Eslovaquia elige hoy en segunda vuelta al nuevo presidente del país

  • Praga, 4 abr (EFE).- Eslovaquia celebra hoy, sábado, la segunda vuelta de las elecciones presidenciales, en las que concurren el actual jefe de Estado, Ivan Gasparovic, y la candidata opositora Iveta Radicova.

Praga, 4 abr (EFE).- Eslovaquia celebra hoy, sábado, la segunda vuelta de las elecciones presidenciales, en las que concurren el actual jefe de Estado, Ivan Gasparovic, y la candidata opositora Iveta Radicova.

Gasparovic, apoyado por los gobernantes Partido Socialdemócrata (SMER) y el Partido Nacional Eslovaco (SNS), y Radicova, consensuada por la oposición conservadora, democristiana y de la minoría húngara, fueron los dos contendientes más votados en la primera vuelta, celebrada hace dos semanas.

Entonces, Gasparovic se alzó con la victoria, con el 46,71 por ciento de los votos, mientras que la socióloga y ex ministra de Asuntos Sociales en la pasada legislatura obtuvo el 38,05 por ciento de las papeletas.

Esa diferencia de sólo nueve puntos augura un resultado incierto en esta nueva convocatoria a las urnas y deja abierta la posibilidad de que una mujer se convierta por primera vez en jefa del Estado eslovaco.

Gasparovic, que en la primera vuelta no obtuvo la mayoría absoluta que asegurara su permanencia, podría también convertirse en el primer presidente que logra revalidar su cargo.

En el último debate pre-electoral, que tuvo lugar el miércoles en la cadena televisiva privada "Markyza", Radicova volvió a apelar al voto de la minoría húngara, que votó mayoritariamente en favor de la candidata de la oposición el pasado 21 de marzo.

También se espera que el voto en favor de los candidatos de centro derecha, como Frantisek Miklosko y Zuzana Martinakova, que no pasaron a esta segunda ronda redunden ahora en beneficio de Radicova.

Gasparovic, mientras tanto, apeló al voto nacionalista, que considera a los magiares de Eslovaquia, un 10 por ciento de la población total, enemigos del pueblo eslovaco.

Eslovaquia formó parte de Hungría desde la Edad Media, y sólo con la emancipación de Checoslovaquia de la Monarquía Austro-húngara en 1918 logró romper esos vínculos con Budapest.