hará "una propuesta clara para el país".

El senador aseguró que la propuesta de la Cámara Alta respetará la "igualdad de condiciones de participación de todos los ciudadanos, los derechos de todos los bolivianos y sobre todo la limpieza de las elecciones".

Ortiz, miembro de la alianza conservadora Poder Democrático y Social (Podemos), también denunció que "el Gobierno y el oficialismo no tienen el mínimo interés de concertar la ley".

Por el contrario, el senador del oficialista Movimiento al Socialismo (MAS) Félix Rojas se mostró comprensivo con la amenaza campesina y aseguró que es Podemos la que "obligará a los sectores sociales a adoptar el cerco al Congreso".

Según Rojas, la mayoría conservadora del Senado pretende que se apruebe su propio "proyecto sustitutivo" con lo que se deberá convocar a ambas cámaras en sesión conjunta y consideró que entonces es "muy probable" que la oposición bloquee la definitiva aprobación de la ley.

"De ahí la posición de los hermanos campesinos del cerco", comentó el senador Rojas.

Las bases sociales del oficialismo ya han empleado medidas de presión de estas características en varias ocasiones, cuando la mayoría opositora del Senado ha bloqueado proyectos clave impulsados por el Gobierno.