El Congreso rechaza circunscripciones autonómicas para las europeas y el voto electrónico

Hay consenso para prohibir actos de inauguración en campaña y para que el elector pueda depositar personalmente la papeleta en la urna MADRID, 25 (EUROPA PRESS) La subcomisión del Congreso encargada de estudiar la reforma electoral rechazó esta tarde crear circunscripciones autonómicas para las elecciones europeas y zanjó toda posibilidad de implantar el voto electrónico en España, según se informó en fuentes parlamentarias. Entre los grupos hay también consenso para prohibir actos de inauguración en los quince días de campaña y para permitir que el elector deposite personalmente el voto en la urna, siempre que el presidente de mesa compruebe previamente el sobre. Bajo la presidencia de Alfonso Guerra, la subcomisión creada en la Comisión Constitucional analizó hoy buena parte del informe remitido por la Junta Electoral Central sobre las distintas cuestiones relativas al procedimiento electoral "que han suscitado algún problema en los últimos años". Sigue pendiente de análisis para futuras reuniones el informe del Consejo de Estado, que sí entraba el los aspectos de fondo del sistema electoral, como la opción de incrementar el número de diputados, revisar la proporcionalidad o cambiar las circunscripciones. El único punto relativo al sistema electoral que se ha tratado es la petición de los nacionalistas para revisar el sistema de circunscripción estatal que rige en los comicios europeos para permitir la elección de eurodiputados por comunidades autónomas. El PSOE y el PP, que ya habían rechazado esta idea el pasado otoño en el Pleno del Congreso, han vuelto a desestimarla al considerar que el sistema actual ha funcionado adecuadamente. Tampoco Izquierda Unida era partidaria de cambiar. En lo relativo a la publicidad institucional, los grupos parlamentarios han decidido que la futura reforma electoral impedirá la difusión de las 'campañas de logros' desde la misma convocatoria de elecciones y prohibirá realizar actos de inauguración desde el inicio de la campaña electoral, aunque se puedan poner en marcha los servicios públicos. La Junta Electoral había avisado de que la Ley de Publicidad Institucional que aprobó el Gobierno socialista en 2005, donde se limitan las campañas oficiales en periodo electoral, presenta problemas porque sólo es aplicable a la Administración General del Estado y porque permite como excepción campañas que puedan resultar imprescindibles para la salvaguarda del interés público, un concepto susceptible de interpretación. ENCUESTAS HASTA EL ÚLTIMO DÍA Los grupos parlamentarios también aceptan la recomendación de levantar la prohibición de difundir encuestas electorales en la última semana de campaña aunque han quedado en estudiar las posibles fórmulas que garanticen que esos sondeos no se dan a conocer en la jornada de reflexión y el día de la votación. Hay consenso asimismo para atender la propuesta de CiU para que el elector puedas depositar su voto personalmente en la urna, siempre y cuando el presidente de mesa haga las comprobaciones pertinentes para asegurarse que no se introduce más de un sobre. Esta idea podría aplicarse en próximos comicios dado que no precisaría cambiar la Ley Orgánica del Régimen Electoral General (LOREG). Por contra, la subcomisión ha desechado las propuestas para implantar el voto electrónico en elecciones al considerar que el procedimiento actual es suficientemente garantista y mucho más fiable. Lo que sí se apoya es la transmisión electrónica de los datos en el recuento de votos durante la jornada de votación. Igualmente, se ha convenido que los candidatos de cada partido al Senado no figurarán por orden alfabético sino por el orden que determine la formación política y que se estudiará algún mecanismo para permitir la sustitución de un senador cuando no existe suplente por fallecimiento o causa grave. FIANZA ELECTORAL, OTRO DÍA Ha quedado pendiente de estudio la idea de la Junta Electoral, recogida también por el PSOE, de imponer una fianza electoral a los partidos políticos para impedir un uso fraudulento de los medios públicos por parte de candidaturas 'fantasma' o partidos con un apoyo insignificante. Tampoco se habló de la participación de los inmigrantes en elecciones ni del procedimiento de voto de los inscritos en el Censo Electoral de Residentes Ausentes (CERA) ya que estos asuntos serán objeto de un análisis específico.