Medio millar de cocaleros cercan el Congreso boliviano para presionar la aprobación de la ley electoral

Medio millar de cocaleros cercan el Congreso boliviano para presionar la aprobación de la ley electoral

Medio millar de cocaleros cercan el Congreso boliviano para presionar la aprobación de la ley electoral

LA PAZ, 14 (EUROPA PRESS)

Aproximadamente 500 cocaleros de la región boliviana de Cochabamba tienen cercado desde anoche el Congreso Nacional del país para presionar a los parlamentarios a que agilicen la aprobación del proyecto de Ley del Régimen Electoral Transitorio, tras el acuerdo alcanzado ayer entre Gobierno y oposición.

Según informa radio Erbol, los cocaleros permanecen apostados en los alrededores del Congreso, donde ayer se reanudó a última hora de la tarde la sesión para la aprobación de la nueva ley electoral, y advirtieron de que no se moverán del lugar hasta que la nueva norma sea aprobada por los congresistas.

El pleno del Congreso reanudó su sesión después de que una comisión multipartidaria incorporara en el texto la elaboración de un padrón biométrico, el voto en el extranjero y la representación legislativa para minorías étnicas, como reclamaba la oposición.

"Tenemos en manos ya el trabajo de esa concertación y, por lo tanto, vamos a proceder a aprobar la ley", artículo por artículo, explicó el vicepresidente del país y presidente del Congreso, Alvaro García Linera, citado por la agencia oficial ABI.

Según explicó el ministro de Autonomías, Carlos Romero, la nueva ley incorpora "la posibilidad de que las minorías indígenas accedan a la representación legislativa", a razón de un escaño por cada uno de los nueve departamentos bolivianos, excepto el sureño Potosí, de mayoría quechua, tercera etnia del país, y que a diferencia de los ocho restantes no contiene en su jurisdicción minoría étnica alguna.

Asimismo, añadió, la norma alberga "la posibilidad de incorporar a la ciudadanía, a los compatriotas residentes en el exterior", alrededor de 300.000, en trece países de América, Asia y Europa, a la toma de decisiones políticas. Por último, también contempla la elaboración de un nuevo padrón electoral biométrico, que elimina cualquier mecanismo discriminatorio.

Respecto a este padrón biométrico, la Corte Nacional Electoral (CNE) se mostró dispuesta a censar a al menos 4,3 millones de ciudadanos en Bolivia y el extranjero, lo que requerirá, según informa ABI, una inversión de 35 millones de dólares y a con la condición de que hasta el 6 de diciembre, fecha de las elecciones generales, no se realice consulta alguna. La CNE transmitió sus condiciones mediante una carta remitida al Congreso boliviano.

En opinión de la CNE, no deberían llevarse a cabo los referendos por autonomías previstos para julio o agosto, ya que su celebración "no permitirá las tareas que se requieran para la elaboración de un padrón biométrico". Por ello, abogan por que las consultas en los departamentos de La Paz, Cochabamba, Chuquisaca, Oruro y Potosí se realicen de manera paralela a las elecciones generales de diciembre.