Denuncian a un juez electoral nicaragüense por admitir fraude en los comicios

  • Managua, 23 mar (EFE).- El magistrado del Consejo Supremo Electoral (CSE) de Nicaragua, José Marenco Cardenal, fue denunciado hoy ante el Ministerio Público por supuestamente haber admitido un fraude en los comicios municipales celebrados en noviembre pasado.

Managua, 23 mar (EFE).- El magistrado del Consejo Supremo Electoral (CSE) de Nicaragua, José Marenco Cardenal, fue denunciado hoy ante el Ministerio Público por supuestamente haber admitido un fraude en los comicios municipales celebrados en noviembre pasado.

La demanda fue interpuesta por el diputado opositor José Pallais, presidente de la Comisión de Justicia y Asuntos Jurídicos de la Asamblea Nacional, en representación del Partido Liberal Constitucionalista (PLC).

Marenco Cardenal, uno de los siete magistrados del CSE y ex militante del PLC, dijo el viernes pasado a la prensa: "La ruta del fraude, si es que la hubo, les voy a decir cómo fue, para que no andemos con historias".

"Las cosas que pasaron (en esos comicios), más adelante se van a saber", indicó el magistrado, que hizo las declaraciones en respuesta a una crítica del diputado liberal Wilfredo Navarro respecto a su actuación en esas elecciones.

"Aquí se ha dicho que han sucedido cosas que tenían que suceder y que todo el mundo sabía que iban a suceder. Si es que hubo (fraude), las voy a decir algún día cómo fueron, para que no andemos con historias, porque no saben el trasfondo de las cosas, ni saben qué cosas fueron las que pasaron", reafirmó el juez electoral.

Según Pallais, con estas declaraciones Marenco Cardenal se autoincriminó en el delito de fraude electoral.

En la denuncia ante la Fiscalía, a cuya presentación asistió el ex presidente nicaragüense y líder liberal Arnoldo Alemán (1997-2002), el PLC solicitó investigar el fondo de esas declaraciones del magistrado electoral, que fue expulsado de ese partido después de los comicios municipales.

El gobernante Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), del presidente Daniel Ortega, obtuvo en los comicios del 9 de noviembre la victoria en 105 de 146 municipios, incluida Managua.

La oposición liberal rechaza y desconoce estos resultados con el argumento de que antes, durante y después de las elecciones hubo violaciones de la ley, irregularidades y "un fraude masivo", por lo que pide su anulación o un recuento de votos.