Vascas.-PSE eludirá "el frentismo" que pretende el PNV y se mantendrá en su "posición central" para "encarnar el cambio"

Pedirá el voto a los nacionalistas disconformes "con la radicalidad" de Ibarretxe, a "los estafados" por Madrazo y a los dialogantes de PP BILBAO, 12 (EUROPA PRESS) El PSE-EE eludirá durante la campaña electoral entrar en "el frentismo" que pretende "reproducir" el PNV y se propone mantener su "posición central" para "encarnar el cambio", pese a que la formación jeltzale se marque como objetivo desplazarle en esa "centralidad" poniendo "sordina al discurso radical de Ibarretxe". Tal como recogen en su guía de campaña, los socialistas vascos pedirán el voto a los nacionalistas moderados disconformes "con la deriva radical" de Juan José Ibarretxe, a "los estafados" por Madrazo y a los dialogantes de PP. El documento, al que tuvo acceso Europa Press, el PSE-EE destaca que "el PNV tratará de reproducir en esta campaña el frentismo de otras, presentándose, una vez más, como 'el cauce central' de la sociedad vasca, con el PSE-EE y el PP a un lado y el mundo del abertzalismo radical al otro". No obstante, recuerda que, para que "esta estrategia tenga éxito", la formación jeltzale "necesita poner sordina al discurso radical de Ibarretxe" y que los socialistas "pierdan la posición central" que ahora ocupan. Los socialistas vascos se muestran convencidos de que gobernarán Euskadi los próximos cuatro años porque suponen "la única alternativa real a Ibarretxe y sus socios", y "el verdadero punto de encuentro de la sociedad vasca". A su juicio, ellos representan "la unidad de un colectivo plural y diverso, la suma de voluntades que este país necesita para avanzar y la necesidad de poner en valor lo que une". "Patxi López encarna la mejor oportunidad de cambio que ha tenido Euskadi en años y, por tanto, no podemos secundar la estrategia de la debilidad y del miedo, que es la propia de quienes ya no tienen nada que ofrecer a la ciudadanía y utilizan el insulto y la mentira para descalificar al adversario", asegura la guía de campaña. El PSE-EE reconoce que "la victoria no será fácil y requerirá del esfuerzo de todos", pero precisa que, "al margen de su 'raca-raca' soberanista, Ibarretxe no tiene nada que ofrecer a la sociedad vasca" porque "ha tenido diez años para dialogar, para unir a los vascos, para sumar voluntades y no lo ha hecho". En este sentido, subraya que el lehendakari "ha estado desparecido" en "todos y cada uno de los grandes temas que preocupan a la ciudadanía", como en las medidas para combatir el paro y la crisis, para impulsar el diálogo social, para pactar la reforma educativa, facilitar el acceso de los jóvenes a una primera vivienda, recuperar el nivel de la sanidad pública o para esclarecer "los escándalos que han afectado a los museos Guggenheim y Balenciaga o a las Haciendas de Gipuzkoa y Bizkaia". "MENSAJE EN POSITIVO" Los socialistas vascos quieren mantener, "en todo momento, un discurso en positivo, de modo que los electores perciban con claridad que, a diferencia" de sus adversarios, ofrece "un proyecto de futuro, una alternativa de gobierno, capaz de sumar voluntades". En su opinión, "hay otra forma de gobernar, de hacer país y sociedad, hablando con todos, escuchando a todos, respetando a todos, con cercanía, transparencia y eficacia, haciéndose eco de las necesidades y demandas de la gente". "Esas serán las señas distintivas de un Gobierno presidido por Patxi López", añaden. Se tratará, según el texto del PSE-EE, de "un Gobierno que desterrará los frentes que dividen, enfrentan y distraen de los grandes objetivos" que requieren "del esfuerzo y la aportación de todos". PETICION DE VOTO Para desarrollar este proyecto, solicitará el voto a "los ciudadanos que quieren que las cosas cambien a mejor", a los progresistas, de los vascos "que no están conformes con la deriva radical que Ibarretxe ha impuesto al PNV", a los nacionalistas moderados "que quieren construir Euskadi sin exclusiones y que están convencidos de que sólo desde la cooperación y el diálogo se puede avanzar hacia un futuro de más bienestar". Además, pedirá el apoyo de "quienes, en otras ocasiones, han votado a EB y se sienten hoy estafados por Javier Madrazo, a quienes han comprobado que votar a Madrazo es lo mismo que votar a Ibarretxe porque su prioridad ha sido medrar a la sombra del nacionalismo institucional y acompañarle en sus aventuras soberanistas". También raclamará el voto "a quienes habiendo votado al PP en otras ocasiones, quieren que en Euskadi haya una alternativa democrática y mantienen actitudes de diálogo propias de una derecha liberal, dispuesta a dar estabilidad al país y harta de la crispación y los bloques enfrentados". Los socialistas vascos pretenden recabar el respaldo de "los jóvenes que votan por primera vez" porque "merece la pena apostar por un proyecto de país basado en la libertad y en los valores de la democracia, la igualdad y la solidaridad, merece la pena respaldar un proyecto que cree en los jóvenes y quiere hacerles protagonistas del cambio". "Pedimos el voto a quienes piensan y sienten que en Euskadi cabemos y contamos todos y a quienes desean recuperar la mejor tradición de la política vasca: el pacto y el acuerdo entre diferentes", subraya. PRIORIDADES El PSE-EE cree que Patxi "puede abrir las puertas de un nuevo tiempo construido entre todos y para todos", y se marca como uno de sus objetivos prioritarios "acabar con el terrorismo", en una legislatura que pretende que suponga el fin de la violencia. Para ello, se compromete a "apoyar el trabajo eficaz de policías y jueces en la lucha antiterrorista" y a propiciar "la unidad de las fuerzas democráticas y la máximo colaboración con el Gobierno central". En este contexto, se plantea poner "en marcha un plan para defender valores éticos y democráticos, y para combatir en todos los ámbitos de la vida social, muy especialmente en el educativo y en el de los medios públicos de comunicación, la ideología totalitaria de quienes amparan y justifican la violencia terrorista". Asimismo, pretende "superar la crisis económica y combatir el desempleo con medidas ambiciosas y urgentes, que hay que poner en marcha desde el Gobierno vasco". "Ibarretxe no nos va a sacar de la crisis porque el diálogo social ha estado inédito en sus diez años de gobierno y porque sus apuestas autideterministas generan división, inestabilidad e incertidumbre", señala. Por ello, defiende "unir al país y reforzar la convivencia desde la puesta en valor del Estatuto de gernika como marco de autogobierno, explorando todas las potencialidades". También quiere realizar una política de Vivienda que permita abaratar el precio de los pisos y facilite, especialmente, el acceso a una vivienda digna de los colectivos más necesitados. Para lograrlo, los socialistas vascos aseguran que disponen de "alternativas creíbles, equipos solventes y capacidad de liderazgo para dirigir este país desde un Gobierno de cambio presidido por Patxi López". "Nos avala la oposición responsable que hemos desarrollado, las iniciativas que hemos desplegado, la influencia que hemos sabido ejercer, los pactos que hemos hecho posibles, las soluciones que hemos aportado y el habernos ocupado, en todo momento, de los problemas del país", señalan. Tras recordar "la excelente labor" realizada por los dos alcaldes de las tres capitales de Euskadi, San Sebastián y Vitoria, así como en los pueblos y ciudades que lideran -que abarcan el 70 por ciento de la población alavesa, la mitad de la guipuzcoana y un tercio de la vizcaína-, manifiesta que el PSE-EE "siempre ha buscado la cooperación entre gobiernos e instituciones, colocando el interés del país por encima de cualquier objetivo partidista".