El líder opositor venezolano Manuel Rosales pidió asilo político en Perú

  • Bogotá, 21 abr (EFE).- Manuel Rosales, líder de la oposición venezolana, pidió hoy asilo político en Perú, a donde llegó huyendo de un proceso por corrupción al que califica de "juicio político".

Bogotá, 21 abr (EFE).- Manuel Rosales, líder de la oposición venezolana, pidió hoy asilo político en Perú, a donde llegó huyendo de un proceso por corrupción al que califica de "juicio político".

El abogado Javier Valle Riestra, quien representa en Perú al alcalde de Maracaibo, aseguró a Efe que la solicitud de asilo fue presentada hoy ante la Cancillería de ese país.

Más temprano, el canciller peruano, José Antonio García Belaúnde, confirmó a Efe que Rosales "entró como turista" a Perú, aseguró que una comisión se encargará de evaluar su solicitud de asilo y aclaró que Venezuela no ha emitido una orden de captura en su contra.

El político venezolano, quien habría llegado a Perú el domingo pasado, está en Lima en un lugar desconocido, aseguró Valle Riestra.

Rosales fue acusado en marzo pasado por la Fiscalía venezolana de enriquecimiento ilícito entre 2002 y 2004, cuando era gobernador de Zulia, un delito penado con tres a diez años de cárcel.

Ante esta noticia, el ministro venezolano del Interior, Tareck El Aissami, le advirtió hoy al fundador del partido Un Nuevo Tiempo (UNT) que se convertirá en un "prófugo de la justicia" si persiste en no enfrentar a los tribunales de su país.

La ausencia de Rosales en la primera comparecencia ante el tribunal caraqueño encargado de su caso, celebrada ayer, llevó a la corte a fijar para el 11 de mayo otra audiencia.

Valle Riestra añadió que está prevista para hoy una rueda de prensa sobre la solicitud de asilo, aunque no confirmó la presencia de su defendido.

"(El presidente venezolano) Hugo Chávez se ha excedido en sus declaraciones, que hizo multitudinariamente contra él, y esto nos da la impresión de que el juicio va a ser parcial y que ya está sentenciado", remarcó el letrado en la solicitud de asilo de su cliente.

Chávez ha expresado reiteradamente su intención de encarcelar a Rosales, su rival en las elecciones de 2006 como líder de 40 partidos opositores, a quien ha vinculado en numerosas ocasiones con corrupción, "narcotráfico y el paramilitarismo".

"Estoy decidido a meter preso a Manuel Rosales (...); porque una calaña como esa debe estar en prisión, no puede estar suelto", señaló el mandatario venezolano el pasado 26 de octubre.

Además, como recuerdan sus adversarios, Rosales fue uno de los que apoyó la autoproclamación del empresario Pedro Carmona como sucesor de Chávez, tras el golpe que apartó al presidente del poder durante dos días, en abril del 2002.

Por esto, Rosales, un político pragmático que fue dos veces gobernador de Zulia y elegido alcalde de la capital de ese estado petrolero en noviembre pasado, asegura que todo es un "montaje" de Chávez, al que acusa de mantener una "cacería política" en su contra.

Además, el presidente del partido UNT, Omar Barboza, había señalado este lunes que la presentación de Rosales ante una corte "sería un sacrificio inútil", dadas las "evidencias" de que el juicio en su contra está "amañado".

La esposa de Rosales, Evelyng Trejo, emplazó a Chávez a que lleve el juicio de su marido ante un "tribunal imparcial y justo".

Sin embargo, El Aissami subrayó que el ex candidato presidencial afronta acusaciones por "delitos comunes, delitos de corrupción, y no de naturaleza política".

Por su parte, el diputado oficialista Mario Isea, quien presidió la comisión legislativa que investigó y pidió a la Fiscalía el enjuiciamiento de Rosales, lo acusó de haberse dedicado a "denunciar persecución" política en lugar de "desvirtuar las acusaciones".

La llegada de Rosales a Lima se da en momentos en que las relaciones entre Perú y Venezuela marchan por buen camino, tras la crisis diplomática por el cruce de insultos en 2006 entre el presidente peruano, Alan García, y Chávez, que derivó en la retirada temporal de sus respectivos embajadores.

Aunque falta esperar la respuesta de Lima, en años recientes, Perú concedió asilo político a opositores venezolanos como el presidente de la Confederación de Trabajadores de Venezuela (CTV), Carlos Ortega, y el ex gobernador de Yaracuy Eduardo Lapi García.

En las últimas semanas, el cerco a la oposición venezolana se ha venido estrechando con la detención, entre otros, del ex ministro de Defensa y antiguo aliado de Chávez, el general Raúl Baduel, también por un supuesto caso de corrupción.