El FMLN y ARENA a las puertas de la elección más reñida de la historia salvadoreña

  • San Salvador, 10 mar (EFE).- El izquierdista FMLN tiene por primera vez la posibilidad real de ganar las elecciones presidenciales de El Salvador, aunque el próximo 15 de marzo protagonizará con el derechista ARENA el duelo más reñido de la historia democrática del país.

El FMLN y ARENA a las puertas de la elección más reñida de la historia salvadoreña

El FMLN y ARENA a las puertas de la elección más reñida de la historia salvadoreña

El FMLN y ARENA a las puertas de la elección más reñida de la historia salvadoreña

El FMLN y ARENA a las puertas de la elección más reñida de la historia salvadoreña

Los comicios suponen la elección entre dos modelos económicos muy diferentes

Los comicios suponen la elección entre dos modelos económicos muy diferentes

Los comicios suponen la elección entre dos modelos económicos muy diferentes

Los comicios suponen la elección entre dos modelos económicos muy diferentes

San Salvador, 10 mar (EFE).- El izquierdista FMLN tiene por primera vez la posibilidad real de ganar las elecciones presidenciales de El Salvador, aunque el próximo 15 de marzo protagonizará con el derechista ARENA el duelo más reñido de la historia democrática del país.

A los comicios del domingo están convocados más de 4,2 millones de salvadoreños y por concurrir solo dos partidos deberán definirse en un sola vuelta, incluso por un voto de diferencia, a menos que se registre un empate.

Para el presidente salvadoreño, Elías Antonio Saca, las próximas elecciones son "atípicas" y, aunque confía en que los indecisos le darán la victoria a la Alianza Republicana Nacionalista (ARENA, derecha) en el "último instante", sabe que por primera vez en los últimos 20 años su partido no es el favorito.

Saca es el cuarto presidente de ARENA desde 1989 cuando el partido alcanzó el Ejecutivo de manos de Alfredo Cristiani, quien en 1992 firmo los Acuerdos de Paz con el Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN).

El FMLN fue constituido como guerrilla por cinco organizaciones en octubre de 1980 y una decada despues, la guerra civil había dejado 75.000 muertos, pero tras la firma de los Acuerdos de Paz en 1992 se produjo la desmovilización de grupos militares represivos y la legalización de los insurgentes como partido.

El 11 de noviembre de 2007 el FMLN nombró como candidato presidencial a Mauricio Funes, un reconocido periodista televisivo sin pasado guerrillero, que ha logrado capitalizar su popularidad para poner al partido como favorito, una situación inédita.

Por su parte, ARENA en medio de una también novedosa división interna, nombró el 15 de marzo de 2008 como candidato al ex director de la Policía Nacional Civil (PNC), Rodrigo Ávila.

Lo "atípico" de la elección y el "reñido duelo" comenzó a sentirse con la avalancha de encuestas que desde el año pasado han posicionado a Funes a la cabeza de las preferencias electorales, aunque algunas últimas ubicaron a Ávila con una leve ventaja.

Lo "atípico" de la elección, apuntado por Saca, no finaliza allí, ya que en una sorpresiva vuelta de timón las cúpulas del Partido Demócrata Cristiano (PDC) y el Partido de Conciliación Nacional (PCN), ambos de derecha, retiraron sus candidaturas y ofrecieron su respaldo a ARENA.

La decisión fue calificada por Funes como "arreglo" entre las cúpulas de esos partidos y el partido Gobernante, y la misma provocó que algunos dirigentes locales de esas formaciones ofrecieran su respaldo al candidato opositor.

El Salvador es uno de los 10 países más pobres de América Latina con el agravante de que la crisis económica ha provocado un aumento en los intereses bancarios, reducciones en las remesas -segunda fuente de ingreso después de las exportaciones- e incrementos en los precios de los productos que golpean a los sectores más humildes.

El país sufre diariamente el preocupante promedio de entre 10 y 12 homicidios, principalmente adjudicados a las pandillas.

Las cúpulas de los partidos de derecha, los grandes empresarios y algunos medios de comunicación, han cerrado filas y han protagonizado una agresiva campaña de desprestigio contra Funes y el FMLN, partido que acusan de querer instaurar el "socialismo del siglo XXI" en El Salvador.

Las elecciones legislativas de enero pasado dieron 35 diputados al FMLN para el Congreso, unicameral, frente a los 32 de ARENA. Pero este órgano sigue en manos del partido oficial con la ayuda de sus siempre aliados PCN, que sacó 11, y el PDC, que obtuvo cinco.

De allí que la mayoría de decretos pueden ser aprobados con el aval de estos partidos, aunque la mayoría calificada (56 de los 84 diputados) solo se alcanza con la venía del FMLN.