Un líder opositor venezolano pide asilo político en Perú

LIMA (Reuters) - El líder opositor venezolano Manuel Rosales solicitó el martes asilo político en Perú por considerar que un juicio requerido en su contra está manipulado por el presidente Hugo Chávez, cuyo Gobierno evalúa pedir su captura a nivel internacional.

Una de las cabezas más visibles de la oposición venezolana, Rosales llegó a Lima la semana pasada junto a otras 20 personas, entre quienes están tres de sus hijos y, de acuerdo al Gobierno peruano, su solicitud de asilo sería evaluada dentro de un trámite rápido.

Rosales, que se enfrentó a Chávez en las elecciones presidenciales de 2006, no ha aparecido públicamente en Perú, pero tendrá que presentarse en una o dos semanas ante las autoridades para sustentar su solicitud de asilo.

El actual alcalde de la ciudad occidental de Maracaibo ha vivido en la clandestinidad desde marzo tras denunciar hostigamiento de parte de los organismos de seguridad, en medio de la petición de juicio por corrupción hecho por la Fiscalía venezolana y a cuya audiencia preliminar no se presentó personalmente el lunes.

Rosales llegó a la capital peruana junto a un grupo de tres familias venezolanas que critican la "revolución socialista" de Chávez, según declaraciones a Reuters de una fuente cercana.

"Es una cacería", dijo Timoteo Zambrano, vicepresidente del partido opositor venezolano Un Tiempo Nuevo (UNT), en una conferencia de prensa en un hotel de Lima en referencia a los motivos de la solicitud de asilo.

"Todos los poderes se han activado para cazar, linchar políticamente a un líder que ha encausado al país por la senda democrática, por el camino electoral", agregó.

El ministro de Exteriores peruano, José Antonio García Belaúnde, había dicho horas antes de que políticos cercanos a Rosales formalizaran la solicitud de asilo político que éste sería "un trámite bastante rápido".

La ministra peruana de Justicia, Rosario Fernández, declaró también antes de la solicitud que, en caso de que fuera presentada, su despacho evaluará la petición teniendo en cuenta "las motivaciones que él (Rosales) exprese, los criterios que alega y las razones y motivos de venir aquí".

¿PERSEGUIDO POLITICO?

Pero parece que Rosales tiene amigos poderosos en Perú.

El congresista oficialista Javier Valle Riestra, que habló como abogado de Rosales en Perú, fue quien formalizó la solicitud de asilo político ante las autoridades.

Valle Riestra participó en la conferencia de prensa junto a Zambrano y dijo que "no existe animadversión contra Hugo Chávez" en Perú y que Rosales, de 56 años, ya se encuentra bajo la tutela del Estado peruano tras pedir el asilo.

"Es imposible, con la responsabilidad moral del Estado peruano y del Apra (partido oficialista), negar el asilo en estas circunstancias", afirmó el congresista, que calculó que en unos dos meses podría resolverse la solicitud de asilo.

El político venezolano cuenta además con la asesoría del oficialista Jorge del Castillo, ex primer ministro de Perú y considerado mano derecha del presidente Alan García, dijo a Reuters la fuente cercana a Rosales.

García, un ferviente promotor del libre mercado, ha criticado fuertemente algunas de las políticas de izquierdas en Latinoamérica, muchas de ellas lideradas por Chávez.

La oposición venezolana afirma que la acusación contra Rosales forma parte de una ofensiva de Chávez para criminalizar a sus adversarios mientras intenta sortear el impacto de la crisis económica global.

El ministro del Interior y Justicia de Venezuela, Tareck El Aissami, aseguró en Caracas que si Rosales no se presenta en los tribunales "será un prófugo de la justicia y en consecuencia se activarán los mecanismos que se determinen para su captura internacional".

El funcionario venezolano declaró que Rosales está siendo sometido a la justicia por un delito común y no político.

Dirigentes del partido de Rosales, Un Tiempo Nuevo (UNT), dijeron que el político considera que la investigación en su contra en Venezuela está manipulada, ya que Chávez anunció meses atrás su decisión de apresarlo.

La Fiscalía venezolana acusaría al opositor de no poder justificar unos 68.000 dólares de su declaración jurada de patrimonio del período 2002-2004. El delito contempla pena por entre 3 y 10 años de cárcel.

García Belaúnde afirmó que la llegada de Rosales no perjudicará las relaciones entre Perú y Venezuela.

Las relaciones diplomáticas entre Caracas y Lima se complicaron durante las elecciones presidenciales de 2006, cuando Chávez apoyó públicamente la candidatura del nacionalista y militar retirado Ollanta Humala, que se enfrentaba a García.

En esa oportunidad, que llegó hasta fuertes cruces verbales entre Chávez y García, ambos retiraron a sus respectivos embajadores. Las relaciones se normalizaron en 2007.