PSE cree que a PNV no le "interesa" quedarse "fuera del escenario político vasco" y del "foco" del Gobierno central

Asegura que la Diputación de Álava y el Ayuntamiento de Getxo "no están dentro del ámbito de la negociación" con PP BILBAO, 23 (EUROPA PRESS) El secretario general del PSE-EE de Vizcaya, José Antonio Pastor, consideró hoy que al PNV no le "interesa" quedarse "fuera del escenario político vasco", al salir de Ejecutivo autonómico, y "fuera de foco en el Gobierno de España, al no tener capacidad de influencia" en sus decisiones. Por ello, indicó que la formación nacionalista debería adoptar una postura "mucho más racional y flexible" si no quiere "convertirse en un partido marginal". En una entrevista concedida a ETB, recogida por Europa Press, el dirigente socialista achacó a la "mala digestión" de los resultados electorales por parte del PNV el hecho de que "todo lo que habían sido posibilidades de apoyo y carantoñas incluso en algunos casos, ahora se convierte en una política más agresiva" en el Congreso de los Diputados. De esta manera, reconoció que "se complica en cierto modo la situación parlamentaria del PSOE", si bien aseguró de que "el mundo de las alianzas no se acaba afortunadamente en el PNV". En cualquier caso, advirtió a la formación nacionalista de que "se va a quedar fuera del Gobierno vasco" y además "puede perder influencia y centralidad política en Madrid". "No creo que para un partido importante, como al PNV, le interese quedarse fuera del escenario político vasco al salir del Gobierno y también fuera de foco en el gobierno de España al no tener ninguna posibilidad de influencia en las decisiones", agregó. A su entender, "eso es una parte de esa reflexión interna que el PNV tiene la oportunidad magnífica de hacer ahora desde la oposición" y que, a su entender, le llevará a adoptar "una postura mucho más racional y más flexible si no quiere convertirse en un partido marginal que juegue al antisistema". FUERA DE LAS CONVERSACIONES Asimismo, se refirió a la ronda de conversaciones que PSE y PP reanudan esta semana y, tras insistir en que no habrá un gobierno en coalición, apuntó que "sí va a haber probablemente puntos de acuerdos, compromisos en materias políticas que nos parecen importantes y que se van a trabajar con el objetivo de que esos acuerdos garanticen una estabilidad a lo largo de toda la legislatura". En este sentido, subrayó que "no es cierta esa imagen que pretenden trasladar los nacionalistas de inestabilidad de este gobierno", ya que aunque "va a ser en minoría", tendrá apoyos parlamentarios "suficientes". El dirigente socialista emplazó a los partidos con representación en la nueva Cámara vasca "y especialmente del PNV" a tener "responsabilidad" y mantener "la misma actitud" que el PSE ha tenido hasta el momento con gobiernos "también en minoría". No obstante, consideró que habrá que "esperar un tiempo" hasta que "se les pase esta especie de rabieta" y les entre "cierta dosis de sentido común". Pastor, que reiteró que su partido no está "cerrado" a plasmar por escrito el acuerdo con el PP, consideró que las últimas declaraciones del presidente de este partido, Antonio Basagoiti, responden a su discurso de "hacer valer sus escaños" y, por tanto, "es más estrategia y fuegos de artificio que otra cosa". "Los acuerdos serán acuerdos sensatos y responsables y no creo que el PP se pueda permitir el lujo de jugar a la irresponsabilidad", agregó, destacando que el PSE está "abierto a recoger ideas y a plasmar acuerdos", pero no a "aceptar imposiciones". Asimismo, apuntó que la presidencia del Parlamento vasco "puede ser" para el PP, aunque "no lo han planteado así de contundentemente en las negociaciones". Según indicó, "en principio" no es "un obstáculo insalvable" para los socialistas, que mantienen como "criterio básico" que los dos partidos que apoyen la investidura de López "tienen que tener la mayoría de la mesa del Parlamento". El dirigente del PSE aseguró además que la Diputación de Álava y Ayuntamiento de Getxo "no son temas que estén dentro del ámbito de la negociación" que mantienen ambos partidos, sino que "en este momento estamos hablando de lo que estamos hablando: de la investidura de Patxi López, del futuro gobierno vasco y de las políticas que son necesarias poner en marcha en este país en los próximos cuatros años". "Todo lo demás será discurso de partido pero no está dentro del ámbito de estas negociaciones", insistió. AGOTAR LEGISLATURA En relación a las declaraciones realizadas ayer por el diputado general de Vizcaya, José Luis Bilbao, que auguraba a un futuro gobierno socialista una vigencia de dos años, aseguró que le parece "muy bien que uno quiera hacer bromas en el puente y contar chistes" ya que "la vocación del gobierno de Patxi López es agotar la legislatura e ir más allá a un futuro gobierno". "También se decía -agregó- que Patxi López no iba a ser capaz de presentarse a candidato a lehendakari, que no iba a aguantar el pulso, que íbamos a tener presiones del PSOE. Se ha demostrado que no dejan de ser especulaciones y una especulación más es lo que ha hecho el diputado general". Asimismo, recordó que el PNV y el PSE "han sido y son las dos grandes ideologías que han vertebrado Euskadi", por lo que "hubiera sido bueno llegar a un escenario después de las elecciones de entendimiento entre las dos grandes fuerzas políticas" y que no ha sido posible "porque el PNV ha puesto por delante de todo su interés por mantener a Ibarretxe o a un candidato nacionalista como lehendakari". Del mismo modo, censuró que la formación nacionalista "ha puesto encima de la mesa un documento en el que habla de acuerdos entre diferentes, de transversalidad", pero "cuando ha podido hacer esa política no lo ha hecho". Por ello, consideró que "no era más que una estrategia pura y dura por mantenerse en el poder", aunque dijo seguir pensando que "el entendimiento básico en los grandes temas del país será posible, es necesario y se producirá" con el PNV "como con el resto de partidos". Finalmente, aseguró que el PSE no desea "entrar en la Administración vasca como elefante en cacharrería, pretendiendo cortar cabezas a todo quisqui que se encuentre". Por el contrario, añadió, defiende "un cambio tranquilo" y no pretende "una política de tierra quemada, ni de revanchas, ni de pasar facturas". De este modo, apuntó que "hay que seguir contando con muy buenos profesionales que existen en la Administración vasca a todos los niveles y, además, eso combinarlo con el necesario cambio y renovación de los responsables políticos y las designaciones que corresponden a cualquier gobierno".