El líder opositor venezolano Rosales advierte que no es unánime la obediencia "al comunismo"

  • Caracas, 23 mar (EFE).- El líder opositor venezolano Manuel Rosales dijo hoy que no es unánime en su país "la obediencia al comunismo del siglo XXI" y sugirió reacciones ante lo que llamó "la locura" de llevarlo "al castro comunismo, a la ruina y destrucción".

El líder opositor venezolano Rosales advierte que no es unánime la obediencia "al comunismo"

El líder opositor venezolano Rosales advierte que no es unánime la obediencia "al comunismo"

Caracas, 23 mar (EFE).- El líder opositor venezolano Manuel Rosales dijo hoy que no es unánime en su país "la obediencia al comunismo del siglo XXI" y sugirió reacciones ante lo que llamó "la locura" de llevarlo "al castro comunismo, a la ruina y destrucción".

"No digo que todos los militares, todos los jueces y todos los fiscales son militantes y obedientes del comunismo del siglo XXI", dijo a los periodistas tras rechazar las medidas económicas anunciadas el sábado por el presidente del país, Hugo Chávez.

Ese "paquete empobrecedor" es "un latigazo que le va a cortar la cara a todo el pueblo y que nadie crea que va a quedar ileso", dijo y previó que próximamente Chávez anunciará otras medidas.

Chávez anunció un recorte de 6,7 por ciento del presupuesto fiscal de este año, debido principalmente a la reducción del ingreso petrolero, la principal fuente de ingresos de Venezuela, pero advirtió que ello no tocará sus programas de beneficio popular.

También subió del 9 al 12 por ciento el Impuesto al Valor Agregado (IVA) y un 20 por ciento el salario mínimo, y se negó a subir el precio de la gasolina, congelada desde hace más de una década en el equivalente actual de 0,04 dólares por litro, así como a devaluar la moneda, que sigue en 2,15 bolívares por dólar.

"Las aves carroñeras de la oposición, siempre de mal agüero, se han quedado con los crespos hechos", porque pensaron, escribió en un artículo publicado ayer, "que nuestros esfuerzos estarían dirigidos a beneficiar a los grupos privilegiados".

Rosales ya había calificado esas medidas como "una estafa" y previsto que se anunciarán otras "que terminarán de arrinconar y atrapar al pueblo en el círculo del hambre", y hoy insistió en que se avecina "un drama" para los venezolanos a la hora de "tener acceso a los alimentos y a medicamentos".

Chávez "debería explicar al país" lo que hizo con los "millonarios recursos" recibidos cuando el petróleo superó el año pasado los 130 dólares por barril y por qué negocia "contratos petroleros a futuro que están hipotecando no solo nuestro presente sino el futuro", añadió el actual alcalde de Maracaibo, capital del estado de Zulia.

El opositor declaró a los periodistas en el tribunal de Maracaibo que lleva una causa en su contra por supuesta corrupción como gobernador del Zulia, cargo que ejerció hasta el año pasado, donde se le informó de que el juicio sería ventilado en otro lugar.

"Mis jueces naturales son los del Zulia", pero el gobernante, "porque todos sabemos que esto es una orden de Chávez", denunció, ha ordenado que sea juzgado en cortes de otras zonas no decididas.

"Esta es la filosofía del comunismo del siglo XXI, del castro comunismo del siglo XXI que no respeta derechos, que no respeta la propiedad privada, que se está llevando por delante todo lo que significa nuestra historia, que no respeta nada", remarcó.

Rosales, perdedor en las elecciones ganadas por Chávez que decidieron el período presidencial 2007-2013, aclaró que lidera a una oposición afín a una "rebelión y resistencia democrática y cívica ante este castro comunismo que está acabando con Venezuela".

También aludió a una reciente reforma legal que permitió el traspaso al Gobierno del control de puertos y aeropuertos que eran administrados por los gobiernos regionales y remarcó que ello es "para que por ahí entren y salgan, con el moño suelto, guerrilleros, cubanos, comunistas, gente que está al margen de la democracia".