Gerenabarrena cree que el PSE se resiste a dar la Diputación alavesa al PP porque la quiere "para chantajear al PNV"

BILBAO, 23 (EUROPA PRESS) El presidente del Araba Buru Batzar (ABB) del PNV, Iñaki Gerenabarrena, aseguró hoy que, mientras el PP pretende obtener la Diputación de Alava para exhibirla como "trofeo" de su negociación con los socialistas, el PSE-EE se resiste a entregarle esta institución porque la necesita como "baza para negociar y chantajear al PNV". En una entrevista concedida a Radio Euskadi, recogida por Europa Press, el dirigente de la formación jeltzale afirmó que el PNV era "consciente" de las consecuencias que, sobre las instituciones alavesas, podía tener un acuerdo PSE-PP. "Nosotros éramos conscientesde que esto podía ocurrir hace mucho tiempo y de que el PP, sin duda, va a plantear como moneda de cambio para cualquier acuerdo con el PSE la Diputación de Álava. No teníamos ni la más mínima duda", explicó. En su opinión, este Territorio se ha convertido en "el laboratorio" sobre el que, después, "se aplican determinadas políticas" porque "no es la primera vez que el PNV gana unas elecciones de forma clamorosa y, luego, es desplazado de las instituciones por un acuerdo entre el PSE y el PP". "Nos pasó a nosotros hace seis años, en unas elecciones en las que Alvaro Iturritxa se presentó por la coalición PNV/EA, ganó las elecciones por más de 10.000 votos, que en Álava supone una diferencia terrorífica, y, sin embargo, fuimos desplazados por un acuerdo entre PSE y PP, que ha sido absolutamente nefasto para los alaveses", recordó. Para Gerenabarrena, el pacto al que lleguen ahoran ambas formaciones "será nefasto no sólo para los alaveses, sino para todos los vascos". CORTOPLACISMO El presidente del PNV dio "por seguro" que el PSE cederá la Diputación alavesa al PP si ambos partidos cierran un acuerdo, aunque no quiso aventurar en qué plazos. "Creo que en este aspecto se está jugando con una especie de cortoplacismo político, por decirlo de alguna forma", apuntó. Según su teoría, "da la sensación de que el PP necesita un trofeo para poder decir que no ha sido 'gratis et amore', sino que hay una cierta presencia también del PP, que no quiere quedarse fuera de la visualización institucional y el PSE no se lo quiere dar porque quiere tener una baza con la que negociar, chantajear al PNV cara a un posible gobierno en el que parece que se va a meter con muy pocos apoyos estables". En su opinión, "es una lástima" que los vascos se vean "llevados hasta esa situación en la que las instituciones están colgando, por esa especie de estoy, no estoy, utilizo una institución como rehén y como chantaje o como posición negociadora, en un momento, cuando las instituciones están para otras cosas". PRESIDENCIA DEL PARLAMENTO Gerenabarrena consideró que, sin embargo, la Presidencia del Parlamento vasco supone "algo más" que "la figura decorativa que está allí", porque, quien ocupa ese cargo, "tiene mucho más peso, porque es quien determina cómo se realizan los debates", por lo que "no es una figura baladí, sino que marcará mucho". "La Mesa de la Cámara, puede estar compuesta por dos miembros del PSE-PP, otros dos miembros del resto de la mayoría social abertzale, pero minoría política que estará en el Parlamento y la figura del presidente va a ser determinante para poder desempatar", indicó. También ironizó sobre la afirmación del PSE, que afirma que el presidente del Parlamento debe ser euskaldun, "cuando en Alava el presidente de las Juntas Generales lo han impuesto el PSE y PP y ni se pararon a pensar en si tenía que ser euskaldun o no". "No creo equivocarme si digo que ocurre algo parecido en Gipuzkoa, donde la presidenta de las Juntas tampoco es euskaldun y es socialista", agregó. A juicio del presidente del ABB, que ahora "vengan a decir esas cosas para intentar maquillar una operación que es sólo de negociación, como euskaldun" le molesta "profundamente". FUTURO Gerenabarrena insistió en que el PNV ganó las elecciones el pasado 1 de marzo y que, aunque PSE y PP puedan llegar a un acuerdo para gobernar, "ante un país con mayoría abertzale", se "denunciará qué es lo que se está haciendo". Aludió a asuntos como la posible política que se pueda aplicar en materias como la educación o el euskera y precisó que el PNV hará "una oposición de denuncia". "No vamos a dejar de poner encima de las mesa nuestros proyectos porque, estas elecciones, curiosamente, el único partido que ha puesto proyectos encima de la mesa ha sido el PNV", enfatizó.