El opositor venezolano Manuel Rosales pide asilo político en Perú

  • Lima, 21 abr (EFE).- El líder de la oposición venezolana Manuel Rosales, quien se encuentra en Lima, pidió hoy asilo político en Perú por considerar que no existen garantías para que el juicio por corrupción que afronta en su país sea justo.

Lima, 21 abr (EFE).- El líder de la oposición venezolana Manuel Rosales, quien se encuentra en Lima, pidió hoy asilo político en Perú por considerar que no existen garantías para que el juicio por corrupción que afronta en su país sea justo.

El abogado Javier Valle Riestra, quien representa en Perú a Rosales, alcalde de la ciudad venezolana de Maracaibo, manifestó a Efe que la solicitud de asilo fue presentada hoy ante la Cancillería peruana.

Rosales, quien es procesado en Venezuela por un caso de presunta corrupción que él considera un "juicio político", se encuentra en Lima en un lugar desconocido y se espera que hoy dé una rueda de prensa para hablar del tema.

En la solicitud de asilo se expresa que el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, "se ha excedido en sus declaraciones, que hizo multitudinariamente contra él (Rosales), y esto nos da la impresión de que el juicio va a ser parcial y que ya está sentenciado", explicó el abogado del alcalde.

El mandatario venezolano ha expresado reiteradamente su intención de encarcelar a Rosales, a quien ha vinculado en numerosas ocasiones no solo con la corrupción, sino también con el "narcotráfico y el paramilitarismo".

Tras enterarse de la presencia de Rosales en Lima, el Gobierno de Chávez advirtió al fundador del partido Un Nuevo Tiempo (UNT) que se convertirá en prófugo de la justicia penal si se niega a demostrar su inocencia en el juicio que afronta por presunta corrupción.

"Ayer debió presentarse a demostrar su inocencia, porque en Venezuela hay presunción de inocencia hasta que se demuestre lo contrario (...); pero hoy sorpresivamente aparece que está fuera del país", manifestó el ministro del Interior, Tareck El Aissami.

La ausencia de Rosales en la primera comparecencia, prevista para ayer, ante el tribunal penal de Caracas encargado de la causa llevó a la corte a fijar para el 11 de mayo otra audiencia.

La Fiscalía venezolana acusó en marzo pasado a Rosales de enriquecimiento ilícito durante el período 2002-2004, cuando era gobernador del estado del Zulia, cuya capital es Maracaibo, un delito que acarrea penas de entre tres y diez años de cárcel.

El canciller peruano, José Antonio García Belaúnde, confirmó que Rosales, quien se cree que está en una casa de familiares en Lima desde el domingo pasado, "entró como turista" al país.

García Belaúnde también aclaró que Venezuela no ha emitido una orden de captura contra Rosales.

"Venezuela solo puede pedir, a través de sus jueces (el retorno de Rosales), y eso lo evaluará la corte en Perú", subrayó García Belaúnde.

En ese sentido, subrayó que se trataría de un proceso similar al que siguió la Justicia de su país en Chile para extraditar al ex presidente peruano Alberto Fujimori, condenado recientemente a 25 años de cárcel por violaciones a los derechos humanos.

En años recientes, Perú ha concedido asilo político a opositores venezolanos como al presidente de la Confederación de Trabajadores de Venezuela (CTV), Carlos Ortega, y al ex gobernador de Yaracuy Eduardo Lapi García.

La llegada de Rosales se da en momentos en que las relaciones entre Lima y Caracas marchan por buen camino, tras la crisis diplomática generada por el cruce de insultos protagonizados en 2006 por el presidente peruano, Alan García, y Hugo Chávez, que derivó en la retirada temporal de sus embajadores.

García Belaúnde confió en que la presencia de Rosales en Lima no cause malestar entre ambos Gobiernos, ya que actualmente "las relaciones están normal, se desarrollan perfectamente bien, hay una buena comunicación entre el presidente García y el presidente Chávez".

"Todo marcha bien, no hay nubes en el panorama y espero que siga así, despejado", remarcó.

En las últimas semanas, el cerco a la oposición venezolana se ha venido estrechando con la detención, entre otros, del general Raúl Baduel, el ex ministro de Defensa y antiguo aliado de Chávez, también por caso de supuesta corrupción.