El PSOE propone aplicar una fianza a los partidos que concurren a elecciones y limitar las inauguraciones en campaña

Los socialistas hacen ahora suya la decisión de la Junta Electoral de exigir fotocopia del DNI o del pasaporte a los emigrantes MADRID, 23 (EUROPA PRESS) El PSOE ha propuesto estudiar la idea que rige en otros países europeos de aplicar una fianza a los partidos que presenten candidaturas a unas elecciones para evitar posibles fraudes o listas 'fantasma'. También aboga por limitar las inauguraciones en campaña electoral y por permitir la publicación de encuestas en la última semana de campaña. Los socialistas han presentado estas propuestas, a las que tuvo acceso Europa Press, en relación con el informe redactado por la Junta Electoral Central sobre el procedimiento electoral y, junto con las de los demás grupos parlamentarios, serán debatidas este jueves en el seno de la subcomisión del Congreso encargada de preparar una reforma de la Ley Orgánica del Régimen Electoral General (LOREG). La Junta Electoral Central ya hablaba en su informe de imponer esa "fianza electoral" que ya existe en otros países, si bien proponía su aplicación a los partidos de nueva creación o a aquellos que en las anteriores elecciones no hubieran obtenido un mínimo de votos. En su opinión, esa medida "podría resultar útil para asegurar la seriedad del proceso electoral, disuadiendo a quienes pretenden sustraer los recursos públicos para otras finalidades". A lo largo de estos años ha habido casos de partidos 'fantasma' que han presentado candidaturas con el único fin de obtener el censo y luego venderlo a alguna compañía con fines publicitarios. También se han creado partidos para aprovechar los espacios gratuitos de propaganda con el objetivo de dar a conocer un programa de televisión o exponer reivindicaciones laborales, tras lo cual retiran las candidaturas antes de la votación. En su informe, la Junta Electoral denunciaba el caso de esos partidos extraparlamentarios, especialmente los que reciben un número insignificante de votos o que incluso se retiran de las elecciones en el último momento después de haber disfrutado de los medios públicos que se ponen a disposición de todas las candidaturas: copia del censo electoral, espacios gratuitos en los medios públicos, papeletas de votación, etcétera. Aunque admite que no se debe limitar la presentación de nuevos partidos o incluso testimoniales ni impedir que accedan a los medios públicos, el organismo arbitral abogaba por algún tipo de medida que ponga difícil un hipotético uso fraudulento de los medios públicos. "De lo que se trata es de que, en el caso de que se produzca su retirada o de que no obtengan un mínimo de sufragios, (esos partidos) deban proceder a abonar total o parcialmente los costes derivados de la utilización de esos medios públicos", explica. El PSOE recoge el guante y, en su catálogo de propuestas, aboga por "estudiar la posibilidad de establecer un instituto como es, en el Derecho comparado, la fianza electoral en orden a garantizar la seriedad de las candidaturas electorales". ENCUESTAS HASTA EL FIN DE CAMPAÑA Los socialistas también secundan la propuesta de la Junta Electoral de estudiar la supresión del artículo de la LOREG que prohíbe difundir encuestas electorales en la última semana de campaña electoral, exceptuando la jornada de reflexión y la de votación. Asimismo, apuestan por limitar las campañas institucionales de los poderes públicos en periodo electoral, "prohibiendo expresamente en la LOREG cualquier acto que contenga alusiones a los logros obtenidos así como las inauguraciones que tengan esa finalidad". También quiere "estudiar la razón de los límites que tienen los poderes públicos convocantes de los procesos electorales en cuanto al objeto informativo de las campañas institucionales que puedan realizar y los medios que puedan usar". La Junta Electoral había advertido de que la Ley de Publicidad Institucional que aprobó el Gobierno socialista en 2005, donde se limitan las campañas oficiales en periodo electoral, presenta problemas porque sólo es aplicable a la Administración General del Estado y porque permite como excepción campañas que puedan resultar imprescindibles para la salvaguarda del interés público, un concepto susceptible de interpretación. Por otro lado, y en cuanto al voto de los electores residentes en el extranjero (CERA), los socialistas avalan ahora la obligación de remitir junto al voto una fotocopia del DNI, pasaporte o certificado de inscripción en el registro consular, una medida que la Junta Electoral impuso en las autonómicas gallegas y vascas del pasado 1 de marzo y que fue cuestionada por la dirección federal del PSOE. Sobre el voto por correo, reclaman garantías de que la petición del impreso correspondiente se hace personalmente, o al menos de que no se pueden realizar de forma masiva, una vía que permite la "gestión fraudulenta" de los sufragios por parte de los partidos políticos. Igualmente, quieren cautelas que aseguran que el envío del voto no pueda ser efectuado por alguien distinto del elector. EMPADRONAMIENTOS IRREGULARES En cuanto al censo electoral, el PSOE pide incluir en la ley el "control de empadronamientos irregulares" que lleva a cabo la Oficina del Censo Electoral, incluir un control jurisdiccional de los mismos y unificar en la jurisdicción contencioso-administrativa todas las cuestiones relativas al censo electoral. Entre sus propuestas también figura un nuevo régimen sancionador, estudiar la posibilidad de abrir un recurso preferente y sumario en campaña electoral y crear un trámite específico de subsanación de irregularidades en las candidaturas por vulneración del precepto de la Ley de Igualdad referido a las listas paritarias (ningún grupo de sexo podrá tener menos del 40 por ciento de la lista ni más del 60 por ciento).